Viernes 07 de junio 2024

Independiente no supo usar su ventaja

Redacción 30/11/2010 - 01.17.hs

El Rojo de Doblas no pudo aprovechar el hombre de más y terminaron 0-0. El Tripero aguantó bien, Boto apareció en los momentos justos y ahora le alcanzará con una nueva igualdad para meterse en la final.
Independiente de Doblas y Matienzo de Ingeniero Luiggi igualaron ayer 0-0, en el partido de ida de la serie semifinal que ambos están disputando por el Torneo Provincial de fútbol. El empate fue un resultado muy positivo para el visitante, porque jugó todo un tiempo con un jugador menos y porque en la revancha, en Luiggi, le alcanzará con una nueva igualdad para pasar a la final, ya que tiene ventaja deportiva.
El árbitro norteño Iván Ramonda -que cortó mucho el juego cobrando cada roce como una falta, pero que en general tuvo una actuación sin inconvenientes-, expulsó a los 42' del primer tiempo al visitante Carlos Santucho y a los 41' del complemento al local Darío Seip, en ambos casos por doble amonestación.
Independiente, consciente de que necesitaba ganar para ir un poco más aliviado a la revancha, salió a la cancha presionando bien arriba, con Fernando Muñoz y Daniel Gehl de punta, y con Eduardo Barcar muy cerca de ellos. Y en los primeros minutos pudo hacer la diferencia porque Matienzo salió un poco dormido, pero se chocó con el seguro arquero Matías Boto, que salvó dos veces su valla.
El "Nani" Muñoz salió "endiablado" y en dos ocasiones seguidas le ganó la espalda a Walter Papparone: a los 3' dejó a dos en el camino y su remate al primer palo fue tapado por Boto; mientras que a los 5' otra vez remató cruzado, el arquero desvió la pelota y Gehl no llegó a empujarla.
Pero tras ese comienzo dubitativo, la defensa de Matienzo comenzó a asentarse y volvió a ser la "muralla" de otros partidos. Además, Germán Scarola empezó a agarrar la pelota en el medio, bien acompañado por el resto del equipo, que se adelantó unos metros, comenzó a presionar la salida del local y emparejó las acciones. Así, el equipo dirigido por Abel Trombetta logró lo que siempre busca: obligar al rival a jugar el partido que el Tripero quiere. Es que desde ese momento, a Independiente le costó muchísimo hacer el juego asociado que siempre intenta, y por eso en ofensiva terminó apostando a un mano a mano permanente de sus delanteros con los defensores, que casi siempre ganaron.
Además, el local empezó desordenarse en defensa, principalmente debido a las subidas de Javier Etcheverry, que no fue bien relevado. Por ese sector llegó una de las jugadas más claras de Matienzo, a los 26', cuando Sebastián Balbi habilitó a Martín Cicuela, quien picó a espaldas de sus marcadores y quedó mano a mano con el arquero Eduardo Coria, que tapó muy bien con los pies.
El primer tiempo empezó a pasar sin mayores sobresaltos, porque Matienzo aguantaba bien y a Independiente le faltaba sorpresa para hacer la diferencia. El único que rompió el molde fue Ricardo Corcuera, que escaló por izquierda, dejó a un par de jugadores en el camino y remató al primer palo arriba, donde nuevamente encontró una mano salvadora de Boto.
Tres minutos después llegó una jugada que parecía que iba a cambiar el partido, aunque finalmente no sucedió así. Es que Santucho le cometió una dura falta a Barcar y recibió su segunda amarilla (la primera había sido por una protesta), por lo que Matienzo se quedó con diez y todo un tiempo por jugar.

 

El aguante.
En el complemento, con uno menos, Matienzo salió decidido a aguantar el empate, sabiendo que tiene ventaja deportiva y que será local en la revancha. Cicuela quedó solo como punta y realizó una tarea enorme, aguantando siempre la pelota, descargando bien y generando faltas a favor de su equipo, que descansó permanentemente en él. También fue importante lo de Balbi, retrocediendo para dar una mano en el medio, y sin dudas que fue muy bueno lo de la defensa, rechazando todo lo que le tiraron.
El comienzo para Doblas fue bueno y muy parecido al del primer tiempo, aunque en ese caso el que hizo la diferencia fue Barcar, también por derecha (como el "Nani" antes). A los 5' un desborde del joven delantero desparramó a la defensa visitante, pero su centro atrás fue muy bien cerrado por Emiliano Oliva, quien envió la pelota al corner cuando Gehl se preparaba para definir.
Pero tras ese buen arranque, otra vez Independiente se quedó y Matienzo se agrandó. Barcar volvió a "volantear", dejaron de buscar por las puntas, y le facilitaron la tarea a los centrales Mariano Farcey y Adrián Piazza. Y de contra, Matienzo también empezó a preocupar, porque a los 10' Papparone corrió en diagonal con la pelota más de cincuenta metros y en el borde del área cedió para Gebruers, pero el remate del volante se fue arriba. La otra clara para la visita llegó a los 13', cuando tras un corner Farcey apareció solo en el medio del área, pero cabeceó desviado.
De allí hasta el final Matienzo se dedicó a aguantar y a rechazar lejos. Independiente nunca encontró la manera de entrar, a pesar de tener un jugador más, y los minutos fueron corriendo hasta llegar al final. En una contra, Seip tomó de la camiseta a Cicuela y recibió la segunda amarilla, por lo que quedaron en igualdad de condiciones. Pero ya el resultado estaba sellado, y aunque la serie sigue abierta, sin dudas Matienzo dio un paso fundamental en busca de su primera final.

 


'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?