Miércoles 30 de noviembre 2022

Santiago y Xavi, el viejo sueño de volar

Redacción 18/09/2022 - 00.27.hs

La estigmatización es lamentablemente moneda corriente. Y en el caso de Santiago y Xavier tienen claro de qué se trata. No obstante tuvieron el valor de superar los prejuicios para buscar la felicidad.

 

MARIO VEGA

 

Esta es la historia de Santi Y Xavier. Dos buenos pibes por donde se los mire; pero además artistas talentosos, capaces de brillar en lo suyo. Dos chicos que hoy podría decirse están bien, llenos de proyectos y con esperanzas de poder desarrollarlos. Con ilusiones grandes de conseguir más. Y más... En su vida y en lo artístico, que al final casi son la misma cosa.

 

Son dos jóvenes que se eligieron para seguir el mismo camino. Santi y Xavier y se sienten bien, muy bien.

 

Las "reglas morales".

 

A Santiago Amrein (35) lo conozco hace mucho tiempo y le guardo un gran afecto. Fue vecino y es muy amigo de mis hijas, y sé de su chifladura -a los que no hacen cosas "normales" les dicen que hacen locuras- para vivir como le gusta. Aunque a veces el camino haya sido tortuoso él no se arredra, y va, siempre va...

 

En el caso de Xavi Meringer (30) lo vi por primera vez trabajando detrás de la barra de Arde Pampa, el café cultural -galería de arte- que tienen sobre Avenida San Martín. Parece más introvertido que su compañero, y también en su momento sufrió bullyng -"pero mayormente por gordo... en el secundario", se ríe ahora-, y alguna vez eligió irse a Buenos Aires para vivir su sexualidad como la sentía y no como las "reglas morales" lo imponían.

 

Casi abanderado.

 

Santiago es nacido en Colonia Barón, hijo del matrimonio de Miguel Ángel "Mito" Anrein (fallecido) y Claudia Robledo. "Papá era camionero, de raza... y mamá hacía de todo y fue cadete con su moto cuando nos vinimos a Santa Rosa. Tengo dos hermanas, Noelia, que es contadora; y Laura profe de Educación Física", cuenta.

 

Hizo la primaria en la Escuela 238 de su pueblo; y después ya en Santa Rosa pasó por la Unidad Educativa 9 y por el Polivalente de Artes. De chico era inquieto, pero siempre buen alumno, y recuerda jocoso que "por Educación Física no fui abanderado del Polivalente... Jugaban al fútbol y yo nada que ver... así que el profe me mandaba a buscar comida y me llevé la materia. Pero además no es que era malo en actividad física sino más bien lo contrario, porque de hecho hacía telas y acrobacias... pero no jugaba al fútbol", admite.

 

"Al principio costó".

 

Recuerda Santiago que "en el colegio todos los días me pegaban o peleaba... eran tiempos en que el bullyng no existía, por lo menos esa palabra no se conocía, pero pasaba eso. Y a veces pienso que a lo mejor el culpable era yo", trata de encontrar una explicación.

 

Fue en ese tiempo que, en una de las tantas peleas con una de sus hermanas esta le dijo a su madre que intermediaba: "Mejor que te fijes en tu hijo que es gay... o algo así. Y bueno, ahí la discusión cambió de rumbo y fue el momento en que mi mamá supo. Le costó entenderlo de entrada, fue un golpe, pero bueno... así son las cosas", sonríe ahora Santiago.

 

Trabajos importantes.

 

Es un personaje polifacético, hiperactivo, y que tiene una formación artística envidiable. Cuando se fue a estudiar a Bahía Blanca lo hizo "el 2 ó 3 de enero, cuando por lo general los estudiantes arrancan a fines de febrero o marzo. Pero era como una necesidad que tenía de irme", evoca.

 

Después se recibió de Realizador de Artes Visuales; pero obviamente no se iba a quedar con eso, y en Capital Federal estudió pintura con la reconocida artista plástica Cynthia Cohen; "también tuve de profesora a Bárbara Diez", esposa (¿) del Jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta; y empezó a trabajar en diversos e importantes espacios: "Sí, por ejemplo en programas como Topa; Junior Express; Arta Attack y Pijama Party, todos programas de televisión de entretenimiento argentino original de Disney Channel Latinoamérica", repasa.

 

También publicidades.

