Miércoles 30 de noviembre 2022

Un sueño compartido

Redacción 24/09/2022 - 00.17.hs

Daniela Rodríguez y Juan Pablo Saffeni pusieron en marcha "Matería Premium", un almacén de yerba mate que ofrece productos a granel, múltiples marcas y variedades además de todo lo necesario para un buen verde. Un emprendimiento que se comparte.

 

"Mirá, un mate es como un punto y aparte. Uno lo toma y después se puede empezar un nuevo párrafo", escribió Julio Cortázar en su emblemático 'Rayuela'. Y la frase, entre tantas que describen o resaltan esa costumbre tan criolla, puede amoldarse a la decisión que Daniela tomó hace muy poquito tiempo. Le puso un punto a lo que laboralmente siempre había hecho y comenzó un nuevo párrafo. Que tiene todo por escribir y que, como un buen mate, comparte con Juan Pablo, su compañero de camino.

 

"Para mí fue un volantazo muy grande, un proceso muy fuerte. Nunca había estado al frente de un comercio y es algo completamente distinto, pero estoy chocha. En pocos días, desde que abrimos, me di cuenta de que me gusta mucho", cuenta Daniela Rodríguez al describir ese paso que dio al dejar el periodismo para emprender, en 'Matería Premium', la licencia de una cadena de almacenes de yerba mate que desembarcó en Santa Rosa para ofrecer "una experiencia" a la hora de preparar y tomar mate.

 

"Yo venía pensando qué hacer, cómo generar un cambio y dejar periodismo. Vender ropa lo descarté porque ya hay un montón, lo mismo con zapaterías. Nos gustaba la idea de una vinoteca, pero es algo que hoy está muy fuerte en Santa Rosa. Y un día estábamos viendo una nota por la tele a los dos hermanos que crearon 'Matería' y ahí Juan Pablo me dijo: 'eso es para vos'. Y apostamos a eso con todo lo que teníamos".

 

Daniela (36 años) y Juan Pablo Saffeni (35) son conocidos en la ciudad por actividades que justamente realizaron antes de poner en marcha su emprendimiento. Ella trabajó durante 16 años como periodista deportiva en el diario La Reforma y él fue, hasta hace poco, uno de los mejores futbolistas de La Pampa. Tienen dos hijos, Juan Ignacio (8) y Tomás (4), se casaron a inicios de este año y desde hace una semana alumbraron su propio negocio en el corazón del centro santarroseño, en la avenida San Martín 219 (el WhatsApp de contacto es 2954-802088).

 

"La idea arrancó en octubre del año pasado. Empezamos a averiguar y nos dimos cuenta de que era una licencia y que se podía abrir acá. Nos empezó a gustar pero en el medio hubo algunos acontecimientos que nos frenaron, pero en marzo nos metimos a full de nuevo. Viajamos a San Nicolás para conocer a los hermanos (Natanael y Jairo Pesoba) creadores de la marca y cerramos el acuerdo, así que nos pusimos a buscar local y desde junio que comenzamos con todo el armado. Ellos te dan la opción de mandarte a su arquitecta y su equipo para armar todo, pero elegimos trabajar con gente de acá: un herrero, un electricista, un carpintero, una diseñadora gráfica, un arquitecto amigo que nos dio una mano. Toda una cadena de emprendedores que la verdad lo dejaron muy lindo", resalta el ex mediocampista que supo brillar con la camiseta de All Boys.

 

Variedad y calidad.

 

En "Matería" convive una variedad de ocho yerbas a granel, de moliendas distintas, junto a paquetes de 40 marcas diferentes que llegan desde Misiones y que no se consiguen en los supermercados o en lugares habituales de venta. Son marcas "boutique" que requieren un proceso productivo distinto al industrializado. También está el espacio de blendeo, donde hay 20 hierbas a elección para saborizar a gusto la infusión. Y por supuesto termos, bombillas, mates, bolsos y algunos productos alimenticios para acompañar esa tradición que atraviesa el tiempo y que hoy vive un nuevo "boom" tras las restricciones sociales impuestas por la pandemia.

 

"La yerba orgánica tiene otro tratamiento antes de llegar al mostrador, nosotros tenemos suave, canchada, tradicional, barbacoa, digestiva, despalada, despalada suave y BCP (Bajo Contenido de Polvo). También hacemos degustaciones y la gente se lleva sobrecitos y prueba que es lo que mejor le va. El servicio de blender tiene 20 hierbas distintas y eso rompe un poco con la tradición que todos tenemos de tomar siempre amargo o con un poco de azúcar. Ahora, por ejemplo, se usa mucho el coco porque suaviza el mate", explica Daniela mientras prepara su mejor sonrisa y amable charla para el incesante ingreso de clientes.

 

Daniela es oriunda de Lonquimay y Juan Pablo de Intendente Alvear. En la apertura del negocio llegaron amigos y familiares, "pilares fundamentales" para concretar el proyecto.

 

"Abrimos el viernes 16 y nosotros invitamos a la familia y a los amigos, pero entró un montón de gente y compraba y llevaba, así que eso ya nos llenó de entusiasmo. Muchos nos comentan que hacía falta un negocio de este tipo porque en la provincia no hay. Sí hay muchos donde se venden mates y demás, pero un almacén de este tipo no, así que es un incentivo", coinciden.

 

Esfuerzo.

 

Daniela está desde temprano a la mañana y se mantiene por la tarde (de lunes a sábado), cuando "Pali" deja su trabajo habitual en una droguería y se suma a "Matería". Por ahí andan también Tomás y Juan Ignacio, en días donde todo es novedoso y se necesita tiempo para amoldarse.

 

"Nos casamos en febrero, que es algo que lo veníamos posponiendo previo a la pandemia, y después nos metimos a full con el negocio. Fue y es un movimiento familiar muy grande. Vendimos un auto, algún ahorrito que teníamos lo metimos acá, yo dejé el diario que me costó muchísimo porque entré ahí a los 19, era una nena prácticamente. Pero apostamos todo y, si no funciona, nos quedaremos con toda la yerba de por vida...", sonríe Daniela, consciente de que para comenzar un emprendimiento se requiere de una decisión fuerte en distintos aspectos.

 

"El comienzo fue hermoso, estoy muy pero muy contenta y por supuesto que todo esto no sería posible sin el apoyo familiar. Nosotros somos de pueblos distintos así que estamos un poco solos con los nenes, pero las familias nos apoyan en todo al igual que los amigos. No tenemos experiencia en comercio pero me doy cuenta de que me gusta mucho. Y si bien con el periodismo estaba acostumbrada a tratar con la gente, esto es distinto y poder brindar un buen servicio es clave para que las cosas funcionen".

 

Ingresan adultos, jóvenes, parejas, amigos, adolescentes. El negocio es vistoso y es novedad. Muchos quieren curiosear, pero también muchos preguntan, eligen y compran. "Me tomo un mate y arranco". "Venite que tomamos unos verdes". "Un aplauso para el cebador" son algunas de las frases escritas en la hermosa decoración del negocio. Un lugar que, para sus dueños, significa un punto y aparte y el inicio de otro párrafo. Que seguramente se llenará de palabras que se escriban acompañadas de un buen mate. Como debe ser.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?