Viernes 12 de abril 2024

“Es brindar la misma oportunidad”

Redaccion Avances 28/01/2024 - 21.13.hs

Con más de 400 vendedores en toda la provincia, la empresa de artículos de cosméticas y otros ofrece la chance de comenzar un camino emprendedor.

 

Ya es casi un lugar común apelar a que en momentos de crisis económica para los y las emprendedoras puede nacer una oportunidad. Y esa premisa es algo que Marianela Lavalle (38 años), como directora Senior de la empresa Biogreen, y su pareja David Bazán, conocen muy bien.

 

No hubo economía ni pandemia que pudiera contra su ferviente deseo de progresar y vivir de lo que realmente le gusta. Por eso Marianela resalta cuáles fueron las claves de trabajo para poder llegar a convertirse en líder de ventas con más de 400 vendedores y vendedoras en La Pampa.

 

“Comencé con este proyecto porque atravesábamos una racha económica muy mala. Como Biogreen no nos exigía hacer una inversión inicial, empecé siendo vendedora, luego distribuidora, para luego convertirme en líder y formar equipos de ventas. Siempre me gustó el tema del liderazgo, es algo que hoy realizamos a diario, además el hecho de poder darle a otros la posibilidad de conectar y generar un ingreso, es darles la misma oportunidad que tuve yo”, explicó Lavalle que tiene la experiencia de haber trabajado más de 15 años en el rubro comercial-textil y por eso, luego de la llegada de su hijo, decidió buscar nuevos rumbos y comenzó la aventura de ser su propia jefa y trabajar por objetivos.

 

“Puse una despensa en casa y comencé vendiendo algunos productos con tanto éxito que vislumbré la posibilidad de ampliar las ventas. Ahí llamé a un número 0-800 y me pusieron en contacto para comenzar a tener más ventas y luego distribuirlos”, explicó Marianela desde su local de la calle Bartolomé Mitre 281 (teléfono 2954-269831) del centro santarroseño.

 

Al ver el crecimiento de las ventas, Marianela aceleró en busca de más expansión. “Comencé a estudiar todas las líneas de aromática y cosmética de Biogreen y fui conociendo a fondo a la empresa”, resaltó mientras que al mismo tiempo David dejó el comercio para el que trabajaba y la acompañó en esta aventura de mover catálogos de 450 productos y conocer a cada vendedor.

 

“Pusimos lo que en Biogreen se conoce como ‘Biospa en casa’ y arrancamos a incorporar cada vez más vendedoras”, explicó.

 

Ambos aseguran que “no hay clientes caros” sino oportunidades de aprendizaje e instó a los pampeanos a sumarse a la posibilidad de tener rentabilidad a través de una lógica comercial que promueve los objetivos, algo que las grandes empresas de venta por catálogo comenzaron a hacer mucho antes que los propios negocios.

 

El desafío de ser jefa

 

La región o zona que lidera la pareja se llama El Faro y cuentan con más de 400 distribuidoras, y a su vez conformaron un equipo de trabajo con 12 líderes y dos directoras que ellos manejan.

 

Marianela es hoy mentora y formadora de formadores de ventas de una línea de cosmética y aromática para el hogar que es 100 por ciento argentina.

 

Y reveló que “el secreto es tomarse muy en serio las ventas”. Cumplir con metas, primero personales y luego llegan los estímulos de reconocimiento que brinda la compañía. “Por supuesto que es un camino que se construye con muchísima perseverancia y luego permite generar ganancias y organizar los tiempos”. En ese sentido Marianela agenda, pone notas en papeles autoadhesivos y asegura que la organización es una base sólida para quienes se inician, porque les permite planificar y “ésa es la clave del éxito”.

 

Crisis e inflación

 

Un tema común a los emprendedores es la inflación y consultada por las ventas en estos tiempos de crisis, Marianela dijo: “para nosotros, toda crisis ha sido una oportunidad y entonces logramos siempre salir a flote”. Y rescató que pese a la grave situación actual, no han bajado las ventas.

 

“Nos reinventamos, es parecido a lo que pasó en la pandemia. En medio de tanta adversidad los clientes eligen invertir en bienestar, aromas, perfuminas, poner su hogar en condiciones, algo que también hace al ánimo de cada uno”, resaltó.

 

Otro aspecto importante de su negocio es que sus clientes no siempre tienen un perfil determinado. “Tenemos profesionales como terapeutas, odontólogos que desde su gabinete ofrecen algunos de nuestros productos, sus pacientes entran, se enamoran de los aromas, y los quieren. También trabajamos con hoteles y hacemos ventas mayoristas. Es decir que no nos circunscribimos a un solo tipo de cliente”.

 

Además mencionó a otro target que conforma su equipo y que son los jóvenes. “A partir de los 18 años ya podés dedicarte a esto, sin embargo nos sorprende cómo los universitarios buscan acompañar sus estudios con esta actividad que les permite hacerse de un dinero para ayudar a sus familias a sostenerse”, señaló.

 

En menos de 10 años, Marianela logró desarrollar un perfil profesional interesante y sobre todo muy cotizado en tiempos de crisis, porque es inspiración para muchas otras empresas pampeanas.

 

“Me han ofrecido distintos empleos pero elijo quedarme, en primer lugar por la rentabilidad y en segundo lugar porque puedo organizar mis tiempos y eso de trabajar conforme a lo que nos vamos proponiendo, es maravilloso”.

 

Multiplicar

 

Sus planes a futuro incluyen seguir en el rubro que ya tiene consolidado mientras puede ir creciendo junto a su pareja en emprendimientos que complementen. “El modelo emprendedor no se agota, por el contrario se multiplica y mejora”, atinó.

 

El ejercicio del coaching le permitió también desarrollar un sexto sentido: el olfato emprendedor.

 

“Yo detecto inmediatamente el perfil de quienes podrán ser vendedores. Uno puede tener pasta pero también tenés que poner acción, creatividad y salir a la cancha e ir por eso que querés ganar”. Además señaló que la personalidad es una herramienta maravillosa para las ventas. “Cada uno tiene una receta distinta para llegar a la gente. Ser emprendedor es una filosofía de vida”.

 

Su tarea la motiva pero también advierte que exige muchísimo a nivel psíquico y físico. “Cuando llego a casa es difícil bajar toda esa adrenalina y cansancio. Por eso hago yoga, complemento con masajes y, por supuesto, terapia”, contó Marianela sobre esa meta de buscar el siempre tan difícil equilibrio.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?