Lunes 15 de agosto 2022

El pampeano que guardará su obra por mil años en el Polo Norte

Redacción 05/08/2022 - 08.33.hs

El proyecto internacional Global Music Vault almacenará música en una bóveda subterránea en Svalbard, región situada entre el Polo Norte y Noruega, con el objetivo de preservarlo durante los próximos mil años. Entre las obras elegidas, hay dos de la Orquesta de Instrumentos Autóctonos y Nuevas Tecnologías (Oiant) de la Universidad Nacional de Tres de Febrero, "Harawi Ritual", del Director de la Orquesta Alejandro Iglesias Rossi, y "Qhapaqkunap", del integrante de la Orquesta y docente Juan Pablo Nicoletti, siendo estas dos obras la única representación de la música de nuestro continente.

 

Juan Pablo Nicoletti es un pampeano nacido en Buenos Aires. "Mi sangre es cien por ciento pampeana, mis padres fueron dos personas muy importantes en el mundo académico de Latinoamérica y ambos nacieron en La Pampa. Mi papá, Víctor René Nicoletti, era de Quehué y mi mamá Gloria Edel Mendicoa, era de General Pico", explicó.

 

En el mes de julio, Nicoletti e Iglesias Rossi, estuvieron invitados en el programa La Pampa va, que se emite los domingos a la mañana por Radio Noticias. Allí, Juan Pablo contó que sus padres fallecieron el año pasado, producto de la pandemia de Covid19. "Mi padre fue rector en distintas universidades del país, fue unos de los fundadores de la Universidad Nacional de la Matanza, así como de la Coneau (Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria), y madre fue una gran investigadora en todo el Mercosur, ambos han sido muy reconocidos", relató.

 

En La Pampa va, los músicos y docentes destacaron el trabajo de la Oiant "que pasa por la recuperación de patrimonio cultural y espiritual, de la ancestralidad de la música, con un impacto en el contexto académico y artístico".

 

Reconocimiento.

 

Nicoletti le dijo a LA ARENA que "las dos obras fueron seleccionadas por el Consejo Internacional de la Música de la Unesco, quienes forman parte de la organización está seleccionando músicas de todo el mundo para ser resguardadas en el Ártico".

 

"El maestro Iglesias Rossi, es la única persona que ha recibido los dos premios más emblemáticos que hay en la música, organizados justamente por el Consejo Internacional de la Música, por lo que su música fue seleccionada. En mi caso, recibí la Medalla Picasso Miró de la Unesco, por la cual el Consejo me encargó una obra para orquesta sinfónica, que es ésta - Qhapaqkunap- y por eso formará parte de estas músicas", explicó Nicoletti.

 

Alegría y responsabilidad.

 

El músico describió la situación como una "inmensa alegría, pero a la vez una gran responsabilidad", y señaló que el reconocimiento es sin dudas "una muestra del gran peso que tiene el trabajo de Iglesias Rossi en la música regional y mundial, y su propia trayectoria relacionada a su obra y al nuevo paradigma que plantea a nivel musical, como para que uno de sus estudiantes, como es mi caso, también llegue estar en esta selección".

 

"Es consecuencia de mis estudios con el maestro, y de haber compuesto la obra bajo su tutela, en el marco de la Universidad Pública Argentina, la Universidad Nacional de Tres de Febrero. Fundamentalmente el hecho de que estas músicas, y estos instrumentos que recupera la Oiant, que representan medio milenio de cultura soterrada, tengan este reconocimiento y este lugar a nivel mundial, es de un valor inestimable. Refuerza también el valor del compromiso que conlleva representar a estas culturas con nuestras obras", aseguró.

 

Para la posteridad.

 

La selecta nómina de obras musicales que quedarán almacenadas para la posteridad se vale de una tecnología promovida por Microsoft que consiste en un conjunto de innovaciones concentradas bajo la denominación Proyecto Sílica, iniciativa que emplea el cuarzo como punto de partida para garantizar el almacenamiento.

 

Todas las grabaciones que se conocen actualmente necesitan de un soporte físico que, con el correr del tiempo, se deteriora y resulta complicado preservar. Dado que los discos duros empiezan a mostrar daños transcurridos los primeros cinco años de vida y los CD´S comienzan a degradarse a los 15 años.

 

El programa Global Music Vault cuenta con el soporte tecnológico de Microsoft, que pensó de qué forma podría resguardar las obras sonoras y encontró una solución en el interior de una montaña congelada de Noruega. Más concretamente, en el archipiélago de Svalbard, cerca del Polo Norte. La capa congelada que alfombra su suelo de forma constante, más conocida como permafrost, resulta ideal para el propósito de conservación.

 

Todo tipo de desastres.

 

Además la construcción de la bóveda se ideó para soportar todo tipo de desastres, tanto los naturales como los provocados por el ser humano. Allí, el presidente del Consejo Internacional de la Música, Afons Karabuda dijo que este espacio es el ideal para "proteger el futuro de la música al guardar los archivos fundamentales del pasado".

 

La región de Svalbard es un lugar ideal para Global Music Vault gracias a su clima frío y seco. Esta es la razón por la que el grupo de islas ya alberga tanto el Arctic World Vault, que almacena artefactos históricos y culturales y datos de todo el mundo, como el Global Seed Vault, una 'copia de seguridad' física para proteger la diversidad de cultivos del planeta. El área está clasificada como desmilitarizada, por lo que, en principio, no puede estar involucrada en conflictos bélicos.

 

Investigación y composición.

 

La Orquesta de Instrumentos Autóctonos y Nuevas Tecnologías se fundó en 2004 en la Universidad Nacional de Tres de Febrero de la mano de Alejandro Iglesias Rossi y Susana Ferreres, el director y la vicedirectora de la Maestría en Creación Musical, Nuevas Tecnologías y Artes Tradicionales. Se trata de una propuesta interdisciplinaria que atraviesa tanto la investigación y composición musical como el mundo de la luthería y el de la creación de máscaras. Del proyecto participan docentes y alumnos de la mencionada Maestría y de las licenciaturas en Artes Electrónicas y en Música Autóctona, Clásica y Popular de América, los que, durante sus performances, intervienen en vivo sonoridades ancestrales mediante el empleo de tecnologías electrónicas. Así la propuesta comprende desde música popular de América hasta música electroacústica contemporánea.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?