Jueves 20 de junio 2024

Con marca de pionera

Redacción 12/08/2023 - 00.21.hs

Patricia Agüera elabora y vende casi 80 productos de cosmética natural bajo su marca “Luyaba”. Recibió la certificación del ministerio de Salud provincial y es la primera en ese rubro que tiene el aval para todo lo que produce en su taller de Toay.

 

Como sucede en muchos casos, una búsqueda y posterior cambio en lo personal se transforma en un momento en un motor emprendedor. Patricia, por una cuestión de salud, dejó de lado todos los productos farmacológicos de la industria y se enfocó en lo puramente natural. Mejoró respecto a su bienestar y eso le permitió crear lo que hoy, siete años después, es su mini empresa de cosmética natural: “Luyaba”, una marca que desde su taller y local en Toay fabrica, distribuye y vende los más variados productos acordes a cada necesidad.

 

“En mi caso tengo rosácea en la piel y estuve 12 años consumiendo fármacos, un montón de tiempo probando distintos productos farmacológicos y la verdad es que no me dieron resultado. Hasta que empecé a ver las cosas desde otra perspectiva, hice un cambio rotundo en mi vida, probé productos naturales y me fui metiendo cada vez más en el tema. Aposté por un cambio de paradigma desde la alimentación, desde el cuidado del cuerpo y de la información”, explica Patricia Agüera, una santarroseña de 46 años que es cosmetóloga, cosmiatra, fitoterapeuta, aromaterapeuta y terapeuta holística y tiene su local y taller en la calle Libertad 467 de Toay (el WhatsApp de contacto es 2954 – 400308).

 

Y en estos días Patricia recibió una confirmación muy esperada: la certificación que le dio a sus productos el ministerio de Salud de la provincia, un paso oficial que le permite erigirse en pionera en ese sentido y también ratificar sus planes de expansión y crecimiento tanto en la provincia como en todo el país.

 

“Yo integro la ACNA que es la Asociación de Cosmética Natural Argentina y que nuclea a quienes hacemos productos que salen de lo farmacéutico. Allí hay un conjunto de profesionales como médicas, químicas, farmacéuticas que nos capacitan y asesoran de manera permanente en todo lo relacionado a la fabricación y sus distintos procesos, cuidados y demás detalles. Y ellos tienen un proyecto de ley para que la Anmat (que es el organismo nacional que controla y garantiza que los medicamentos, alimentos y dispositivos médicos posean eficacia, seguridad y calidad) les brinde ese aval, pero no sabemos cuánto tiempo tardará, entonces paralelamente en La Pampa veníamos luchando para tener alguna normativa local en ese sentido, que nos diga que los productos están bien en absolutamente todos los aspectos y que se pueden usar con total tranquilidad. Bueno, el ministerio de Salud finalmente dio ese aval, se publicó en el Boletín Oficial y Luyaba es la primera en tener esa certificación, algo que no tiene antecedentes a nivel nacional y que ojalá sirva para abrir un camino y que muchas más lo logren”, destaca Patricia sobre su rol de pionera.

 

Productos y expansión .

 

Jabones, champúes, cremas, acondicionadores, ungüentos, lociones, desodorantes unisex, pastas dentales. Luyaba basa su trabajo en lo orgánico, biodegradable, reciclable, reutilizable. Y los productos llegan al oeste bonaerense, al sur cordobés y a distintas localidades pampeanas.

 

“Esta normativa del ministerio de Salud de la provincia nos da el aval a los productos y a mí me da muchas posibilidades. Por ejemplo estoy en Amusin, del Centro Empleados de Comercio, pero sólo en la dietética del centro de Santa Rosa, ahora voy a poder presentar una propuesta comercial mucho más completa y, a la vez, la posibilidad de que sea una empresa más sostenible, pasar de una micropyme a una empresa pampeana más fuerte, que pueda competir con las multinacionales que tienen toda su producción en farmacias y supermercados”, señala Patricia que tiene dos hijas, Julieta (21) que estudia Emprendedurismo y la pequeña Olivia (6).

 

“Hoy tengo todo un equipo trabajando conmigo: un asesor, un contador, dos diseñadoras, una chica que me ayuda en la limpieza del taller, otra en marketing y mi hija que trabaja en las redes. Siempre pude ir creciendo y en ese sentido fue clave ir a todas las Expopymes desde que empecé el emprendimiento. El año pasado estuve en las rondas de negocios y me contactó gente de Entre Ríos, de Buenos Aires, y eso es muy valioso para poder crecer”.

 

Agregado de valor.

 

Patricia también trabaja “en el agregado de valor provincial” a su producción. “Estoy en un proyecto con la Universidad para trabajar con los aceites esenciales que brinda una planta aromática como lo es el romero y, por otro lado, junto a bodegas pampeanas para extraer los principios activos del Malbec, los antioxidantes de los vinos que se producen en La Pampa tienen componentes muy valiosos para trabajar en ese sentido y ello, a su vez; hace que podamos crear una economía circular, que sea local y nos podamos proveer unos a otros”.

 

En Luyaba profundizan el concepto de lo natural, algo que surgió desde el cambio que su mentora impuso en su vida cotidiana y que hoy se extiende a cada elaboración que sale para la venta.

 

“Hacemos todo un proceso de reciclaje y eso también se relaciona con un cambio de conciencia en mi vida en cuanto a la alimentación y la piel. La mayoría de la gente va al supermercado y compra cosas que no tiene idea de cómo impacta en la salud, en las napas de agua, en el ambiente. No hay información. Por eso Luyaba no tiene que ver con la belleza sino con la salud. Nuestra piel habla, la piel alimenta nuestro cuerpo”, postula Patricia, quien recuerda de dónde salió el nombre de su micropyme toayense.

 

“Luyaba es un lugar en Traslasierra, en Córdoba, una perla de la naturaleza y ahí teníamos un terreno con una casita. En un momento con mi pareja decidimos venirnos a Toay y de ahí quedó el nombre, porque además Luyaba era una mujer cacique y hubo muy pocas mujeres cacique en la historia, así que hay toda una fuerza y un significado detrás del nombre”, Un nombre que tiene una única conexión, la de lo natural.

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?