“Más de 120 cirugías sin mortalidad”

INTERVENCIONES CARDIOVASCULARES INFANTILES DE ALTA COMPLEJIDAD

Ayer se realizaron, en el hospital Lucio Molas, dos cirugías cardiovasculares infantiles de alta complejidad, en el marco de un programa que apunta a la práctica de este tipo de cirugías en la provincia. “Muchas intervenciones fueron de alta complejidad y con excelentes resultados”, detalló el profesional Mario Kohan.
La información fue suministrada por el Jefe del departamento médico, Mario Kohan; la directora asociada de Gestión Sanitaria, Susana Pérez y la jefa de la División de Pediatría, Ana Cecilia Sabatini. Las cirugías, ambas de alta complejidad, pusieron de manifiesto el profesionalismo y el compromiso de los equipos de salud del sistema público provincial.
Hasta el momento, y con más de 120 operaciones, no existen registros de mortalidad. Lo confirmó Kohan cuando explicó que el proyecto apunta a la realización de cirugías de baja y alta complejidad y que tuvo su inicio en el transcurso de su jefatura en el Servicio de Cardiología en el Molas. “Hoy estoy en representación de los doctores Vallejos y Rossi, que justamente, como están operando y en plena actividad, yo soy el que está contando esta novedad en su reemplazo”, aclaró.

Iniciativa.
El programa inició a partir de la atención de patologías cardiovasculares congénitas de baja complejidad. El médico aseguró que “podemos decir que desde su puesta en marcha hemos realizado más de 120 operaciones, y hasta el momento no presenta registro alguno de mortalidad”.
“Muchas intervenciones fueron de alta complejidad y con excelentes resultados. El grupo de trabajo es muy bueno y trabaja no solo en la complejidad anatómica, sino en la complejidad clínica, con riesgo de muerte, y se han resuelto satisfactoriamente siempre”, especificó Kohan.
Señaló que también se han realizado operaciones de este tipo en General Pico, lo que demuestra no solo el éxito de la iniciativa, sino la categoría y el compromiso de los profesionales y trabajadores de salud pública. “Creo que para lograr esto, que empezó hace entre cinco y ocho años atrás, hubo un gran compromiso de todo el grupo de trabajo desde que el paciente ingresa hasta el post operatorio; hablo de profesionales y trabajadores de distintas especialidades, que deben ser alrededor de 20 personas o más”, manifestó.

Cerebro.
El profesional celebró “la apertura mental de los profesionales y trabajadores de salud que se sumaron al esfuerzo”, y el gran compromiso que “permitió el cambio de una institución como el Molas. El cerebro cambia una sociedad y una institución; hay gente muy valiosa y con mucha vocación”.
Agregó que “las dificultades que puede tener el hospital son las dificultades que tienen todos los hospitales del país en un contexto nacional, pero acá se lucha y se trabaja”, consideró. Por su parte, Sabatini resaltó el trabajo del equipo médico local y expresó su beneplácito por contar con la posibilidad de sumar en esta oportunidad “a un cardiocirujano pampeano, formado en el Hospital Garraham, el doctor Cornelys, que vino con su equipo”.

Capacitación.
El personal del servicio de Terapia Pediátrica del nosocomio local participa activamente de capacitaciones en la Unidad 35 del Garraham.”Es grande el orgullo de contar con los médicos y profesionales de enfermería que tenemos en este hospital para hacer la recuperación cardiovascular; los niños ingresan por pediatría, van al quirófano y vuelven a la terapia intensiva donde el equipo se queda, por eventuales posibilidad de nuevas intervenciones, lo cual es muy importante”, sostuvo la profesional.
Los beneficios de la posibilidad de realizar este tipo de cirugías no solo radica en evitar el desarraigo familiar que implica un traslado a Buenos Aires, “sino en la posibilidad de realizar la cirugía precozmente, ya que el Garraham tiene demoras importantes en los turnos porque está abarrotado de pedidos de todo el país”.
Destacó “que nosotros podamos operar a nuestros niños en La Pampa es muy importante porque se intervienen antes. Esto mejora de manera notable su calidad de vida, cuando el corazón empieza a funcionar bien todo cambia en un organismo”, concluyó.

Compartir