Otra experiencia Ovni en Jacinto Arauz

Redacción 22/11/2021 - 13.57.hs

El caso de la mujer que estuvo desaparecida por casi un día en Jacinto Arauz, y que luego, tras aparecer a 65 kilómetros de su hogar, aseguró que fue "llevada por una luz", es similar a otro que ocurrió en agosto de 2002 y que también fue publicado en las páginas de este diario.

 

Esa historia ocurrió en un campo de la zona del mismo pueblo de la última desaparición. El vecino Raúl Dorado, que en ese entonces tenía 64 años, contó que se encontraba en un campo de su propiedad y escuchó en dos ocasiones "un fuerte ruido, como un remolino de viento".

 

Las fuentes policiales consultadas en esa fecha, contaron que Dorado escuchó por tercera vez ese fuerte ruido y observó sobre él "un círculo de color verde con tres patas". Según el hombre, en ese momento, cae al suelo y llevaba consigo una escopeta, un largavista y un celular "que le fue quitado de la mano". Inmóvil, Dorado observó "claramente como sube succionado por la nave, que aparentemente estaba baja, no pudiendo precisar la altura". Luego de esta extraña experiencia, el hombre recordó que el objeto desapareció con dirección este, y que se quedó en el lugar aproximadamente una hora hasta poder reincorporarse y caminar hasta su auto para regresar al pueblo.

 

En shock.

 

En los dos relatos las coincidencias son muchas. Ambas personas quedaron en shock y apenas pudieron relatar lo vivido en los primeros minutos que tenían contacto con sus familiares o autoridades policiales. Según contó LA ARENA en la edición del 4 de agosto del 2002, Dorado apenas logró decir lo vivido a través de señas y escrituras.

 

En ese momento, el hombre fue auxiliado por su mujer y vecinos, y luego internado en el hospital local para ser atendido por la médica Ana María Lazaric. La especialista notó que el hombre tenía un pinchazo en la zona de la cutícula del dedo anular de la mano izquierda, pero Dorado no pudo precisar si la herida había ocurrido en su hogar o en ese momento, pero sí pudo afirmar que sentía un fuerte dolor en toda su mano.

 

Pasaron las horas, y recién a la mañana siguiente, Dorado logró contar que era la primera vez que vivía una experiencia de este tipo ante la Policía de la Unidad Regional de General Acha. Por otra parte, la esposa de Dorado contó que su marido se encontraba mejor y que "necesitaba tiempo para procesar lo sucedido". Al mismo tiempo, relató que al llegar a su casa la abrazó, lloraba y no podía hablar. Además, precisó que quiso disparar pero fue impedido y que el pinchazo en el dedo había sido en la mano que tenía el celular.

 

Llamadas.

 

La publicación del 4 de agosto del 2002 también informó que el subcomisario Daniel Rosane, que en ese momento se encontraba de licencia, describió que en reiteradas oportunidades llamó al celular del chacarero y que este sonaba pero luego "hacía el ruido típico de cuando se aprietan los números para llamar".

 

Luego, a tres días de la primera publicación, Dorado contó con más tranquilidad que sufrió un "golpe de corriente" que lo endureció. "Me quedé petrificado en ese momento, arrodillado en el suelo", sostuvo el chacarero. En diálogo con LA ARENA, el hombre detalló que "era un círculo con el diámetro de un silo, abajo era liso y de color verde claro, con tres patitas de unos 50 cm. Yo ya había escuchado media hora antes dos ruidos, como zumbidos, y el mismo ruido escuché al momento en que lo tenía a un metros de altura de donde yo estaba, sobre mi cabeza. Cuando lo vi me dio un golpe de corriente que ya quedé de rodillas en el suelo, que fue cuando vi que se chupaba el celular, se lo tragó".

 

Internacional.

 

Por otra parte, la historia de la mujer desparecida tuvo repercusión internacional. La publicación en la página web de LA ARENA fue vista por el escritor español y Premio Planeta de novela, Javier Sierra, que se interesó. A través de un email que envió a esta redacción, contó que lleva "años interesado en esta clase de sucesos" y los comenta en medios "españoles, generalistas y especializados". El especialista en fenómenos paranormales, describió que sigue estas historias desde el año 1991 y trabajó en ellas, las cuales publicó en la revista española Año Cero.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?