Jueves 20 de junio 2024

Larreta no quiere ni hablar del suicidio de Favaloro

ESTUVO EN LA PROVINCIA DONDE EJERCIO EL MEDICO, PERO...

Redacción 05/11/2021 - 15.11.hs

A pesar del pedido expreso de este diario a su asesora de prensa, el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta no le dio a LA ARENA la posibilidad de realizar una entrevista, tanto a este medio como a Radio Noticias 99.5. Ayer ofreció una rueda de prensa en General Pico pero no en Santa Rosa, donde concedió al menos dos entrevistas, una con "El Diario" y la otra con la "FM Mitre", una filial local de la emisora del Grupo Clarín.

 

El aspirante a presidente de cara a 2023 esquivó a este medio y también la pregunta incómoda que el diario colega de Santa Rosa le realizó ayer, casi como una obligación del periodismo pampeano, dada la relación que como ex interventor del PAMI Larreta tuvo con el recordado René Favaloro, quien residió doce años de su vida en nuestra provincia, como médico rural en Jacinto Arauz.

 

"No, no... disculpame. No tengo absolutamente nada que ver con eso, y no estoy para esa pregunta", respondió cortante ante la primera consulta sobre su vínculo con la decisión del creador del bypass coronario de quitarse la vida. "No tengo absolutamente nada que ver con eso. Eso es todo lo que tengo para decir", cerró cortante la entrevista.

 

Disparo al corazón.

 

El sábado 29 de julio del año 2000, en horas de la tarde, Favaloro se quitó la vida con un disparo al corazón. Dejó siete cartas junto a él, en el departamento del barrio Palermo donde vivía y puso fin a su vida.

 

En los mensajes, dirigidos a amigos, familiares, colegas y, uno de ellos, a "las autoridades", Favaloro dejaba en claro que una de las principales razones que lo llevaban a tomar la decisión era la crítica situación financiera de su Fundación y la imposibilidad de cobrar las deudas que tenían con ella distintos organismos, entre los que se encontraba el PAMI, dirigido por el actual jefe de gobierno porteño.

 

Las crónicas de aquellos días recuerdan que un día antes, Favaloro también había enviado una carta al entonces presidente Fernando de la Rúa, donde le confesaba estar "desesperado". "El PAMI tiene una vieja deuda con nosotros -creo desde el año '94 o '95- de 1.900.000 pesos; la hubiéramos cobrado en 48 horas si hubiéramos aceptado los retornos que se nos pedían", decía una de las cartas, fechada al 29 de julio, a las 14.30.

 

Las 195 facturas.

 

La "vieja deuda" con el PAMI a la que refería Favaloro estaba basada en 195 facturas emitidas entre 1993 y 1995, cuando el organismo era dirigido por Víctor Alderete. En 1999, con la llegada de de la Rúa a la presidencia, se designó en el PAMI un triunvirato de intervención conformado por Angel Tonietto, Cecilia Felgueras y Rodríguez Larreta.

 

En contra de las expectativas de Favaloro, la nueva gestión del PAMI siguió negando la existencia de las facturas. La Fundación recurrió, a principios del año 2000, a la Sindicatura General de la Nación (Sigen), dirigida entonces por Rafael Bielsa. El actual embajador argentino en Chile envió en febrero de ese año una nota al triunvirato para exigir que se diera curso a los reclamos de Favaloro, pero no hubo caso.

 

Luego de la muerte de Favaloro, Larreta, que ya tenía como asesora en PAMI a María Eugenia Vidal, declaró a la AM porteña Radio Mitre que no había ninguna "deuda verificada" con la Fundación y que solo se trataba de un "viejo reclamo de facturas" que no aparecían "en los libros contables del PAMI": "Las 195 facturas no figuran. Nunca dijimos que el servicio no se prestó, lo que dijimos es que en ninguno de los libros contables del PAMI figura esa prestación ni esa deuda".

 

Un mendigo.

 

De las cartas que dejó Favaloro se desprende que el monto total de las deudas que debía cobrar la Fundación al momento de su muerte se acercaba a los 18 millones de pesos/dólares, suma acumulada por servicios prestados principalmente a PAMI pero también a IOMA, obras sociales sindicales y empresas de medicina prepaga.

 

"En este último tiempo me he transformado en un mendigo. Mi tarea es llamar, llamar y golpear puertas para recaudar algún dinero que nos permita seguir", escribió Favaloro el fatídico día de su trágica decisión. En la misiva que dejó para su familia, el médico fue categórico: "En la Fundación ha comenzado a actuar un comité de crisis con asesoramiento externo. Ayer empezaron a producirse las primeras cesantías. Algunos, pocos, han sido colaboradores fieles y dedicados. El lunes no podría dar la cara".

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?