Jueves 20 de junio 2024

Hacia un consumo responsable

Redaccion Avances 04/11/2023 - 12.30.hs

Construyen distintos mobiliarios con madera plástica que reciclan de las botellas recolectadas. Ganaron una licitación para construir 28 bancos de madera combinados con hierro para el Parque Nacional Lihué Calel.

 

“Nacimos como una organización ambiental con base en los fundamentos de la economía circular y la concientización social. Aprovechamos y valorizamos los residuos plásticos para convertirlos nuevamente en materia prima para fabricar nuevos productos”, resume Lucas Fiumana sobre el origen y objetivo de la Fundación Karú Mapú, un emprendimiento diferente que nació en plena pandemia y que gracias a su crecimiento apunta a convertirse en una pyme con posibilidades de fabricar bajo estándares industriales y generar puestos de trabajo.

 

Lucas Fiumana, Mauro Funes, Mariana Espíndola y Fernando Romero son los responsables de Karú Mapú, que ya desde su nombre planta una posición respecto al funcionamiento de los residuos y la sociedad porque esas dos palabras en idioma ranquel quieren decir “mundo verde”.

 

“Trabajo en la Universidad como personal no docente desde hace 20 años y en la pandemia pensaba qué cosa podía hacer que trascienda un poco. Cuando tenés hijos hay momentos en que te planteás qué cosas podés dejar, qué aporte podés hacer en lo social. Con un amigo nos contactamos con una movida ambiental y la duda era cómo hacer algo útil y que a la vez sea rentable. Los cuatro que nos unimos para Karú Mapú tenemos nuestros trabajos entonces tuvo que ver más con una realización personal”, aseguró Lucas.

 

La Fundación, cuyo número de WhatsApp para contacto es el 2954-218525 y tienen su página web karupampu.org.ar además de los perfiles en las redes sociales, se dedica al cuidado del ambiente principalmente haciendo reciclaje de plásticos provenientes de eco botellas que se juntan en la Universidad Nacional de La Pampa. Ese proyecto inicial creció y hoy cuentan con 43 localidades del interior provincial desde las cuales recolectan estas botellas para transformarlas en madera plástica.

 

El crecimiento de la Fundación es respaldado por el Ministerio de la Producción de la provincia y Karú Mapú tuvo su stand en las últimas dos ediciones de la Expo Vivero y también en la Expo Pymes que se hizo en el primer semestre del año en el autódromo de Toay.

 

“En el Ministerio nos dan mucho apoyo porque a ellos les interesa lo que nosotros hacemos y la idea de transformarnos en una pyme. Y haber participado en la Expo Pymes fue impresionante para nosotros porque es una vidriera impresionante, muchísima gente nos conoció ahí y pudimos hacer gran cantidad de contactos”, resaltó Fiumana.

 

Mobiliario.

 

En la Fundación, que tiene su taller y galpón en la calle Cavero de Santa Rosa, fabrican bancos, mesas, banquetas. El plástico se recicla en madera plástica, que se caracteriza por una gran resistencia. “Los productos que la gente consume en sus casas los mete dentro de la botella, luego le damos el tratamiento para transformarlos en nuevo producto y a su vez el envase vuelve al circuito para transformarse en otra botella pet, con lo cual quedaría cerrado el circuito y no generamos desechos”, detalló Fiumana.
La Fundación ganó recientemente una licitación para construir 28 bancos hechos con madera plástica combinada con hierro y que serán destinados al Parque Nacional Lihué Calel.

 

“Son trabajos que nos permiten crecer y para 2024 tenemos un plan que es darle un giro más hacia lo empresario, para ello necesitamos también equiparnos más y mejor, con tecnología que nos permita pasar hacia una producción más industrial. Vamos de a poco, lo vamos haciendo en la medida que nuestros tiempos personales de trabajo nos permite pero la intención es esa, avanzar hacia la conformación de una pyme”, detalló Lucas.

 

Aves.

 

Luego de su surgimiento, Karú Mapú también trabajó junto a un grupo de científicos del Centro para el Estudio y Conservación de las Aves Rapaces en Argentina (Cecara), perteneciente a la UNLPam, en el desarrollo de un dispositivo para prevenir la electrocución de aves en tendidos eléctricos a partir de plástico reciclado. El objetivo es atender dos problemáticas ambientales: el riesgo que representan para la fauna silvestre las líneas de distribución de energía de baja y media tensión, y la reducción de plásticos de un solo uso que terminan en basurales a cielo abierto.

 

El dispositivo antielectrocución desarrollado tiene una forma cilíndrica de la cual salen dos vainas de plástico que son las encargadas de recubrir los cables. Para llegar a un prototipo sencillo y funcional, el grupo de trabajo se juntó con diseñadores industriales. Luego realizaron distintas pruebas para evaluar las propiedades físicoquímicas del plástico reciclado y analizaron mezclas con diferentes porcentajes de distintos tipos como envoltorios, tapitas de gaseosa y envases de lavandina.

 

“Trabajamos en distintos aspectos y por eso también apuntamos a la capacitación permanente, si queremos escalar y hacer otras cosas eso es fundamental y nuestra idea siempre es que eso sea un emprendimiento pampeano basado en lo sustentable, en la economía circular”, cerró Fiumana.

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?