 

Santiago también fue convocado "para publicidades para marcas nacionales e internacionales como Coca Cola, Pepsi, Quilmes; y me di el gusto de hacer video clips para Babasonicos y Attaque 77 entre otras bandas. Y también trabajé para Paka Paka... sí, hice de todo. Si me preguntás te digo que soy galerista: actor, artista plástico, hago murga, acrobacia, fui malabarista callejero -uno de los tres primeros en la ciudad- y te cuento que soy muy buen nadador"... aunque paradójicamente se iba a llevar a rendir educación física y no sería abanderado porque no le gustó nunca el fútbol.

 

El perfil de Xavi.

 

Xavier pareciera un poco más tranquilo, menos atropellado si se quiere. "Mi papá se llama Jorge, y trabajó siempre de albañil; y mi mamá es Alicia. Soy hijo único, y la primaria la hice en la Escuela 143, y el secundario en la Unidad Educativa n° 4", empieza a contar.

 

"Algún tiempo trabajé con mi papá en la construcción, pero ya estaba atraído por lo artístico... ¿vos sabés que en el secundario en realidad no me discriminaban por mi orientación sexual, sino por mi gordura...?, rememora, y cabe decir que hoy su aspecto físico cambió totalmente.

 

Y sobre la sexualidad expresa: "Hay un momento que te aceptás... alguna vez me compraron una pelota y querían que jugara, pero nada que ver...", sonríe como pidiendo comprensión. Y lo que pasa es que los que a veces no entendemos somos los demás, Xavier; porque lo cierto es que no tenés nada que justificar y todos debiéramos saber que cada uno vive primero como puede, y después como quiere. Y es lo mismo si se trata de la sexualidad.

 

Tema tabú.

 

Mirando hacia atrás, regresando a mis años de juventud -repaso- la homosexualidad resultaba un tema del que sólo se hablaba a hurtadillas, en voz baja, e incluso si se hacía referencia a alguien en particular solía ser con un tono burlesco hoy absolutamente incomprensible.

 

Creo que esto ya lo conté alguna vez pero se me viene ahora a la memoria: En el barrio -la gloriosa Villa Tomás Mason, allá "atrás de la vía"- vivía Carozo que tenía más o menos nuestra edad. Si bien tengo la certidumbre y la tranquilidad que nunca participé de la mofa y el coro de risotadas de la muchachada en torno a él; confieso que no tomaba dimensión de la gravedad de someter a ese juego tonto y cruel a una persona. Murió muy joven Carozo, y en el barrio casi no se volvió a hablar de él.

 

Sólo recordarlo ahora mueve a admitir que éramos un hato de ignorantes que deberíamos avergonzarnos por aquellas actitudes.

 

"Me escapé a Buenos Aires.

 

El joven Xavier explica que a su padre "le costó un poco más entender, pero ahora está todo bien... pero en el caso de mi mamá ella sólo sabe que ama a su hijo. Y listo", simplifica.

 

Recuerda que "en un momento dado yo estaba saliendo con el hijo de un policía, y el hombre me atemorizaba, ejercía abuso de autoridad y me sentía amenazado. Por eso, para preservarme decidí irme a Buenos Aires... Me escapé", revela.

 

Y esa llegada a Capital Federal sería fundamental para su vida, porque se pudo dedicar a lo que verdaderamente le gustaba. "Es así, porque ahora soy graduado de la E.M.A.D. (Escuela Metropolitana de Arte Dramático); y también me pude formar en performance y danza junto a Silvio Lang y Blanca Rizzo", precisa.

 

Un gran actor.

 

Xavier está hoy gozando de un gran momento actoral, y lo cuenta: "Actualmente formo parte de la obra 'Dejame que te cuente' dirigida por Gustavo Rodríguez; y estoy haciendo 'Pampa Humeda', que es un unipersonal erótico, donde soy director y actor". Y tan bien le va con esa propuesta que obtuvo el tercer puesto en la Fiesta Provincial del Teatro 2022; y ya se anuncian nuevas funciones para noviembre y diciembre en las salas de los teatros TKQ y ATTP.

 

Nace Arde Pampa.

 

Primero fue Santiago el que se animó a concretar lo que era una idea que le rondaba por la cabeza. Hace más o menos dos años abrió en Juan B. Justo al 300 "Arde Pampa", "una galería" más vale pequeña donde se podían exhibir pinturas, esculturas y obras de arte en general... "Fue la primera experiencia, siempre pensando en algo más importante. Ahí no dábamos de comer, y sólo vendíamos latitas de cerveza...", recuerda el joven.

