En un acuerdo provisorio la bajada de bandera para el servicio de taxis será de $3

"No nos vamos contentos. Es un arreglo provisorio", con esta respuesta lacónica, Carlos D’Onofrio, secretario de la Cámara de Propietarios de Taxis y Radios (Catarata), se refirió al acuerdo alcanzado anoche con las autoridades municipales, respecto al nuevo valor de la bajada de bandera que será de tres pesos y que podría aplicarse partir de mañana, según las palabras del secretario de Catarata. El arreglo regirá por 60 días.
Desde el municipio, el jefe comunal Francisco Torroba, en declaraciones a La Arena, resaltó la decisión de enviar un nuevo proyecto de ordenanza para la regulación del servicio de taxis y que será tratado en la sesión extraordinaria del 9 de enero. "Uno de los puntos destacables de la nueva normativa será la de desenganchar la tarifa comparativa con la ciudad de Buenos Aires. Vamos a elaborar una fórmula polinómica con los costos para Santa Rosa y en la misma vamos a darle participación a los empresarios, choferes, representantes de Defensa al Consumidor, autoridades del Ejecutivo y del Legislativo", agregó el intendente.

Rentable.
Para Carlos D’Onofrio, el acuerdo alcanzado significa una pequeña rentabilidad, aunque desde la Catarata aspiran a que el valor de bajada de bandera llegue a los $3,80. El empresario insistió en que esa es una tarifa adecuada para que el negocio sea rentable. "Creo que vamos a avanzar en otras cifras, con las autoridades mantenemos un buen diálogo y en la nueva fórmula vamos a demostrar lo que pedimos", argumentó D’Onofrio, quien se mostró contrario a la idea de desregular la matrícula de los taxis.
En tanto, el jefe comunal insistió en abrir el debate a la comunidad para discutir el servicio que hoy se presta. "Tenemos quejas de los vecinos porque faltan taxis cuando llueve o en algunos horarios. Queremos saber con cuántos coches está cubierta la ciudad, a los efectos de mejorar la prestación", resumió Francisco Torroba.
En la reunión, que duró aproximadamente una hora y media, estuvieron presentes además de Torroba, secretarios municipales y concejales, así como empresarios de la Catarata.