Sabado 15 de junio 2024

Un club de delicias

Redacción 04/02/2023 - 00.48.hs

"Pizza Club" es uno de los negocios gastronómicos que se convirtió en referente: sus mix de pizzas son únicos y con 40 variedades de gustos se vuelven irresistibles. Marina Colado y Marcelo Álvarez ampliarán el emprendimiento con un lugar específico para delivery.

 

Una mitad de napolitana y la otra con huevo frito sale recién horneada y si es verdad que la comida entra por los ojos, el primer impacto ya está asegurado. Pero mucho más cuando esa pizza pasa por el paladar y confirma que la delicia no tiene contra. Es puro sabor recién hecho y con la distinción de un lugar que cuando nació, tenía dos pedidos por día y hoy presenta una carta con 40 combinaciones diferentes y con decenas de clientes que eligen un club del buen comer.

 

"No sabemos hacer otra cosa que trabajar, que generar ideas, y lo hacemos con alegría. Nos gusta compartir, nos alegramos con cada detalle, lo vivimos de esa forma y hasta hace un mes habíamos decidido comprar en cuotas un terreno en Santa Rosa de Calamuchita para poder tener un lugar donde ir a descansar, pero al final compramos un fondo de comercio para ampliarnos. Es mitad una despensa y la otra mitad será un Pizza Club express para poder concentrar ahí los pedidos de delivery y que la pizzería quede más liberada y con mejor atención", revelan Marina Colado (53) y Marcelo Álvarez (55), una pareja que parece chocarse a la hora de contar y hablar pero que a la vez siempre parecen en perfecta sintonía para coincidir en cada proyecto que emprenden (siempre) juntos.

 

"Cuando decidimos descartar lo del terreno y encarar lo de la ampliación de Pizza Club nos miramos y dijimos: '¿pero por qué? ¿otra vez lo mismo?' Pero es así, nos gusta esto, nos gusta trabajar y es lo que sabemos hacer. Nos da satisfacción y la verdad que no podemos quedarnos quietos, también sabemos que con este proyecto nuevo vamos a generar otras fuentes de trabajo y para nosotros eso tiene un gran valor", subraya Marcelo.

 

La pareja camina a la par desde hace 26 años. En una primera etapa trabajaron en los medios porque Marina es locutora y Marcelo era camarógrafo de Canal 3, una etapa en la que ni siquiera imaginaban una vinculación al mundo gastronómico.

 

"Durante muchos trabajé también como secretaria administrativa del Club de Caza y al mismo tiempo Marcelo había comprado una cámara y trabajaba en eventos sociales. En un momento nos enteramos de que quien tenía el alquiler de la proveeduría del club se iba así que la alquilamos. Eso fue en marzo de 2010, cuando la temporada de verano había terminado, así que poco oportuno lo nuestro (se ríen), pero estuvimos 30 días y compramos un horno. 'Vamos a vender pizza', dijo Marcelo y así empezamos a amasar, nos quedábamos todo el día en la proveeduría y pusimos un cartel afuera que decía 'Pizzas artesanales'", recuerda Marina sobre ese momento en el que no había WhatsApp y dependían de quien pasara por allí para hacer un encargue.

 

"Ella tenía su sueldo y yo pasaba música en fiestas cuando me convocaban así que nos íbamos arreglando. Me acuerdo de que vendíamos dos o tres pizzas por día hasta que un día vendimos siete, fue una locura, imaginate, llamamos a nuestros familiares, no lo podíamos creer", se ríe Marcelo.

 

"La primera pizza que hicimos fue la única que hicimos redonda, a partir de ahí se nos ocurrió hacerlas rectangulares, nos daba más trabajo porque la masa tiende naturalmente a redondearse, además no conseguíamos cajas porque eran todas cuadradas para que entren las pizzas redondas. Hacemos pizzas rectangulares para cajas cuadradas y que cortamos en triángulos", sonríe la pareja en su amplio local de la avenida Luro 1451 (el número de WhatsApp es 2954-220890) y aporta una clave que identifica desde siempre a Pizza Club.

 

"Ofrecemos nuestras tablas de mix: son ocho porciones con cuatro sabores y se pueden hacer todas las combinaciones. Mucha gente pregunta si es pizza por metro, pero no, no es eso. Se sirve en una tabla larga pero no es por metro, y esos mix solo los servimos en el local, no lo llevamos a domicilio. Es algo que nos identifica así que por eso lo preservamos de esa manera", explica.

 

Al ombú.

 

Luego de esas siete pizzas en un día que les pidieron en la proveeduría, el rumor sobre el sabor de lo que hacían empezó a correr y los encargues se multiplicaron. "Pasamos a 16 o 17 por día hasta que saltó a 60 y ya no teníamos producción, amasábamos todo el día sin parar porque si no, no llegábamos. Ahí tomamos la decisión de ampliarnos y un día vimos que el local de El Ombú estaba vacío. Averiguamos y lo alquilamos, nos quedaba a una cuadra y media de nuestra casa así que le metimos con todo", cuentan sobre un negocio sobre la calle Oliver (entre O'Higgins y la avenida España) que era muy reconocido porque en su entrada tenía un enorme ejemplar de ombú.

 

"El local estaba destruido, tuvimos que trabajar muchísimo pero entre los dos y con la ayuda de nuestras familias (tienen tres hijos cada uno), que siempre son un factor fundamental porque nos apoyan en todo, lo reconstruimos y empezamos a trabajar con los dos locales".

 

Pero la rutina los fue agotando, sobre todo los viajes entre uno y otro porque el Club de Caza está en la avenida Perón, ya cerca de Toay. "Era un ir y venir todo el tiempo, nos dejaban la mercadería en El ombú y de ahí teníamos que salir para Toay enseguida. Justo en 2015 se nos vencía el contrato en los dos locales así que decidimos no seguir", contó Marcelo.

 

Y apareció el edificio de la avenida Luro, cercano al Mate. Allí había funcionado un taller mecánico y una agencia de autos, entre otros rubros, y consideraron que era el adecuado.

 

"Tenía todas las instalaciones en las peores condiciones. Nos llevó mucho tiempo acondicionarlo pero lo hicimos todo nosotros: las cañerías, el gas, la electricidad. Armamos la cocina, le pusimos todo y cuando estuvo listo arrancamos", resaltan.

 

Variedad y sabor.

 

Pizza Club tiene 40 variedades de pizzas. También tienen lomitos, hamburguesas, empanadas, papas fritas y las milapizzas, que son milanesas con coberturas del producto emblemático del local.

 

"Tenemos un ambiente familiar, y también vienen muchos grupos grandes porque armamos mesas de 20 a 40 personas. Nos gusta esta idea de Club, nos gusta que vengan grupos y por eso hemos conservado el nombre porque esa es un poco la idea, que esto sea como un tercer tiempo ideal para quien decide salir a comer afuera. Y trabajamos con un muy buen equipo, para nosotros eso es fundamental, que tengamos un buen ambiente laboral, no siempre es fácil de conseguir pero nunca resignamos esa condición", dicen quienes apenas terminan la charla vuelven a trabajar para su nuevo proyecto de servicio express y por la tardecita estarán listos en el local para que quienes se acerquen a cenar un buen mix de pizzas, sepan que están en un verdadero club del sabor.

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?