Lunes 06 de febrero 2023

El "inconsciente" Fernández: "No toma dimensión de lo que logra", asegura su padre

Redaccion Avances 27/11/2022 - 17.23.hs

Raúl Fernández repasó la historia que llevó a Enzo a cerrar el partido contra el "Tri" y afianzar una victoria clave para pasar a los octavos de final. "Me abracé con mi señora, lloramos y después no pude ver nada más", recordó con orgullo.

 

En poco más de un año, Enzo Fernández se consolidó en la primera de River Plate, se adaptó con llamativa rapidez al fútbol europeo y accedió a la chance de jugar su primer Mundial con el seleccionado argentino, al que este sábado rescató con una gran actuación y un gol en la victoria ante México (2-0): "No toma dimensión de lo que logra", consideró su padre Raúl.

"Creo que debe ser la inconsciencia de la edad, de sus 21 años. Se lo dije cuando se afianzó en River y después en agosto de este año cuando lo fuimos a visitar a Portugal. Llevaba cuatro partidos en Benfica y la gente lo aplaudía de pie como si fuera un jugador del club de toda la vida", contó orgullo su papá en diálogo exclusivo con los enviados de Télam a la Copa del Mundo.

Desde el balcón de la casa que habita en la zona más exclusiva de Doha, La Perla, Fernández repasa la historia familiar en el barrio Villa Bonich, en el partido bonaerense de San Martín, y define como "algo soñado" las sensaciones que lo recorren este cálido domingo en Doha, con su mirada perdida sobre uno de los canales que recrean a la ciudad italiana de Venezia.

 

Enzo recibió su primera convocatoria a la Selección en septiembre pasado; acumuló 60 minutos entre los amistosos con Honduras y Jamaica e impresionó al DT Lionel Scaloni para que le asegurara un lugar en la lista de 26 convocados para Qatar 2022. Su debut oficial se produjo en la derrota con Arabia Saudita, el martes pasado, y este sábado anterior, en su segundo partido desde el banco, fue figura y autor del último tanto en la victoria que puso al equipo nuevamente en carrera en la competencia FIFA.

"Cuando hizo el gol me quería abrazar con toda la gente que estaba en al cancha. Después me abracé con mi señora, lloramos y no pude ver nada más. Recién hoy vi el festejo de gol de Enzo y cómo lo abrazaron sus compañeros. Que esté hoy jugando un Mundial y que haya hecho ese golazo realmente es un sueño", admite con emoción.

 

Cuando jugar con Messi era "el sueño del pibe"

Raúl Fernández recuerda que Enzo tenía "una gigantografía con Messi" en el gimnasio de su casa en Buenos Aires y se muestra incrédulo por los elogios recibidos de parte del capitán del seleccionado.

"Pensar que hace cuatro años lo elegía a Messi para jugar en la PlayStation y ahora comparte la cancha con él", se sorprende.

Pero mayor nostalgia le produce todo lo vivido para llegar a este presente familiar esplendoroso, con su hijo figura de una Selección plagada de estrellas.

 

"Nosotros somos una familia humilde, de barrio, la peleamos con él desde los 6 años cuando llegó a River. Mi señora lo llevaba a entrenarse todos los días en colectivo porque no teníamos vehículo. Se iban al mediodía, después del colegio, y volvían a las 6 o 7 de la tarde, según lo que tardara el 28, porque a veces la General Paz estaba complicada", relata.

"La sufrimos, pero ahora tenemos nuestra recompensa. Que Enzo esté donde está, que haya logrado todo lo que logró, en base al sacrificio, es una enorme felicidad", admite.

En su época de juvenil, Enzo, de familia riverplatense fanática, tenía tendencia a aumentar de peso y eso lo hizo dudar de su futuro deportivo: "Cuando estaba en 9na., un día vino y me dijo: 'me van a dejar libre'. La técnica siempre la tuvo pero el físico le costaba. Yo le contesté: 'no, no te van a dejar libre'. Nosotros somos de River...", recuerda con una cadenita "millonaria" y el escudo tatuado en su pantorrilla.

 

"Entonces ahí se dio cuenta que tenía que estar 10 puntos, fuimos a un centro de alto rendimiento que conseguí mediante un amigo, bajó cinco kilos en un mes, agarró la octava división y no paró más", evoca con orgullo.

"Los compañeros que lo conocen de toda la vida todavía le siguen diciendo 'gordo'. Nunca quiso mostrar fotos de los 10 años porque estaba todo inflado", apunta con una sonrisa.

La realidad de Enzo hoy es completamente diferente. "Después del partido con Arabia lo fuimos a visitar a la concentración y lo noté muy bien de ánimo. Él sabía que en el poco tiempo que había jugado había respondido bien".

Raúl volverá a encontrarse con su hijo en el día después de su gran noche en Lusail. Lo acompañarán su señora Marta, su nuera, su consuegro, una nieta y el padrino de la nena, amigo de Enzo, que también llegaron invitados a Qatar. "Nos quedaremos hasta donde llegue Argentina", cierra con la ilusión de que ese día sea el 18 de diciembre. (Télam)

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?