Viernes 21 de junio 2024

La venta a través del lente

Redaccion Avances 25/11/2023 - 12.30.hs

La fotografía es clave en el mundo digital y online de hoy. Agustina se especializó en vender a través de la imagen y desde hace unos días tiene su estudio para que en ese lugar se puedan hacer trabajos propios y ajenos.

 

Como sucede en muchos casos, para ella la fotografía era un hobby, la posibilidad de hacer algo por gusto propio pero sin que se convierta en la fuente principal desde lo laboral. Pero cuando la vocación puja por hacerse un lugar preponderante, es difícil dejarla de lado. Y eso hizo Agustina Ramírez Bonafine, que se especializó en la fotografía de producto y hoy es una de las profesionales más requeridas a la hora de cumplir un paso clave para cualquier negocio, empresa, emprendimiento o institución: brindar una buena imagen.

 

“Estudié en la Facultad de Agronomía de la UNLPam la carrera de licenciatura en Agronegocios y trabajé siete años en el rubro. La fotografía siempre me gustó aunque no me animaba a pensar en algo más, pero en el lugar donde trabajaba no veía posibilidades de crecimiento y lo otro me tiraba cada vez más. Sabía que no quería dedicarme a la fotografía social de bebés, casamientos y eventos así que me enfoqué en la foto de producto”, relata Agustina en su flamante estudio de la calle Urquiza 325 de Santa Rosa (su WhatsApp de contacto es el 2954 – 368203 y en sus redes figura como bonaa.ph).

 

“En 2017 arranqué, en ese momento no había nada en La Pampa de fotografía de producto, empecé a seguir a muchos profesionales de Buenos Aires y me fui capacitando hasta que empecé a trabajar con amigos, con familiares, con contactos. Cuando esa fuente se terminó empecé a buscar, sobre todo emprendedores que quisieran difundir su producto de otra manera y por suerte empezó a crecer y en 2018 logré mi primer catálogo pago. Estuve un año con los dos trabajos y una vez que me establecí con un nombre y una identidad me dediqué ciento por ciento a mi emprendimiento”, destaca Agustina.

 

Apuesta fuerte.

 

Al descartar la fotografía social, Agustina hizo una apuesta fuerte porque en ese momento no estaba tan arraigada como hoy la necesidad de que para vender bien, hay que presentarse bien. Desde una institución gubernamental hasta un pequeño emprendedor, desde una gran empresa a una minipyme que fabrica algo específico.

 

“Hay una premisa y es que las fotos tienen que despertar el interés, después todo lo que es la venta de ese producto corre por cuenta de quien lo vende. Yo ofrezco trabajos para vía pública, en frente de producto, para redes. Trabajo con emprendedores, empresas y también con instituciones que necesiten generar imágenes tanto para su comunicación interna como para la externa. Al principio fue difícil porque cerré la puerta a muchas cosas de lo que es trabajar con fotografía, fue una apuesta fuerte pero hoy estoy muy conforme, sobre todo porque puedo disfrutar de lo que hago. Hoy crecí, sumé gente a un equipo de trabajo y por ejemplo Micaela Moneo es mi asistente creativa, ella me propone cosas, trabajamos en conjunto, voy a las reuniones y vemos qué se quiere comunicar. Lo importante es no generar expectativas falsas sino apostar por la creatividad”.

 

Agustina afirma que “cada vez se valora más la importancia de las imágenes y la presencia en redes. Hay gente que lo tiene súper claro, porque si no tenés una buena imagen de tu producto es difícil que generes interés. La gente que llega a contratar un trabajo de fotografía lo hace por dos razones: porque no quiere encargarse de esa parte porque no le gusta, no le interesa, no sabe; y gente que se da más maña y le gusta pero no alcanza a lograr la calidad que desea. Hoy por más que tengas un negocio desde hace 50 años, necesitás una buena imagen, es un local más, es tu local virtual”.

 

En ese sentido, la profesional analizó que la pandemia de Covid también aceleró ese cambio “porque se masificó la facilidad de la compra online, de no moverte de tu casa incluso con los pagos y demás. Y si vos no describís bien en tu foto lo que ofrecés, es difícil generar interés. Creo que hoy existe un gran auge en nuestra región de la fotografía de producto, yo trabajo con muchas localidades de la provincia, viajo mucho a Pico y me llegan trabajos de localidades bonaerenses, gente que se anima a buscar otras posibilidades más profesionales”.

 

Espacio.

 

Hace una semana que Agustina habita su estudio céntrico, un lugar que fue remodelado y dispuesto con todo lo necesario para producciones fotográficas, por eso el color blanco en las paredes, los muebles y los detalles, es absoluto.

 

“El espacio que dispongo ahora técnicamente se denomina rental space, y puede ser utilizado por marcas o emprendedores o incluso fotógrafos que no tengan lugar propio. Acá pueden venir sin problemas y hacen el trabajo que quieren porque no tienen el condicionante de la luz, que habitualmente genera un cuello de botella; está todo dispuesto con los fondos adecuados y demás detalles. A los emprendedores creativos o generadores de contenidos les viene bárbaro”, destacó.

 

Agustina se llena de energía al contar cada paso de su carrera laboral y profesional junto a la cámara y enumera sus anhelos hacia adelante, como brindar talleres de capacitación para creativos, específicamente en el uso de la cámara o del teléfono celular, todas propuestas relacionados al mismo objetivo, que la imagen sea mucho más que lo que se ve.

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?