"Sostener memoria es acto de rebeldía"
Viernes 23 de febrero 2024

"Sostener memoria es acto de rebeldía"

Redacción 11/02/2023 - 00.43.hs

Ayer se cumplió un nuevo aniversario de un crimen que marcó a la provincia: el femicidio y desaparición de Andrea Noemí López. La Colectiva Feminista Abolicionista "Todas somos Andrea" realizó un acto conmemorativo en el barrio Plan 5.000, a 19 años de su desaparición, y todavía con la incógnita sobre su paradero.

 

Pasadas las 19 horas, agrupaciones feministas, representantes del municipio de Santa Rosa, y vecinos y vecinas del barrio se acercaron al SUM ubicado sobre la calle Bertera, que lleva el nombre de Andrea. Allí, diferentes colectivas leyeron sus comunicados de adhesión al acto, y se realizaron lectura de poesías, música a cargo de la cantante Malvina Díaz, una performance de danza de Agustina Biscayart Abraham y una exposición de fotos.

 

Bajo la consigna "Sostener la memoria es un acto de rebeldía", la colectiva feminista "Todas somos Andrea" dio inicio al acto con unas palabras. "Nos hemos propuesto sostener la memoria de Andrea, para no permitir que nadie se olvide de ella. Y sobre todo, para recordarle al Estado que la deuda no está saldada porque el cuerpo de Andrea no ha aparecido", dijeron.

 

"Nos resistimos a creer que las mujeres eligen la prostitución libremente, o que los proxenetas no deben ser condenados. Andrea nos dejo su historia, su vida. Nos obligó a interpelarnos, toda la sociedad pampeana fue interpelada. Nos obligó a cuestionar el sistema prostibulario, vinculado a la trata de personas", sostuvieron,

 

También recordaron a la madre de la joven, Julia Ferreyra, quien no pudo estar presente en el acto. "Aprendimos de Julia a nunca bajar los brazos, porque ella nunca los bajó. Aprendimos a reclamar por justicia y exigir la aparición del cuerpo".

 

"Silencio desafiante".

 

La agrupación "Mujeres por la Solidaridad" también participó del acto. Recordaron que "aunque hubo condena en 2014 por su femicidio, el silencio desafiante e impiadoso sobre el destino final de su cuerpo, continúa lastimando a sus familiares y a toda la sociedad pampeana".

 

Remarcaron las múltiples violencias que atravesaron la historia de Andrea, y en ese sentido subrayaron "la necesidad de un abordaje educativo y preventivo de la violencia de género en todos los ámbitos posibles". Ese pedido incluye en especial al sistema penitenciario, porque "como observamos en la conducta del femicida de Andrea, las personas que reiteran patrones de violencia hacia las personas que someten al sistema prostituyente, no lo modifican únicamente con el cumplimiento del aislamiento y la reclusión temporal". En ese sentido, reclacaron también los múltiples pedidos de Purreta de obtener el beneficio de salidas transitorias en los últimos años.

 

Prostitución.

 

El cuestionamiento al sistema prostituyente, como todos los años, atraviesa a quienes sostienen el recuerdo de Andrea. En ese sentido Mary Zerbino, referente de "Todas somos Andrea", remarcó que "vemos con mucha preocupación que hay cada vez más adolescentes cooptadas ya por ese sistema. Hacemos lo que podemos desde nuestro lugar de voluntarias, pero la sensación que nos queda es que desde los organismos del Estado no se contempla esta problemática, no se trabaja contra ella, no hay políticas públicas para abordarla".

 

Recalcó que el femicida y proxeneta de Andrea aún no reveló dónde está su cuerpo. "¿Cómo es posible que la Justicia no haya logrado que Purreta diga qué hizo con el cuerpo? También creo que hay gente de su entorno que sabe lo que hizo con el cuerpo. Creo que si él ni su gente han hablado hasta ahora, se va a llevar su secreto a la tumba, pero ojalá que no y que algún día se pueda recuperar el cuerpo para poder sanar un poco la herida, sobre todo de la familia".

 

También recordó que "En pocos años más seguramente estará libre porque la ley le va a conceder el privilegio de las salidas transitorias y después la condicional; sin embargo Andrea ya no va a volver".

 

El caso.

 

El de Andrea fue un caso paradigmático para la provincia: además de sufrir violencia física y psicológica a manos de quien era su pareja, el ex boxeador Víctor Purreta, también era obligada por él a ejercer la prostitución.

 

Entre la noche del 9 y la madrugada del 10 de febrero de 2004, Andrea falleció como consecuencia de los golpes que recibió de Purreta. Fue hallado culpable del homicidio y condenado en 2014 a 18 años de prisión por el homicidio. La pena fue unificada con una anterior por delitos de proxenetismo y lesiones, por lo que se computaron 25 años en total.

 

Recompensa.

 

El pasado jueves, un día antes de cumplirse los 19 años de su desaparición, el Gobierno provincial aumentó a $ 1.500.000 la recompensa para quien aporte datos fidedignos sobre el paradero de los restos de Andrea. La actualización fue establecida en el decreto 213/23, y aclara que los datos se podrán aportar ante la Subsecretaría de Derechos Humanos de La Pampa, a los teléfonos 0-800-333-1376 (línea gratuita) y 02954-437132, y mensajes por WhatsApp 2954-813107; también ante la Policía provincial o el Ministerio Público Fiscal, en todos los casos con reserva de la identidad.

 

El subsecretario de Derechos Humanos, Juan Pablo Fasce, había indicado que "este es un gesto a la familia de Andrea, que aún espera saber dónde está ella. Cada año cuando llega esta fecha lo repetimos y subrayamos, porque es nuestro deber no olvidar y reiterar nuestro compromiso en la materia".

 

"Proxenetismo modernizado".

 

Previo al acto, la referente Mary Zerbino dialogó con periodistas de Radio Noticias. Remarcó que la problemática de la prostitución continúa vigente, y que ahora también se ha trasladado al ámbito virtual: "Creo que eso se agudizó muchísimo en pandemia, cuando lógicamente dejamos de ver a las mujeres en las esquinas", sostuvo, y afirmó que "mutó a las redes sociales, páginas y otros elementos de la virtualidad".

 

En este sentido, expresó su preocupación, ya que quienes son introducidas a la prostitución son cada vez más jóvenes: "Cada vez son más las jóvenes y niñas, y también las compañeras trans y travestis, que sufren esta violencia. Trabajamos en tareas de prevención, sobre todo en colegios secundarios, pero sentimos que no hay políticas públicas que aborden esta problemática".

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?