Miércoles 10 de agosto 2022

Doce chicos de la Escuela 255 y su "patriada" para ir a la jura

Redacción 20/06/2022 - 19.13.hs

Un grupo de alumnos y alumnas de la Escuela 255 "Ruca Kurá" del barrio Villa Parque de Santa Rosa formaron parte de un contingente que, encabezados por tres docentes, no olvidarán jamás este jueves de otoño que los congregó con miles y miles de chicos de su misma edad de todo el territorio argentino.

 

Los 12 estudiantes santarroseños, de cuarto grado, fueron los absolutos protagonistas de la promesa de lealtad a la Bandera: una tradición que se lleva a cabo en esta época del año en el Monumento Nacional a la Bandera de Rosario y que se vio opacada durante dos años por la pandemia de coronavirus.

 

"Fue todo muy emocionante, estamos felices", resume la docente de 4º grado y una de las integrantes de la comitiva, Antonella Glusko, en diálogo con LA ARENA.

 

Antonella tuvo en marzo, cuando ni bien empezó a trabajar en la escuela, la idea de hacer algo más. "Empecé a hilar, en mi interior, esta idea de prometer a la bandera después de dos años de pandemia: darle la posibilidad a chicos de La Pampa de poder conocer este imponente monumento", dice la docente, desde Rosario. Rememora que efectuó la inscripciones correspondientes, redactó el proyecto, que es fuera del ámbito escolar, y presentó la propuesta al equipo directivo de la institución educativa, en donde se aceptó de manera inmediata y se la acompañó en todo momento.

 

"Es un proyecto interdisciplinario donde trabajamos un montón de docentes de distintas áreas como por ejemplo Lengua, Matemática, Música y Plástica", enumera.

 

Preparación.

 

La docente dice que se fueron preparando, de manera intensa, con todo el curso de cuarto grado, en los meses previos al viaje. "Teníamos que juntar mucho dinero, la nuestra es una escuela que trabaja codo a codo con las familias y por eso destacamos el trabajo realizado con cada familia, en cada rifa, y en cada número", sostiene.

 

-¿Qué te movió a crear la propuesta?

 

-El hecho de darle la posibilidad a chicos de una escuela de jornada completa de prometer a la bandera, hacer un intercambio cultural con chicos de otras provincias, en otro lugar, fuera de Villa Parque y de Santa Rosa.

 

-¿Cómo fue el viaje?

 

-Salimos el martes a la noche desde la Terminal de Ómnibus y llegamos el miércoles a Rosario. Los chicos estaban felices, pudimos recorrer un montón de lugares que ya estaban planificados como por ejemplo una granja infantil, un shopping, recorrimos la costanera, conocimos el río Paraná, las embarcaciones, el Patio Cívico y una gran cantidad de cosas alrededores.

 

Promesa.

 

Antonella puntualiza que el momento de la promesa fue este jueves a las 10 de la mañana y finalizó alrededor de las 11.30.

 

"Como experiencia, no tenemos una palabra para describir o expresar lo emotivo que fue tanto para la escuela como para los chicos: invitamos a todas las instituciones del país, colegas de la escuela a que se animen hacerlo, es muy organizado, bien diagramado, seguro, es increíble", destaca al ampliar que "fue muy emocionante ver a los chicos decir 'sí prometo' con una representación de Belgrano que bajaba por las escalinatas y les tomaba la promesa".

 

Y agrega: "Queremos destacar el trabajo de la salita, el apoyo, y acompañamiento para hacer las planillas médicas: personas que fuera del ámbito escolar nos acompañaron y ayudaron a poder concretar este sueño como así también gracias a los aportes de los entes gubernamentales".

 

DNI.

 

Uno de los obstáculos que tuvo que enfrentar la docente y el equipo educativo que viajó a Santa Fe radicó en una serie de documentos de los chicos que estaban vencidos.

 

"Teníamos un montón de documentos vencidos, por la pandemia, necesitábamos actualizarlos, por lo que hicimos un trabajo con el Registro Civil: llegamos hacer siete documentos a los estudiantes de cuarto grado", recuerda.

 

La promesa a la lealtad a la bandera es ya una tradición arraigada en el país y hasta en determinadas oportunidades congregó a relevantes actores políticos del país. La costumbre indica que la promesa se realiza en el cuarto año de la escuela primaria, algo que responde a una lógica de aquella época.

 

"Los chicos de aquél entonces por lo general era el último año que solían cursar; corresponde más o menos a los diez años de edad, ya en quinto había algunos que habían dejado el colegio porque iban a trabajar", remarca el historiador y vexilólogo Miguel Carrillo Bascary, quien es además subdirector del Monumento Nacional a la Bandera y miembro del Instituto Nacional Belgraniano de Rosario.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?