La CGT despertó y anunció una marcha

SALVAJE REPRESION EN PEPSICO Y POLITICAS LABORALES DEL GOBIERNO. SERA EL 22 DE AGOSTO

Fiel al estilo que viene practicando desde que asumió Mauricio Macri, con largas horas de demora luego de la feroz represión estatal contra los obreros de Pepsico, la Confederación General del Trabajo (CGT) anunció que realizará una movilización el 22 de agosto.
Si bien llamó la atención en organizaciones sociales y los propios trabajadores de Pepsico el tiempo que falta para la marcha en protesta por algo que pasó hace unas horas, la convocatoria cegetista fue presionada por todos los sectores, sobre todo aquellos que estuvieron junto a los 600 despedidos en su plantón frente a las fuerzas represivas.

Acuña.
Sin embargo, uno de los triunviros, Carlos Acuña, hizo responsable “al Poder Ejecutivo de que haya una desgracia en el país”, además, señaló que “si no arreglan esta situación vamos de mal en peor”.
Acuña se refirió también a la “desprotección” que existe en Argentina “con respecto al trabajo”. También remarcó la “prudencia” (sic) que tuvo la CGT desde que asumió Cambiemos.
El gremialista también anunció que se tomará dos semanas para elaborar “un documento crítico” sobre la marcha del país. En ese sentido, dijo que lo emitirán el 28 de este mes.

Schmid.
Más adelante, Schmid aseguró que la CGT había transmitido al Gobierno (al ministro de Trabajo, Jorge Triaca) “toda nuestra preocupación por esta situación, cercana a la tragedia, que se podría haber evitado”. “El diálogo está fracasando”, agregó el titular de Dragado y Balizamiento, quien reclamó el pronunciamiento de todo el espectro político e hizo responsable al Gobierno nacional de una eventual “escalada de violencia”.

Daer.
Héctor Daer, por su parte, pidió la pronta normalización de los sindicatos intervenidos, solicitó que “lo que tengan que preguntar que lo hagan civilizadamente”, sin aclarar si se refería a la Justicia o al Poder Ejecutivo, y denunció “el intento de desregular los derechos de los trabajadores y socavar la representación de los dirigentes”.

“Duele y lastima”.
El secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación, Rodolfo Daer, repudió ayer el desalojo al señalar que “la represión duele y lastima” y afirmo que “esto tiene que ver con la política económica”.
“Uno habla con profundo dolor porque la represión duele y lastima”, señaló el líder gremial en declaraciones a Radio Rivadavia y, en referencia a los despidos en esa planta y al desalojo de este jueves, afirmó: “Esto tiene que ver con la política económica” del Gobierno.
En este sentido, explicó que “mientras había consumo, las dos plantas, la de Mar del Plata y la de Florida (Vicente López) funcionaban a full” y agregó: “La caída del consumo (y no estoy justificando) es lo que decide el cierre del establecimiento. Entre las dos plantas, se quedaron con la más nueva, que es la de Mar del Plata”.

Manifestaciones confluyeron en Plaza de Mayo.
Después de que la bonaerense reprimiera a los empleados que defendían sus puestos de trabajo, integrantes de organizaciones sociales, políticos y periodistas; sindicatos, partidos y colectivos se solidarizaron con las víctimas y convocaron distintas movilizaciones en la Ciudad de Buenos Aires y en la Provincia.
“Somos más de 600 familias que quedamos en la calle de un día para el otro, el 70 por ciento son mujeres, madres, sostenes de familia”, lamentó Luis Medina, delegado de Pepsico, en la Plaza de Mayo y aseguró que “el objetivo es avasallar los derechos de los trabajadores y están las condiciones dadas desde el Ministerio de Trabajo y de la burocracia sindical”.
Medina habló desde el centro de la Plaza de Mayo, durante la habitual ronda de los jueves que realizan la Asociación Madres de Plaza de Mayo y las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. Ambas organizaciones convocaron a la ronda en nombre de la lucha de los trabajadores de Pepsico.
Entre gritos de “¡Paro general!”, la titular de la Asociación de Madres, Hebe de Bonafini, tomó la palabra para pedir “perdón por todos los que no fueron” y aseguró: “Estoy enojada con los dirigentes, con algunos no con todos, porque algunos estuvieron. Hubiese sido distinto si habrían estado muchos diputados, muchos senadores, muchos dirigentes, muchos trabajadores”. “No importa de qué partido sean, lo importante son las mujeres y hombres que están perdiendo el trabajo”.

