Viernes 24 de mayo 2024

Tango y milonga en Villa Alonso

Redacción 16/04/2024 - 07.57.hs

Podría decirse que nunca es demasiado tarde para desarrollar algunas habilidades. Y se da en distintas actividades, como por ejemplo podría ser el canto… se puede entender que de jóvenes es más fácil aprender a hacerlo, pero no es menos cierto que también las personas adultas lo pueden hacer. Y algunos incluso alcanzar un nivel de excelencia.

 

Es lo que sucede con Juan “Polaco” Muzalski, un hombre nacido en Recoleta pero que eligió irse de la gran urbe porteña porque no le gustaba ese maremágnum de gente yendo y viniendo de aquí para allá con un ritmo alocado para ir quién sabe donde. “Sí, no me gustó nunca Buenos Aires, mis viejos eran laburantes, papá plomero, gasista, albañil o lo que viniera y mamá se encargaba de la casa y de nosotros, que éramos seis hermanos: tres varones y tres mujeres. La mayor vive en Paraguay, donde había nacido; y los demás todos en Berazategui donde nos fuimos a vivir un tiempo, y un hermano más está en Florencio Varela”, precisa.

 

Se considera “el único descarriado que pude escaparme de aquello, y un buen día pudo instalarse en La Pampa. “Llegué a Alpachiri de la mano de un amigo, que al final no resultó tan amigo porque se nos quedó con gran parte de nuestros ahorros de varios años. Así que tuve que empezar de cero. Yo era viajante, vendedor y bueno, agarré el maletín y salí a recorrer los pueblos por aquí”, rememora.

 

Con el tiempo Juan pudo poner su empresa “Descartables Alpachiri”, y le fue bien. Hasta que un día se desprendió de ella y empezó a hacer otras cosas que le gustan tanto.

 

Su familia está compuesta por su esposa Irma, sus hijas Caterina y Arianna y el varón es Maximiliano. A los 66 años tiene tiempo para algunas de las cosas que más le gustan. “Ahora mismo nos vinimos a vivir a Santa Rosa, y bueno… sí tenemos la linda alegría de poder cuidar a nuestra nieta, Catalina, que nos llena la mayor parte de nuestros días. Eso sí, tenemos otra nieta en Córdoba que no nos dejan ver pero bueno... ese es otro tema”, acota con un dejo de tristeza.

 

El tango.

 

Más allá de la cuestión familiar, “Polaco” está muy abocado a una carrera artística que, en realidad, empezó de grande. “Aunque siempre canté, mi vocación por el tango me viene desde que tenía 10 u 11 años. Lo fui mamando en Buenos Aires y se hizo parte de mí, cantaba siempre, pero lo hacía dentro de mi casa. Nunca en público”, confiesa.

 

Pasó bastante, “50 años, o algo así, y por fin pude romper esa barrera, ese hielo, y a lo mejor un poco de temor para hacerlo en público. Pero me ayudó estar aquí, en La Pampa, que es un lugar que permite que todo aquel que quiera desarrollar una actividad la pueda hacer... porque siempre va a haber una mano amiga que le va a abrir alguna puerta o lo va a hacer subir algún escenario”, dice reconfortado.

 

Así se lo ha visto en algunos lugares donde lució su calidad interpretativa, y en la Casa Cultural “La Porfiada”. Pero no sólo eso, sino que días atrás estuvo deleitando a quienes circulaban por el centro de la ciudad, acompañado de esos increíbles músicos que son los “De paso tangazo”. Allí Juan se animó a cantar como músico callejero frente a la gente que pasaba y se detenía a escuchar sus interpretaciones”. Aquel miedo escénico ha desaparecido por completo, y hoy se anima a todo.

 

“Ahora canta Juan”.

 

Recuerda a un DJ amigo, Esteban Pérez de Pellegrini, “que en cada reunión que estábamos terminaba la noche anunciando: ‘Ahora canta Juan’. Y me mandaba al frente. Así me fui envalentonando, a soltarme y aquí estoy”, dice con una amplia sonrisa.

 

En 2019 se decidió a tomar clases con Leticia Pérez y Machi Sanes, y ya fue un artista más subiéndose a los escenarios del Rey de Copas, el Teatro Español, el restorán Oveja Negra “que estaba en ese momento”. Después vino lo que todos sabemos y hubo que encerrarse durante varios meses.

 

En ese tiempo, “con algunas grabaciones que tenía guardadas”, sacó un disco que tituló “Mi Buenos Aires Querido”. Fue una suerte de ensayo, porque ahí “estaba lo que íbamos repasando y grabando, pero como la pandemia no nos daba tregua nos decidimos a sacar un disco”.

 

Actualmente toma clases con María Susini. “Siempre preparándonos para dar lo mejor, para hacer lo más prolijo posible sobre el escenario. De todos modos creo que todavía debo soltarme un poco más”, reflexiona. Aunque quien lo vaya a ver se encontrará con un tanguero hecho y derecho. Con un timbre de voz que le viene de gran manera para el género que interpreta.

 

¿Lo que viene? “Surgió la posibilidad de presentar este disco recordando a Julio Sosa, que justamente es el cantor que más me identifica. Quiero hacer un pequeño homenaje recordándolo y aparte darme un gusto también de cantar esos temas que los tengo dentro de mí desde hace tantos”, expresa Juan.

 

Así está programado que el sábado 20 de abril, en el Centro de Jubilados de Villa Alonso (Crispiniano Fernández 455), haya una “Noche de show y Milonga” con Juan “Polaco” Muzalski, y la presentación en vivo de la Orquesta Escuela de Tango “La Faito”. También habrá otros conocidos cantores invitados como Kelo Nagore, Héctor Bergonzi y Mariano Roth; en atnto el DJ será Luis Alberto Arrieta. Una buena propuesta para recordar a Julio Sosa. Se pueden hacer las reservas al 2954-234611. (M.V.)

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?