"La respuesta de Alpa nos estimula"

Redacción 02/12/2021 - 01.14.hs

El Consejo Superior de la UNLPam aprobó la conformación de una comisión de seguimiento para "evaluar las posibilidades de solución a la problemática edilicia del Colegio de la UNLPam y consensuar los pasos a seguir", en virtud del reclamo presentado por su comunidad educativa y la respuesta ensayada por el secretario de Políticas Universitarias, Oscar Alpa, quien se comprometió a conseguir financiación.

 

"Resulta una cuestión muy delicada y frente a la respuesta pública de Alpa sobre un posible financiamiento, que nos estimula, lo mejor sería armar una comisión con representantes de los padres, los docentes, la Facultad de Ciencias Humanas y el Rectorado para hacer un seguimiento" de la situación, explicó la rectora, Verónica Moreno.

 

Durante su vigésima reunión ordinaria, celebrada ayer, el Consejo Superior recibió y escuchó a los referentes de la comunidad educativa del establecimiento preuniversitario pampeano. Soledad Contreras, profesora de Ciencias de la Educación y coordinadora del Ciclo Básico recordó que el reclamo por un "edificio que responda a las demandas data de 2016, cuando se presentó ante la Facultad de Ciencias Humanas un estudio comparativo sobre las dificultades edilicias, confirmando que no respondía a las necesidades mínimas para un edificio que alberga a 360 estudiantes".

 

Tres años después, "el 3 de diciembre de 2019 los docentes reiteramos la solicitud mediante una nota donde pedíamos que volvieran a evaluar sus condiciones y advirtieran la inminente necesidad de contar con una estructura" acorde los requerimientos mínimos de su población educativa. "Luego de la pandemia, este año reactivamos ese pedido y presentamos las las cuestiones objetivas que sustentan nuestro reclamo" dijo y confesó que el cuerpo docente "no sabe cómo estamos autorizados a trabajar, si ninguno de los requisitos mínimos para funcionar se respetan".

 

Viejo deterioro.

 

Lo que dejó en claro la reunión formal en el salón del tercer piso de Gil 353 es que el edificio del colegio no resiste más y no cubre las necesidades mínimas para funcionar. Según Contreras, luego de "expresar este reclamo al Consejo Directivo y a la decana de Ciencias Humanas, la comunidad educativa comenzó a organizarse porque necesitamos un espacio físico que responda desde todas sus dimensiones a una escuela que alberga entre 400 y 420 personas" diariamente.

 

Puntualmente denunciaron tres padecimientos: "riesgo sanitario, déficit de infraestructura y falta de aulas para desarrollar actividades académicas" y recordaron que el colegio alberga "seis años, con ciclo orientado". Por las dimensione reducidas del colegio, tres años asisten a la mañana y otros tres a la tarde, "mientras que para las actividades de orientación se gestionan todos los años espacios alternativos en la CGT, el Círculo Italiano y otras facultades".

 

Agregaron que el edificio muestra "deterioro de cielorrasos, paredes y bancos" y alertaron que "de acuerdo al estudio de 2016 debería estar funcionando con un máximo de 23 alumnos por curso" aunque todos los cursos funcionan con 30, porque el establecimiento recupera anualmente su matrícula con aspirantes en espera.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?