Inicio El Pais El Gobierno reconoció su fracaso

El Gobierno reconoció su fracaso

LACUNZA INSTO A UNA RENEGOCIACION VOLUNTARIA Y RAPIDA DE LA DEUDA

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, descartó el martes que el Gobierno esté analizando profundizar los controles de cambios instaurados hace poco más de un mes, al tiempo que anunció que en el tercer trimestre se sobrecumplió la meta fiscal acordada con el Fondo Monetario Internacional (FMI) teniendo un superávit primario de 0,1% del PBI (acumulado a septiembre) es decir unos $22.892 millones. Según mostró Lacunza, Argentina por primera vez desde el 2011 en 9 meses tuvo superávit primario (desde enero a septiembre del 2019).
Con motivo de presentar el resultado fiscal y la situación de la deuda del país el ministro aprovechó para contestar a algunas críticas de la oposición. En particular, se refirió al tema del nivel de endeudamiento que contrajo la administración Macri en relación al producto bruto interno. De acuerdo al Gobierno la relación de la deuda con el PBI se ubica en torno al 68% o el 70% de acuerdo a criterio se aplique para la medición. Mientras que tanto la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner como el candidato presidencial Alberto Fernández sostienen que la relación deuda /PBI supera el 100%.
La oposición también acusa al Gobierno de haber utilizado los fondos del préstamo del FMI para «financiar la fuga de capitales». En este sentido, Lacunza fue categórico: «Desde que se tomó la deuda con el Fondo Monetario ya ingresaron unos u$s45.000 millones de dólares y se usó para reducir deuda privada y del sector público», explicó el funcionario. Para luego enfatizar que «entre mayo y hasta la fecha la deuda neta bajo unos u$s10.000 millones». Lacunza de esta manera indicó que no hay tal ninguna relación entre el préstamo del FMI y la fuga de capitales.
En otro tramo de su alocución, el ministro de Hacienda exhortó a la dirigencia política a que no se demore el tema del perfilamiento de la deuda externa. «La estrategia de usar recursos propios es finita, no puede ser para siempre hay que contar con capacidad de crédito voluntario» en este contexto es que exhortó a que se lleve adelante «una renegociación voluntaria y rápida» porque insistió «no hay tiempo para perder».
Consideró que efectuar una renegociación hostil tendría un alto costo y por eso recomendó tener una «conversación sincera y voluntaria con los acreedores». Cabe recordar que ya se encuentra ingresado un proyecto de Ley de Reperfilamiento de la Deuda que hasta la fecha no tuvo tratamiento.
Respecto de las últimas medidas anunciadas en agosto, Lacunza dijo que el «el resultado primario fue deficitario en septiembre por $25.000 millones sobre agosto. En los primeros nueve meses del año, los ingresos crecen 12% más que los gastos», indicó.

Sobrecumplimiento.
El sobrecumplimiento de la meta fiscal acordada con el Fondo Monetario Internacional para el tercer trimestre del año es el argumento por el cual el Gobierno insiste que deberían recibirse los u$s5.400 millones. Pero el propio Lacunza eludió responder si el organismo multilateral va a elaborar el informe técnico paso previo para obtener la eventual autorización del Board para el desembolso. Sí ratificó que parte del equipo económico mantendrá reuniones técnicas esta semana con la misión.
Volviendo a las cuentas fiscales el Tesoro registró en septiembre pasado ingresos por $331.692 millones, con una suba de 45,7% respecto del mismo mes del año pasado, es decir por debajo de la inflación (ronda el 54%). Sin embargo, los recursos crecieron algo más de tres puntos que los gastos primarios. Estas erogaciones sumaron $357.060 millones, con un aumento de 42,5%. De esta forma, el resultado primario fue negativo en $25.368 millones.
Los que sí aumentaron en línea con la inflación fueron los intereses que paga el Estado, con un aumento de 54%, totalizaron $50.856 millones en septiembre. En consecuencia, el déficit financiero del mes pasado fue de $76.224 millones.
Con estos datos, Lacunza anunció que se sobrecumplió la meta de resultado fiscal comprometida con el FMI. Contemplando mayores gastos por planes sociales (unos $50.000 millones) y la flexibilidad también otorgada para gastos de capital, el Gobierno tenía como meta un desequilibrio no mayor de $2.483 millones. El saldo al noveno mes del año finalmente fue de $22.892 millones, es decir un cumplimiento con un exceso de $25.375 millones, equivalentes a 0,1% del PBI.
En cuanto a la situación de la deuda pública, bajó de u$s321.343 millones en mayo del año pasado a u$s310.800 millones en la actualidad. Al respecto, puntualizó que en ese período se pagaron u$s38.000 millones se servicios con los desembolsos del FMI. Esto significó -remarcó- un ahorro neto de intereses de u$s2.200 millones y un total estimado para la vida del préstamo de u$s10.400 millones. (Ambito.com)