Jueves 13 de junio 2024

La receta infalible

Redacción 19/08/2023 - 00.13.hs

Jonathan Maisares tiene su emprendimiento de comidas en 25 de Mayo y con su empanada de vacío braseado fue destacado en el primer concurso pampeano de ese plato tan criollo. Tiene 20 variedades y pronto abrirá su propio local.

 

“¡Felicitaciones! Te lo merecés”, se escucha a través del teléfono. Alguien se lo cruza en la calle y enseguida le reconoce su participación en el concurso provincial. Es jueves y Jonathan ya está de regreso en su casa luego del viaje a Santa Rosa, en donde un día antes se llevó una mención especial y un segundo puesto en el primer certamen que sirvió para elegir a la empanada de identidad bien pampeana. Tiene 32 años y una sonrisa tímida, pero antes de hablar de su irresistible receta cuenta riéndose una anécdota que le ocurrió en el cierre del periplo junto a parte de su familia.

 

“Habíamos viajado muy temprano para la final del concurso así que cuando terminó todo yo estaba cansadísimo, la cosa es que mi hermana manejó en el regreso pero se confundió de ruta y terminamos en Bahía Blanca. Nos llevó como seis horas de más el viaje, así que recién ahora me estoy recuperando”, cuenta en su mejor tono alegre.

 

Jonathan Maisares nació y creció en 25 de Mayo. Son seis hermanos y su papá Rodolfo y su mamá María siempre estuvieron vinculados a la gastronomía. Y de allí vino la herencia que hoy se extiende a su propio emprendimiento de encargos y pedidos de, por supuesto, empanadas, sandwiches, pizzas y otros menúes (en su WhatsApp está el católogo con cada opción y el número de la casa de comidas El Gourmet es el 299 600 2351).

 

“Nosotros nos criamos en la cocina, mis viejos siempre tuvieron restaurante y rotisería así que fui aprendiendo y acostumbrándome a ese espacio. De todas maneras cuando terminé el colegio secundario me fui a estudiar el profesorado de Geografía a Neuquén, estuve tres años y dejé. Después decidí estudiar gastronomía e hice la tecnicatura y soy profesional gastronómico. Trabajé un tiempo en la Escuela donde estudié, hice una pasantía, y después me volví a 25”, reseñó.

 

El relato de Jonathan adquiere otro tono en su voz cuando habla de su padre y un momento que marcó a toda la familia, la pandemia del coronavirus.

 

“Mi papá se enfermó y estuvo muy grave, corrió serio riesgo su vida y se lo tuvieron que llevar al CEAR, en Santa Rosa. Fue un momento muy complicado para toda la familia y además teníamos todo parado, así que cuando terminó el aislamiento social había que sacar a la familia adelante. Le dije a mi mamá que iba a empezar a hacer y vender empanadas junto a todo lo que hacía mi viejo. Él estuvo dos meses mal y volvió muy débil, no podía caminar. Pero al mismo tiempo se ponía re contento al ver todo lo que yo hacía. Siempre jugó al fútbol, es deportista, así que finalmente eso lo ayudó a recuperarse y lo hizo más rápido de lo pensado afortunadamente”, celebra el joven chef.

 

Jonathan finalmente se mudó a vivir solo y allí siguió con sus recetas. Compró herramientas y se fue armando de lo necesario para responder a una demanda cada vez mayor.

 

“Me gusta mucho dar clases y ya me inscribí para dar clases de cocina desde septiembre, es algo que disfruto mucho. Y el otro plan es abrir mi local, ‘La casa de la empanada’, para que la gente directamente venga a buscar lo que quiera. No consigo alquiler así que con mi papá estamos haciendo un salón que cuesta muchísimo pero lo vamos a lograr”, se entusiasma.

 

Concurso.

 

La trayectoria emprendedora de Maisares tuvo un impulso importante a partir de su decisión de anotarse en la primera edición del concurso pampeano para elegir la empanada que represente a la provincia. Y allí obtuvo el segundo puesto, detrás de Dalma Hurtado que viajará a la Fiesta Nacional de la Empanada que se desarrollará en Tucumán el próximo mes.

 

“Vi por Facebook que se organizaba el concurso así que lo leí, lo medité y les escribí a dos amigas que trabajan en la municipalidad. Y ellas me animaron a anotarme. Hice una empanada de vacío braseado porque tenía que ser de una carne braseada. Modifiqué la receta original que yo tenía y mis amigas me ayudaron a buscar materia prima de 25 de Mayo como el piquillín, el diente de león y la jarilla para asar el morrón. Hice un caldo casero donde mezclé la materia prima y la cebolla. Además tengo una técnica para hacer la masa que es el arenado y lo cociné todo en una olla a presión. Lo herví en 40 minutos y así se fue tiernizando el vacío. En mi casa lo hago en una olla durante tres o cuatro horas, pero acá como tenía un tiempo predeterminado lo hice en la olla a presión”, explicó Jonathan.

 

En total hubo más de 60 inscriptos para el certamen organizado por la Secretaría de Turismo y la Secretaría de Trabajo y Promoción del Empleo de La Pampa con el apoyo de Utghra y de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica. Seis fueron las seleccionadas para la final del miércoles.

 

Una vidriera.

 

“Nos dividieron en dos turnos y a mí me tocó con Dalma que fue la ganadora. Yo hice media docena al horno y media docena frita y la verdad que me sorprendió muchísimo el resultado. Primero me sorprendí por haber quedado entre 62 participantes, nunca me había anotado en algo así pero con el apoyo de toda mi familia pude tener este resultado tan lindo”, valoró Jonathan que en la final estuvo acompañado por su hermana Gabriela, su sobrina Julieta y su cuñado Gabriel.

 

Jonathan obtuvo un certificado otorgado por la Secretaría de Turismo por su segundo puesto y los otros finalistas del concurso fueron Carlos Nicolás Zanesi (Santa Rosa); Nancy Susana Carballo (Carro Quemado); Eric Leonel Lucero (General Pico) y Claudio Andrés Massara (Santa Rosa).

 

“Es la primera vez que se hace un torneo de este tipo en la provincia y es re importante porque sirve para mostrarlo a nivel nacional. Tenemos una excelente gastronomía en toda La Pampa y no tengo dudas de que le va a ir re bien a Dalma, ella estaba feliz”, apuntó Maisares.

 

Y los efectos de su repentina “fama” enseguida le deparó beneficios para El Gourmet. “El mismo día del concurso me escribió muchísima gente, mucha para saludarme pero también muchos clientes para hacer pedidos y probar las empanadas. Esto me da más confianza y más energía para mi emprendimiento”, se alegra Jonathan que, sin dudas, tomó la ruta adecuada para hacer lo que más y mejor le sale, una auténtica empanada pampeana.

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?