Viernes 24 de mayo 2024

Un vecino tapó viejos baches

Redacción 19/04/2024 - 00.16.hs

Algunas veces, una imagen puede expresar más que mil palabras y un gesto aniquilar cualquier argumento. Así ocurrió ayer, cuando un vecino de Villa Tomás Mason publicó en internet la fotografía de un hombre que estaba tapando, por cuenta propia, los tremendos baches de Jujuy y Neuquén, que impedían una normal circulación y causaban graves problemas a los automovilistas.

 

“Gracias Fabio Urquiza por hacer el trabajo de la empresa Vial A y gracias a la inspección de la Municipalidad, que nunca vino acá. Se rompieron más de 20 autos que dejaron los pedazos tirados en esa esquina”, escribió en su perfil de Facebook el titular de una ferretería ubicada en esa esquina.

 

El comerciante agregó que se había comunicado “unas 50 veces con la empresa Vial A, para ver si podían taparlo, pero todavía estoy esperando”. De todos modos, aunque permitió recuperar la transitabilidad en ese sector, sin un compactado adecuado el arreglo resultará transitorio y durará hasta la próxima lluvia intensa.

 

“Lo hago siempre”.

 

“Cada vez que tengo escombros limpios, sin tierra, aprovecho para arreglar alguna de las esquinas críticas en ese sector: ya lo hice varias veces, en los cruces de Santa Cruz con Antártida Argentina, Maipú y Chacabuco, y en la calle Río Negro”, contó Urquiza. LA ARENA encontró a este vecino solidario ayer a la tardecita, mientras completaba su caminata rutinaria de cada día sobre la Rotonda del Avión.

 

Tiene 54 años, le dicen “Lali”, reside en Río Negro al 900 y trabaja como fletero con una camioneta Chevrolet modelo 64. Aclara que en muchas esquinas de esa zona “se forman zanjas peligrosas que ocasionan múltiples inconvenientes”. En este caso particular, el cruce de Neuquén y Santa Cruz “es una pasada obligada para llegar a mi casa. Está siempre muy deteriorada y hay que andar frenando y eligiendo por dónde cruzar, con el riesgo de chocar por esquivar un pozo”.

 

Durante los últimos días, al disiparse el agua acumulada por las lluvias recientes, aparecieron dos grandes pozos en esa esquina. “Ayer me tocó sacar escombros de una vivienda. Había algo más de un metro cúbico que bajé a pala y alcanzó para rellenar dos pozos grandes y cinco más pequeños”, recordó.

 

Todo el trabajo le demandó “alrededor de una hora” y mientras lo realizaba “muchos conductores saludaban con bocinazos”.

 

Sin embargo, “Lali” tiene poco para celebrar. “La situación se está poniendo cada vez más difícil porque nuestra demanda de trabajo ha decaído mucho”. Además de los fletes realiza tareas de “limpieza de patios, jardinería y podas”, pero el ajuste y la crisis inflacionaria obligan a que muchas familias recorten este tipo de gastos. Hoy un flete común cuesta “unos diez mil pesos” y Urquiza sale “todos los días a buscar alguna changa para seguir llevando comida a la mesa”. “Si antes llamaban una vez por mes para limpiar el patio, ahora lo hacen por su propia cuenta o me convocan cada tres meses”, lamentó.

 

A eso se suma la problemática de su hija que “está en el último año de su carrera universitaria, pero no sabemos si la Facultad de Exactas y Naturales seguirá funcionando por falta de presupuesto”. Por eso, quien necesite un taxi flet o alguien que realice limpieza de patios, puede llamar al 2954-685063. Si esa tarea incluye traslado de escombros, además de apoyar la golpeada economía familiar de Urquiza contribuirá también con el arreglo de calles en la ciudad.

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?