“Tenemos que romper la casa”
Martes 20 de febrero 2024

“Tenemos que romper la casa”

Redacción 04/12/2023 - 08.24.hs

Una pareja de Lonquimay se cansó de no recibir respuestas de una empresa de casas prefabricadas y decidió hacer pública su mala experiencia.

 

“No queríamos llegar a este punto porque no nos gusta tener problemas con nadie”, escribió en sus redes sociales Axel Moleker. “A mediados del año 2022, mi esposa y yo salimos beneficiados con el crédito Procrear que otorga el Estado. Ya contábamos con nuestro terreno en Lonquimay, asique comenzamos con el sueño de tener nuestra casa propia”, relató.

 

“Invertimos en una empresa de casas prefabricadas ya que era lo más viable y rápido. El dinero del crédito nos alcanzaba para terminarla y vivir confortablemente dejando de alquilar. En octubre de 2022 firmamos un contrato en Santa Rosa. Cuando efectuamos el primer pago del 50 % en noviembre de ese año, nos pactaron una reunión con el constructor de la casa en diciembre. Supuestamente, la casa estaría lista en un plazo máximo de 60 días. Y ahí comenzaron los problemas…”, detalló.

 

Tras la insistencia de la familia, la empresa les pidió el pago del otro 50 % para entregarla. “Realizamos el pago correspondiente y desaparecieron. Volvimos a no tener respuestas otra vez”, lamentó el joven. Pasaron los meses, los precios de materiales de construcción subieron, tuvieron una visita del banco y solo tenían realizada la platea.

 

Mediación.

 

“Nos quejamos, hicimos una denuncia en Defensa del Consumidor, los cuales nos dijeron que mucho no podían hacer porque la empresa no se presentó a la audiencia, y en ese lapso de tiempo, la sucursal de Santa Rosa envió nuestro contrato a la casa central de Venado Tuerto para que se hicieran cargo de la construcción y entrega. Se lavaron las manos... Recién el 17 de julio de 2023 recibimos nuestra casa, pero los problemas no terminaron”, indicaron.

 

Además de la construcción de la vivienda, la familia tenía otros beneficios por pagarla al contado, como mesada, bajo mesada, alacena, juego de baño, grifería, masilla, pintura. “De todos esos beneficios, cumplieron con sólo una parte y el resto no fue entregado”, se quejó. A cambio, les ofrecieron “$ 120.000, con los cuales no se puede comprar nada teniendo en cuenta la situación del país. Hasta el día de hoy, siguen sin pagarnos y ya enviamos el CBU hace tres meses”.

 

La familia de Lonquimay mencionó que la empresa no les dejó los planos de la casa. “Tenemos que desarmar para poder continuar con las instalaciones de servicios. Al desarmar nos encontramos con cañerías ciegas sin entrada de agua, caños corrugados de luz cortados, malas conexiones, aberturas golpeadas y torcidas, y podríamos seguir con los detalles…”.

 

“Les escribís y te clavan el visto. Los llamas y no te atienden. O te pasan a números internos, como pasándose la pelota uno a otro. Su eslogan dice ‘Cumplí el sueño de tu casa propia en 30 o 60 días’, ‘Deja de alquilar’. Mentira, nunca cumplen”, finalizó Axel.

 

Más casos.

 

“A un montón de personas les pasó lo mismo, incluso en el pueblo. Se contactó una chica que hace 14 años le trajeron la casa y la empresa no tenía la sucursal en Santa Rosa, cuando pagó el total de la casa se negaron a traerla por los kilómetros de distancia y después, de tanto insistir le trajeron la vivienda, pero le cumplieron las cosas por la mitad”, contó Axel en diálogo con LA ARENA.

 

“También hay personas que fueron perjudicados recientemente, a dos o tres cuadras de nuestro terreno y que en el mismo plazo de tiempo le hicieron la casa. A ellos no les cumplieron con nada, ni siquiera las cañerías. Nosotros tenemos las cañerías ciegas porque no tenemos conectada el agua”, agregó.

 

“Una vez que querés hacer los reclamos se borran totalmente. Tenemos muchos números de la empresa agendados porque se van tirando la pelota, nos deben esa plata hace tres meses y ya no nos sirve”, se quejó. También recordó que en Defensa al Consumidor le dijeron “que no era el primer caso, que la empresa no se presenta a la mediación, que lamentablemente no pueden hacer más nada y que era de gusto pactar otra audiencia”.

 

Como la vivienda fue traída desde Venado Tuerto, los trabajadores también. “Cuando les comentamos el problema que tuvimos con el contrato, nos dijeron que no era la primera vez que pasaba, que tenían muchos problemas en la sucursal de Santa Rosa. Nos contaron que la sucursal tiene la fábrica en Toay, es chica y que venden más casas de la capacidad que tienen para hacer, entonces terminan derivando a Venado Tuerto”, desarrolló.

 

Si bien las cañerías ciegas es problema de los albañiles que llegaron, la sucursal pampeana les debe los beneficios que obtuvieron por pagarla al contado. “Ahora tenemos que romper la casa y hacer de nuevo todo”, lamentó Sabina.

 

Denuncias y sanciones.

 

La directora de Defensa del Consumidor, Florencia Rabario, explicó que en la actualidad “no hay una cantidad de denuncias de este tipo que alarmen, pero llegan esporádicamente”. Contó que “en la mayoría de los casos se presentan y hay acuerdos para solucionar los inconvenientes, en otros fue imposible y se sancionó”. Si bien informó que “no se sanciona la mera ausencia en presentarse en el expediente, se analizan los hechos documentados por los denunciantes. La falta de presentación de las empresas genera que pierdan su derecho constitucional de defensa en el proceso. Generalmente eso hace difícil que puedan evadir las sanciones”.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?