 

Duró un tiempito, hasta que surgió la posibilidad: Alejandro Socolovsky decidió cerrar Libros Pampa, emblemática librería de la ciudad, y dejó libre el salón que ocupa en San Martín al 100 (bien frente al Colegio María Auxiliadora) y vino el traslado. "Es un lindo espacio que reciclamos y lo transformamos en un bar cultural... y por supuesto que estamos muy contentos con lo que hemos emprendido", reflexionan juntos.

 

Cómo se conocieron.

 

Sentados en una de las mesas de Arde Pampa, se prestan para las fotos, y para la charla. "Hace un año y medio más o menos que estamos juntos... Nos conocimos en 2020 en el Encuentro Nacional Disidente que se hace en El Bolsón... pero después de eso no volvimos a vernos", es Santiago el que se expresa.

 

Cuando se abrió Arde Pampa en la calle Juan B. Justo se reencontraron, y fue Xavi el que se dio cuenta que "aquel de pantalones estrafalarios" -así lo recordó- era este Santiago. "Y bueno, llevamos un año y meses, y la verdad es que estamos muy bien. Nos complementamos, y Santi es un compañero de ruta... una persona que sabe qué quiere y cómo conseguirlo. Es de esa gente que te potencia...", lo elogia.

 

De Xavi se dice que es "un poco más tranquilo... o lo parece. Aunque a veces también se enoja; pero estamos muy bien. Nuestras familias nos aceptan, y en el caso de la suya me quieren más a mí que a él", alardea y un poco lo azuza Santiago.

 

La familia que viene.

 

"¿Si nos vamos a casar? Puede ser... lo pensamos. Estos anillos (muestran sus manos) nos los pusimos en la última Marcha del Orgullo Gay, y significa un compromiso... pero lo del casamiento está ahí y quién te dice...", concuerdan y dejan el tema flotando en el aire. Es Santiago el que alude que su compañero "es el más romántico de los dos...", y Xavi lo admite: "Nos gusta salir a comer afuera, caminar por la zona del Molino Werner... Y sí, también pensamos en hijos. Es una de nuestras metas poder adoptar más adelante", confirma.

 

Santiago dice estar de acuerdo, que además "es una forma de ayudar" pero que le gustaría que "no fuera tan bebé...". Después razona que "por suerte la sociedad ha cambiado muchísimo, sobre todo a partir de la sanción en 2010 de la Ley de Matrimonio Igualitario. Fue un gran avance que el Gobierno aceptara eso, porque a partir de ahí el escenario cambió un montón", sostuvo.

 

Más proyectos.

 

Están en un lindo momento de sus vidas, y tienen mucho para desarrollar en lo artístico hacia adelante. "Queremos dejar huella... generar un cambio en el arte disidente", coinciden.

 

Ambos también piensan en viajar, en presentarse en distintos escenarios del mundo con lo que hacen. Y es Santiago el que aparece como el más determinado, o el más audaz: "Sueño con exponer en Berlín, en Roma o Nueva York... con quedar en la historia del arte", reafirma.

 

La sufrieron, tuvieron que soportar la inopia de mucha gente, pero hoy están en camino para vivir bien y tranquilos. Al cabo un poco lo que anhelamos en la vida... Todos y todas, sin distinciones de ningún tipo, sin que importen las etiquetas sociales que tantas veces sirvieron para discriminar. Por lo que fuere.

 

Sí, la historia de dos pibes que se eligieron y quieren ser felices... Ni más, ni menos.

 

"Sentada" a Maggio.

 

"Yo organicé la primera sentada en un colegio aquí en Santa Rosa; y se la hice a Adriana Maggio (actual secretaria de Cultura)", cuenta Santiago. Y agrega: "Adriana es clienta aquí, viene siempre y la otra vez le dije eso. Fue cuando íbamos al Polivalente y no nos entregaban el edificio del Crear... un día estaba en un aula del Poli y cayó un pedazo de mampostería del techo que si me da en la cabeza me mata", cuenta.

 

Después vinieron sentadas de alumnos de otros colegios reclamando sus propias reivindicaciones. "Al final nos dieron la razón y entregaron el nuevo edificio... pero sí, fuimos pioneros en ese tipo de protestas", dice ahora con cierto regocijo Santiago.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?