Miércoles 05 de octubre 2022

El agua del acueducto de Santa Isabel es intomable

Redacción 08/03/2012 - 04.18.hs

La toma del acueducto que provee de agua a Santa Isabel y Algarrobo del Aguila, en el oeste provincial, ubicada en Punta de Agua, Mendoza, sufrió las consecuencias de una fuerte lluvia en el sur mendocino, lo que afectó el normal funcionamiento. Esto hizo crecer el caudal del río que abastece al acueducto, con el arrastre de piedras y ramas hacia la toma.
Durante varios días, las dos localidades pampeanas se vieron afectadas, ya que hubo escasez de agua. Además, la poca que había llegaba con mucha tierra. Pero este último es un problema constante. Y ante esta situación, son muchos los vecinos que tuvieron que optar por adquirir agua en bidones, ante la mala calidad de la que está ingresando desde el acueducto.
Ante el problema, los concejales santaisabelinos llamaron a los responsables que la Administración Provincial de Agua (APA) tiene en Santa Isabel. Ese organismo es el que tiene a su cargo el mantenimiento del acueducto en todo su trazado, más allá que en parte está construído en jurisdicción de Mendoza.
Hipólito Orellano (PJ) fue uno de los ediles que se abocó al problema. "El sábado (11 de febrero), nos quedamos sin agua en la localidad y empezamos el reclamo. El día siguiente, los dos encargados que tiene la APA en Santa Isabel estaban en Punta de Agua, tratando de solucionar el problema", le dijo ayer a LA ARENA.
La semana siguiente, la viceintendenta Silvia Martín, acompañada por Orellano y la otra concejal del PJ, Laura Coronel, estuvieron en Santa Rosa, donde se entrevistaron con Miguel Díaz, máximo responsable de la repartición. En la oportunidad le solicitaron al funcionario que envíe una máquina para limpiar la toma. Díaz, les pidió unos días para encontrar una solución.
Los tres ediles volvieron a concurrir a Santa Rosa, para la presentación del estudio que hizo la Universidad Nacional de La Pampa sobre el Atuel. En esa ocasión, tuvieron la posibilidad de entrevistarse con el gobernador, Oscar Mario Jorge, quien puso al ministro de Obras y Servicios Públicos, Jorge Varela, al tanto del problema que afectó durante varios días a los vecinos de Santa Isabel.
Orellano dijo que la solución es "hacer un movimiento de suelo. Pero para esto hay que pedir permiso en San Rafael, ya que Punta de Agua depende de esa ciudad mendocina". Ante la urgencia para solucionar el problema, lo más inmediato sería hacer una concesión directa, para evitar el llamado a licitación. "Le planteamos al ministro que los tiempos de la política son distintos a la necesidad del pueblo, por eso queríamos ver la posibilidad de evitar la licitación", agregó.
Otra solución que tuvieron en cuenta, tanto los concejales como el intendente, José Luis Rodríguez, fue pasar la administración del acueducto a manos municipales. Sin embargo, tras analizar distintas situaciones, entre ellas la económica, decidieron no avanzar en este proyecto.
"A la provincia se le facilitaría si lo traemos al municipio, pero qué importancia nos darían en Mendoza si fuéramos a reclamar como Municipalidad. Eso fue lo que nos paró. Si hacemos los reclamos como localidad, nos ignoran", añadió el concejal.

 

¿Cómo funciona?
Una pileta de hormigón de 40 metros de largo por 30 de ancho sirve como abastecimiento al acueducto, que se produce por desnivel. Una boca en la esquina del piletón comienza a llenar las cañerías, previa clorificación. La lluvia caída en pocas horas, hizo que se sobrepasara el nivel de la pileta, lo que produjo filtraciones, por lo que ingresó agua y tierra a la red.
Orellano se refirió a la calidad del agua: "si se toma el agua en Punta de Agua, es la misma que venden en botella, porque la embotelladora está al lado de la toma del acueducto. Pero cuando llega a Santa Isabel, ya no es la misma. No sabemos si será por la red o por los materiales del acueducto. También es cierto que cuando llueve mucho, se llena de tierra".
Según explicó, el acueducto se limpia una vez al año, y ese trabajo se realiza entre abril y agosto. Durante el verano es imposible llevarlo a cabo, ya que es cuando mayor demanda se registra, y además tardan tres días en llenarse las cisternas en Santa Isabel.

 

Problema interno.
Orellano planteó además que existe un "problema interno". "La gente de la localidad no entiende que hay que cuidar el agua. En Santa Isabel hay unos tres mil habitantes, y por día se gasta agua como si tuviera 11 mil habitantes", explicó.
El edil agregó que al cabo de un año comenzarán a cobrar el agua. "Los medidores están colocados en un 70 por ciento del pueblo. Tengo entendido que en el presupuesto provincial está estipulado la ampliación de la red, por lo que se cubriría el 30 por ciento que falta, para poder comenzar a cobrar por este servicio", dijo.

 


' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?