Domingo 14 de agosto 2022

"Entregué todo lo que tenía para dar"

Redacción 28/06/2022 - 08.20.hs

"Fui un jugador que siempre trató de ser responsable a la hora de entrenar y de jugar, de no regalar nada y de entregar todo. Y, principalmente y más allá del fútbol, ser una buena persona", se describió Alfredo "Bocha" Bonomo, el ahora ex defensor, que a los 40 años decidió retirarse del fútbol con los colores de Independiente de Doblas, el club que lo vio nacer, crecer y desarrollarse, hasta convertirse en uno de los grandes referentes de su historia.

 

Este domingo, en el día de su cumpleaños número 40, el Bocha jugó su último partido. La despedida fue en la cancha de su amado Rojo, que empató sin goles contra el Deportivo Uriburu por la undécima fecha del Apertura de la Liga Cultural de fútbol. Fue reemplazado a los 20 minutos del complemento y recibió el merecido reconocimiento como uno de los baluartes de un equipo que, en las últimas décadas, por su estilo dejó una huella en el fútbol provincial.

 

"Se lo había comentado a algunos chicos, que cuando cumpliera 40 años me retiraba, pero muchos no me creían", reconoció ayer Bonomo en una charla con LA CHUECA. "Pero ya lo tenía decidido, fueron 25 años de carrera y creo que era el momento de dejar", amplió el defensor, de gran pegada y que supo destacarse como lateral izquierdo o marcador central.

 

- ¿El límite lo marcaron los 40 años o habías empezado a sentir la necesidad de dejar durante los entrenamientos o los partidos?

 

- Una de las metas era tratar de llegar hasta los 40, y se cumplió. Pero también es cierto que ya me costaba más todo. Nosotros entrenamos de noche y empezás a sentir el frío, el cansancio, y también la necesidad de estar con la familia, porque al mediodía no estoy nunca por mi trabajo (en la Cosedo) y a la noche prácticamente tampoco estaba nunca para cenar porque entrenaba. Creo que se juntaron varias cosas.

 

- ¿Cuáles fueron las sensaciones al momento de ponerte la camiseta por última vez?

 

- Fueron muchas sensaciones; por un lado de felicidad por todos los años jugando, y por otro un poco de tristeza porque es una etapa que se cierra. Cuando entramos a la cancha le decía a los chicos que estaba más nervioso que cuando me tocó debutar... Pero en general me retiro tranquilo porque durante los 25 años que jugué, entregué todo lo que tenía para dar.

 

Una larga carrera.

 

Alfredo Bonomo debutó a los 15 años en la Primera División de Independiente de Doblas, club en el que jugaba desde los 7 y en el que había hecho toda la etapa formativa. "Debuté contra Campos de Acha, ganamos 1 a 0 y yo hice el gol de tiro libre", recordó sobre aquella inmejorable primera vez en el equipo principal, al que fue promovido por el entrenador Eduardo "Dardi" Corcuera, el mismo que 25 años después lo dirigió este domingo en su despedida.

 

"Después de ese debut me agarra hepatitis, estoy unos días parado y cuando vuelvo la Primera había quedado eliminada, por lo que me sumé a la Reserva, que estaba en cuartos de final y terminamos saliendo campeones", repasó el Bocha, que al año siguiente ya se incorporó definitivamente al plantel superior.

 

Bonomo también jugó en Atlético Santa Rosa como refuerzo para un par de provinciales, en Atlético Macachín (fue campeón del Provincial 2004), en All Boys de Santa Rosa (ganó dos títulos de la Liga Cultural y el Provincial 2005) y en Huracán de Guatraché.

 

Pero su lugar en el mundo siempre fue el Rojo de Doblas, equipo con el que sufrió un descenso, logró un ascenso y levantó tres veces la Copa Presidentes de la Liga Cultural, además de estar en las diez ediciones del Provincial que jugó el club. Solo le faltó salir campeón del Oficial culturalista o del Provincial, títulos con los que Independiente 'coqueteó' un par de veces y que, de haberlos conseguido, hubieran significado un premio merecido para una camada de futbolistas y para un estilo de juego que igualmente dejaron una huella en el fútbol pampeano.

 

"No se nos dio; perdimos en finales o en semifinales y siempre estuvimos cerca", se lamentó Bonomo, aunque con la tranquilidad de haberlo intentado con las mejores armas. "Es cierto que el equipo fue reconocido a nivel de la Liga como uno de los mejores, por el estilo y porque peleamos siempre. Y eso nos deja tranquilos, porque además sabemos que cada vez que entramos a la cancha lo dejamos todo", destacó el Bocha, que también fue dirigente del Rojo.

 

El día después.

 

"Por ahora la llevo bien; no sé qué va a pasar el domingo cuando tenga que verlo desde afuera", bromeó el ahora ex defensor al referirse al día después de su etapa como futbolista. "Toda mi vida hice esto; llegaban las siete y media da la tarde y me cambiaba para ir a entrenar, y ahora se terminó", agregó con algo de nostalgia, aunque sabiendo que desde ahora tendrá más tiempo para compartir con Carina (su pareja) y con sus hijas Milagros (21, estudiando en Córdoba) y Brunella (16). "Mi familia siempre me apoyó; como jugador y ahora que decidí que era el momento del retiro", remarcó.

 

- ¿Seguirás ligado al club? ¿Te gustaría ser entrenador?

 

- Seguramente seguiré cerca del club y cuando pasen los años me gustaría dirigir. Por ahora no, porque por mi trabajo es complicado (tiene guardias le impiden estar disponible permanentemente), pero en el futuro me gustaría ser técnico. El jueves, cuando lo comuniqué al grupo, Dardi (el DT) me dijo que tenía un lugar dentro del cuerpo técnico, pero por el momento no es mi intención. Sí les dije que quizás algún día vaya a entrenar, para ayudar a los chicos y para moverme, porque siempre me gustó.

 

- ¿Y si te pica el bichito para volver a jugar?

 

- No, eso ya está decidido. Hoy los chicos vuelan, y con 40 años tenés que estar al 150 por ciento para poder jugar. Era el momento de decir basta.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?