Viernes 09 de diciembre 2022

El bailarín

Redaccion Avances 22/11/2022 - 13.00.hs

En esta entrega de La Maga, compartimos con ustedes un cuento de Olga Reinoso, nacida en Buenos Aires pero pampeana por adopción desde 1988 cuando se radicó en General Pico. “El bailarín” pertenece al libro Crímenes impunes y otras maldades.

 

Gisela Colombo *

 

Olga Liliana Reinoso nació en Buenos Aires en 1951 y desde 1988 vive en General Pico. Fue docente de Lengua y publicó Estar con vos (1982) y Palabra de mujer (1991). Su libro A quemarropa fue Premio Fondo Editorial Pampeano 1998. Nunca sabré por qué (2017), y Palabra herida (2018) preceden la publicación de Convicta (2021) que, junto con Oliver y los jazmines, fueron presentados en la última Feria Provincial del Libro. En narrativa publicó Cuentos con descuento y Crímenes impunes y otras maldades y una serie de ensayos y artículos sobre educación.

 

El bailarín.

 

Lo había visto jugar en el potrero desde que era una pulga. Vivía a unas cuadras de mi casa, en un barrio incipiente hecho a fuerza de pulmón con los retazos que juntaban los viejos en los atardeceres cómplices. Parecía un carbón encendido cuando los ojos pícaros se iluminaban al patear la pelota. Yo nunca entendí nada de fútbol. Ni me importaba. Pero verlo era una fiesta. Parecía danzar una coreografía de Julio Bocca cuando se deslizaba por el baldío lleno de rosetas. Tiempo después, me mudé más cerca del centro de General Pico, y me olvidé del bailarín futbolero. Para colmo, ni sabía su nombre. Dos días antes de la muerte de mi viejo, fanático de River, me dieron la titularidad en la Escuela Nº 111, esa que tanto me recordaba a la primaria en mi pequeño pueblo. Aunque reconozco que la docencia no fue mi verdadera vocación, siempre le puse garra y pasión. Como el bailarín en la cancha, como mi viejo gritándole a Francéscoli o a Fillol. Es que el hecho de trabajar con pibes era un milagro cotidiano. Yo era el maestro de Lengua, ratón de biblioteca, típico patadura que sólo podía hablar de fútbol leyendo cuentos de grandes autores como Soriano, Fontanarrosa o Galeano. Eso sí, esos cuentos eran infalibles. Emocionaban por igual a los varones y a las chicas. Así que yo acudía seguido a su maravillosa herramienta para acallar las hordas, y meterlas de a poco en la literatura, tras la ilusión de perseguir una pelota. Una mañana soleada de principios de octubre, mientras disfrutaba de una hora libre tomándome unos mates, se me dio por observar a mis alumnos que jugaban al fútbol con el profesor de Educación Física. De pronto, algo me resultó familiar. Esas gambetas, ese malabarismo de piernas y pelota, la escabullida entre los adversarios, el tiro mortal al arco contrario, no podían ser imitaciones. Eran una pieza única de orfebrería canchera. Había crecido mucho, pero al acercarme, reconocí las brasas en sus ojos. De puro porfiado, le pregunté dónde vivía. Y él, riéndose, me dijo: - A seis cuadras de su casa de antes, profe. Era él, nomás. Así que Jonathan Flores era el contorsionista del baldío. Me alegró reencontrarlo entre mis alumnos. A los pocos días descubrí que lo llamaban el “Mara”.

 

-¿Mara? - dije - ¿La liebre patagónica? ¿Por el departamento Maracó? - Profe, usted lee mucho, pero de fútbol no sabe nada. Le decimos Mara por el Diego. ¿No vio cómo juega? Sí, claro que lo había visto y también me había conmovido. Pero una cosa eran la cancha, los penales, la pelota. En el aula, el asunto se complicaba. No sólo porque los números y las letras se enredaban en su cabecita, sino por las zapatillas sin marca, el pantalón emparchado y, muchas veces, la ausencia de jabón. Justo había caído en un curso de “niños bien” a los que les gustaban más el rugby o el básquet, porque el fútbol era villero. Yo sentía que tenía que hacer algo, pero no le encontraba la vuelta. Hasta que tuve una idea y sin dar demasiados detalles, los organicé en grupos. Nicolás, un fanático de Mozart, se plantó con sus catorce años y me dijo: - Profe, yo no voy a hacer grupo con el Mara Flores. - ¿Por qué? - Porque es un negro de mierda que ni se baña, es un burro y la madre es una… - ¡Nicolás! No podés ser tan prejuicioso y discriminador. A la gente, primero hay que conocerla. Todos tenemos algo bueno para brindar. Tenés todo el fin de semana para reflexionar, porque el lunes comienza el trabajo. El padre de Nicolás era un colega, así que le sugerí que hablara con él. El lunes, Nicolás llegó con trompa y, sin mediar palabra, se sentó con el Mara. Les expliqué el trabajo. Era un pequeño certamen urdido “ad hoc”: tenían que escribir un poema sobre fútbol que luego, en un acto público, en el centro cultural, cada grupo expondría a elección: podrían recitarlo, ilustrarlo, musicalizarlo o dramatizarlo. Para mi sorpresa, el día de la muestra, Nicolás leyó el poema mientras el Mara hipnotizaba a los presentes con sus proezas. Ganaron por ovación. Y como premio, hicieron un viaje a las Sierras de Lihuel Calel, en el suroeste pampeano. La sierra de la vida. Allí, entre fantasmas mapuches y flores silvestres con perfume a leyenda, ocurrió un milagro. Ya de regreso, Nicolás me paró en la galería para decirme: - Tenía razón, profe. A la gente hay que conocerla. El Mara es lo más. En diciembre de ese año les entregué el diploma de la terminación de la EGB. Al Mara lo seguí viendo hasta que logró aprobar el tendal de materias que no lo dejaban gambetear libremente. Después supe que vinieron de un club de la Capital a probarlo y se lo llevaron enseguida. Al principio jugó en tercera, pero no tardó mucho en pasar a la primera división. Y yo, contra todas mis costumbres, comencé a mirar partidos por televisión, solamente por el gusto que me daba ver al Mara. Pasaron los años y llegó mi jubilación, pero para no perder los hábitos, me uní a la Comisión de Apoyo de la Biblioteca Popular, tanto como para insistir en las bondades de la lectura. Una tarde, cuando me retiraba, alguien me llamó al cruzar la avenida. - Profe, profe Julián. Me di vuelta y el resplandor de esa mirada me encandiló. Pasado el sobresalto, divisé, aferrada a la mano morena del Mara, a una joven mujer hermosa. - Profe, le presento a Lucía, mi novia. Estamos esperando un hijo y vine a invitarlo para el casorio. No sabe cómo patea el pendejito, seguro va a ser goleador. - ¿Y si es chancleta? - También; ahora las mujeres se animan a todo. Reímos mientras me daba la participación y los detalles. Al despedirnos, como por casualidad, me regaló este premio: - ¡Ah! ¿Sabe quién me sale de padrino? El Nicolás. Se acuerda ¿no? Cómo no me iba a acordar. Giré rápidamente para no hacer un papelón. Porque yo, Julián Aguirre, el profesor adusto, me iba a largar a llorar. Y lloré. De alegría lloré.

 

(Del libro Crímenes impunes y otras maldades. Olga Liliana Reinoso. Ed. La hora del cuento, Río Cuarto, Córdoba, 2021.)

 

* Compiladora

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?