Marchas.
En una marcha que había sido convocada con anterioridad a los hechos de esta mañana, manifestantes de ATE Capital, los metrodelegados del subte y los sindicatos docentes nucleados en UTE-Ctera se movilizaron ayer con una marcha que se dirigía del Obelisco a Diagonal Norte y Florida, con varios reclamos entre los que incluyeron, ahora, el repudio a la represión en Pepsico. “La Justicia actuó de forma cómplice con la patronal ordenando su desalojo con un operativo desmesurado y por demás violento, pegando y gaseando a cualquiera que estuviera ahí”, destacaron particularmente los integrantes de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtsyp) en un comunicado.
En tanto, trabajadores tercerizados del Ferrocarril Sarmiento levantaron pasado el mediodía el corte de vías que mantenían a la altura de la estación Haedo, en reclamo por la reincorporación de 80 empleados cesanteados y en solidaridad con los despedidos de Pepsico.

Mentasty, en la mira.
El bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria-PJ reclamó ayer al vicegobernador bonaerense, Daniel Salvador, y al procurador General provincial, Julio Conte-Grand, que investiguen el accionar de la jueza Andrea Rodríguez Mentasty, quien autorizó el desalojo de la planta de Pepsico.
La solicitud se tramitó mediante el envío de una nota, que también fue remitida al presidente de la Cámara de Diputados bonaerense, Manuel Mosca, y a la presidenta de la Suprema Corte provincial, Hilda Kogan.
Los legisladores kirchneristas responsabilizaron a la jueza por haber generado las condiciones para la “brutal represión a trabajadoras y trabajadores que defendían sus puestos de trabajo” en la planta de PepsiCo Florida, cuyo cierre generó alrededor de 600 despidos.
Precisaron, en este sentido, que Mentasty no accedió a los “reiterados llamados de los suscriptos para poder aportar a una solución pacífica del conflicto”.
También cargaron contra el presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal, a los que acusaron de haber “impulsado la orden de desalojo” dispuesta por la jueza y de dar lugar al acuerdo preventivo de crisis “que dejó en la calle a cientos de trabajadores”.
El pedido a las autoridades provinciales lleva la firma de los diputados nacionales María Teresa García, Juliana Di Tullio, Eduardo “Wado” De Pedro, Andrés Larroque, Carlos Castagneto, Edgardo Depetri, Diana Conti, Rodolfo Tailhade, Francisco Furlan, Adrián Grana, María Fernanda Raverta, Carlos Kunkel, Mayra Mendoza, Rodrigo Rodríguez, María Isabel Guerin, Luis Cigogna, Carlos Julio Moreno y Gustavo Arrieta. (NA)

Un plan de protesta.
Trabajadores despedidos de la planta de Pepsico Florida realizarán hoy una conferencia de prensa para denunciar el accionar policial durante el desalojo de la planta y anunciarán el “plan de protesta” que llevarán adelante en los próximos días.
La ronda de prensa tendrá lugar en la sala 2 del anexo A de la Cámara baja a las 12.30 y los trabajadores de la planta (cuyo cierre generó alrededor de 600 despidos) estarán acompañados por diputados de izquierda y de otros bloques de la oposición.
A través de un comunicado, la comisión interna adelantó que durante el contacto con los medios darán cuenta de “todas las gestiones y pedidos que se realizaron frente a la Justicia y el Ministerio de Trabajo”, los cuales -según sostuvieron- “fueron desoídos durante semanas y desembocaron en la brutal represión de este jueves (ayer)”.
Además apuntaron contra el fiscal Gastón Larramendi y la jueza Andrea Rodríguez Menstasty, a quienes cuestionaron por “imponer un desalojo con un argumento insólito” de que éste tenía que desarrollarse “de noche, con el supuesto fin de evitar que los trabajadores generen contaminación”.
“Es la primera vez que se conoce un hecho así: un fiscal que usa la represión violenta contra obreros y obreras para supuestamente defenderlos, de una contaminación que habría generado la propia empresa. Por otro lado, esto no los llevó a hacer ninguna denuncia contra los directivos, sino movilizar a cientos de efectivos contra los trabajadores”, lamentaron.
A su vez, cargaron contra la empresa por haber provocado un “lock out defensivo” antes de la apertura del propio Procedimiento Preventivo de Crisis que establece la ley.
“Por eso la represión se basó en la ilegalidad más abierta mientras que funcionarios, la jueza y el Fiscal permitían que la empresa se manejara con total impunidad”, remataron. (NA)