Otro derrame de sangre mapuche

Redacción 23/11/2021 - 00.28.hs

Una nueva muerte de un joven mapuche se produjo este domingo en la zona cordillerana de la provincia de Río Negro. De acuerdo a los informes divulgados el hecho tuvo lugar en cercanías de El Bolsón, cuando dos hombres de civil armados ingresaron al predio de Cuesta del Ternero -en donde la comunidad mapuche Quemquemtrew mantiene un asentamiento en reclamo de la posesión de esos territorios- y dispararon sus armas matando a Elías Garay e hiriendo a Gonzalo Cabrera.

 

Lo más llamativo es que el área se encuentra cercada por retenes de la policía rionegrina desde hace dos meses cuando comenzó la protesta a través del asentamiento. Desde entonces se impide el paso a toda persona a pesar de los reclamos de las comunidades indígenas que piden acercar abrigo y alimentos a los que participan de la protesta.

 

En un principio se habló de una agresión policial aunque la versión fue desmentida por la gobernadora rionegrina. Pero lo cierto es que las patrullas de uniformados destacadas en el lugar no impidieron el ingreso de los agresores portando armas. Las autoridades del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas advirtieron que los policías que amurallan el lugar no cumplieron con su deber de proteger la vida de las personas que se encuentran realizando una protesta pacífica, y responsabilizó a la fuerza de seguridad por esa omisión. "Esos individuos pasaron por delante de las narices de los policías y no los vieron; no entendemos qué pasó".

 

En tanto el premio Nóbel, Adolofo Pérez Esquivel, del Servicio de Paz y Justicia (Serpaj), responsabilizó por el hecho a la gobernadora de Río Negro porque "se niega a dialogar y su opción es la represión". Expresó que el Serpaj, junto al CELS, la APDH, la Universidad del Comahue, el obispado de Bariloche y representantes de las iglesias evangélicas vienen reclamando sin ser escuchados "una mesa de diálogo para la solución de los conflictos sin violencia".

 

Este hecho ocurrió a cinco días de cumplirse el cuarto aniversario de la muerte de Rafael Nahuel durante un operativo de represión a cargo de la Prefectura, a orillas del Lago Mascardi. En esa oportunidad, el Ministerio de Seguridad a cargo de Patricia Bullrich había informado que el muchacho portaba armas de grueso calibre que disparaba contra los prefectos. Luego se demostraría la falsedad de esa información cuando se conoció que la bala que acabó con la vida del joven mapuche ingresó por la espalda cuando huía ante los disparos. Los trámites del juicio iniciado para determinar las responsabilidades del hecho vienen demorándose sin mostrar avances significativos.

 

"Los muertos siempre los ponemos nosotros", expresaron desde las comunidades indígenas de aquella región en donde la nunca resuelta situación de la posesión de la tierra viene acumulando reclamos y represión. La provincia de Río Negro es la que menos ha avanzado en otorgar a los pueblos originarios el derecho a habitar sus propias tierras. El pedido de una mesa de diálogo ha sido desoído por el gobierno de aquella provincia, esa negativa no hace más que acumular tensiones y multiplicar las protestas.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?