Domingo 22 de mayo 2022

Quieren saber paradero del extraño personaje que recorría la ciudad

Redacción 26/01/2022 - 07.52.hs

Una publicación que circula en las redes desde hace días se pregunta qué es de la suerte de Rubén González (69), el "barbudo hombre de las bolsas negras". Familiares del personaje dicen que "hace casi dos años que se fue y no sabemos nada de él... puede tener el pelo y la barba más largos. Acostumbra a andar con muchas bolsas de consorcio, super abrigado, con dos o tres camperas, igual que camisas y pantalones... Se llama Rubén González.

 

La última vez que supimos por Anses y una extracción (un trámite que hizo en ese organismo) es que andaba en Buenos Aires. Pero no supimos más nada... como no está declarado insano no nos toman la denuncia acá", se indica.

 

Y agrega el posteo: "Puede andar por cualquier lado, porque su sueño era viajar. No es violento, ¡es super bueno! Si alguien lo vio me gustaría encontrarlo. Ya está grande para andar en situación de calle", expresó una sobrina.

 

El extraño de pelo largo.

 

En estas mismas páginas ya nos hemos ocupado del "extraño de pelo largo" que se veía desde hace mucho por cualquier sitio de la ciudad. Ese hombre barbudo, con el pelo en rastas que arrastraba bolsas de plástico negro con una carga misteriosa que casi nadie conoce... Ahora no se ve desde hace meses, al menos con la frecuencia con que cualquiera podría encontrárselo con cierta habitualidad.

 

Ahora mismo familiares expresan preocupación por su desaparición -claro está que no es la primera-, que esta vez se habría prolongado en el tiempo.

 

Resulta raro no detectarlo con esa frecuencia con que se mostraba, porque era parte del paisaje citadino, con ese porte de persona extraña que se dejaba ver con su semblante moreno, el pelo largo, una barba descuidada y un aspecto ciertamente andrajoso.

 

Ya pasó antes.

 

Fue a mediados de 2017 que sucedió una circunstancia más o menos parecida. No sólo integrantes de su familia manifestaban en ese momento inquietud porque no parecía estar en la ciudad, sino que hubo también otros vecinos que se preguntaban qué había sido de "Carlitos" -que así lo llaman muchos aunque su nombre es Rubén-, porque lo habían visto muchas noches arrebujarse en la entrada de algún comercio cualquiera para pernoctar allí e imprevistamente notaron su ausencia. No podía dejar de llamarles la atención que tanto el calor agobiante del verano, como el frío insoportable del invierno le eran indiferentes... a "Carlitos" le gustaba dormir en las veredas...

 

Paseando por Buenos Aires.

 

Después que en esa oportunidad LA ARENA se hiciera eco de su ausencia, llegaron testimonios de personas que decían haberlo encontrado paseándose por las calles de Buenos Aires. Contaban que lo vieron en la zona de Plaza Miserere, y que durante las mañanas se sentaba con sus bolsas en la puerta de un supermercado Coto donde pasaba varias horas. Dos damas -que incluso tomaron alguna fotografía- aseguraron que lo vieron "de cerquita, y era él. En Avenida Rivadavia, casi Catamarca, en Once", precisaron.

 

Justamente por ese lugar hay un hotel donde van personas derivadas del Sempre, "sí que mucha gente lo ha visto, aunque no habla con nadie", agregaron. "La verdad es que tenía el aspecto que le conocemos... eso sí tal vez está un poco más aseado", ampliaron su testimonio.

 

La reaparición.

 

Al tiempo -fue en febrero de 2018- una mañana que la ciudad era un horno con el termómetro marcando 33 grados, el hombre de tez oscura, arropado de una manera que para cualquier otra persona hubiera sido imposible de soportar, volvió a caminar por las calles de Santa Rosa: grueso gorro de lana negra en la cabeza, una suerte de pullover del mismo color, un saco azul raído y desgreñado y, para completar su indumentaria, pantalón azul y un par de viejos tamangos... Y no parecía sufrir la canícula de la bochornosa jornada santarroseña. Ni se mosqueaba con el calor que volvía loco a más de uno...

 

"Sí, estuve por Buenos Aires".

 

En ese tiempo quien escribe estas líneas lo abordó, y él aceptó contar que efectivamente estuvo en Buenos Aires. "¿Cómo viajé? tomé el micro y me fui a Retiro", dijo sencillamente.

 

¿Y cómo regresaste?, se le repreguntó entonces. "Tomé el tren de Constitución a Olavarría, de ahí también en tren a Bahía Blanca y en micro hasta aquí... ¿En Buenos Aires? No hacía nada... andaba", respondió y no dijo más nada.

 

En aquella oportunidad "Carlitos" había decidido mudar, al menos un tiempo, su particular forma de vivir a la city porteña. ¿Qué fue a hacer? Nadie lo sabe, es parte de sus insondables pensamientos...

 

Ahora otra vez no se lo ve y vuelven a preguntar por él... ¿Alguien lo vio?, ¿dónde andará? (M.V.)

 

¿Anduvo por Santa Rosa?.

 

Algunos testimonios están dando cuenta que Rubén González, "el hombre de las bolsas negras", anduvo hace un par de semanas por Santa Rosa. Lo vieron en el centro de la ciudad, pero al parecer no se reencontró con sus familiares.

 

Lo cierto es que durante varios meses faltó de la ciudad, y una pregunta que cabe hacerse es cómo la pasó en este tiempo de pandemia. ¿Cómo lo sorteó?, ¿dónde estuvo?, ¿habrá recibido las vacunas contra el Covid?

 

Por estas horas, nuevamente, ha desaparecido de los lugares que solía frecuentar -esto es el centro de la ciudad-, y tampoco anduvo por la Catedral donde sabía concurrir regularmente. "Le gusta pasear...", dijo una de sus sobrinas. ¿Andará en eso, habrá partido nuevamente?

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?