Martes 07 de febrero 2023

Siete días de "detención preliminar" para Castillo

Redacción 09/12/2022 - 00.50.hs

El ex presidente de Perú Pedro Castillo permanecerá detenido en forma "preliminar" hasta el martes próximo mientras se lo investiga por el delito de rebelión, informó ayer el Poder Judicial.

 

El juez Juan Carlos Checkley, a cargo del Juzgado Supremo de Investigación Preparatoria, "dispone siete días de detención preliminar contra el ex presidente Pedro Castillo, investigado por el delito de rebelión (alternativamente conspiración)", reportó el Poder Judicial ayer por la tarde en Twitter.

 

La resolución del magistrado especifica que el plazo de detención judicial rige desde el miércoles, cuando Castillo fue arrestado, hasta el martes próximo, según la agencia estatal de noticias Andina.

 

Checkley adoptó esa resolución al cabo de una audiencia en la que escuchó al fiscal adjunto supremo Marco Huaman y al ex ministro Aníbal Torres, defensor de Castillo.

 

Mientras tanto, el ex mandatario permanece alojado desde el miércoles en la cárcel especial que funciona en la sede de la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes) de la Policía Nacional, donde cumple su condena el ex presidente Alberto Fujimori.

 

Allí le tomó declaración la fiscal de la Nación, Patricia Benavides, quien acudió acompañada por Huamán y por la fiscal superior Karina Quineche.

 

Más temprano, la Fiscalía informó que recabó imágenes de las cámaras de seguridad del Palacio de Gobierno en busca de pruebas contra Castillo. El trámite es parte de procedimientos que incluyeron desde el miércoles operativos simultáneos en el Palacio de Gobierno, la Presidencia del Consejo de Ministros y varios ministerios.

 

Congreso.

 

La investigación se basa en la sospecha de que el ex presidente actuó contra los poderes del Estado y el orden constitucional en Perú al disolver el miércoles el Congreso y anunciar un gobierno de excepción con suspensión de garantías constitucionales.

 

La Corte Suprema, el Tribunal Constitucional y el defensor del Pueblo dijeron que la decisión equivalía a un "golpe de estado" de Castillo.

 

Las Fuerzas Armadas y la Policía no apoyaron al presidente, y el Congreso lo destituyó al aprobar una moción de vacancia cuyo tratamiento y votación ya estaban previstos desde antes y que Castillo al parecer buscó impedir con la disolución del Legislativo.

 

Asilo.

 

Por su parte, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, confirmó ayer que Castillo había pedido asilo a su país antes de ser detenido, y aseguró que esperará unos días para reconocer a la nueva jefa de Estado, Dina Boluarte.

 

López Obrador dijo que Castillo se contactó con la embajada mexicana en Lima, donde tenía previsto asilarse, pero fue interceptado antes de llegar al lugar. "Seguramente ya tenían intervenido su teléfono", señaló el mandatario mexicano, que relató que "lo detuvieron de inmediato".

 

"Al poco tiempo tomaron la Embajada con policías y también con ciudadanos", dijo López Obrador en su conferencia de prensa diaria, en la que aseguró que le pidió al ministro de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, que hablara con el embajador mexicano en Perú, Pablo Monroy, para que le abrieran la puerta.

 

Golpe blando.

 

El presidente mexicano demandó a las autoridades peruanas que "respeten los derechos humanos de Castillo" y "se proteja a su familia", informó la agencia Europa Press. El gobernante manifestó que Castillo fue víctima de un "golpe blando" en el que, a su juicio, participaron medios de comunicación y las "élites económicas y políticas" peruanas.

 

"Es importante recoger la lección, porque esto se está aplicando en distintas partes, son golpes blandos, ya no es la intervención militar, es ir con el control de los medios de información que manejan los oligarcas de los países", manifestó.

 

A la vez, López Obrador dijo que su Gobierno esperará algunos días antes de reconocer a Boluarte, quien ocupaba la vicepresidencia y asumió como mandataria la víspera tras la destitución de Castillo.

 

Elecciones.

 

Por último, la presidenta de Perú, Dina Boluarte, descartó ayer la posibilidad de adelantar las elecciones en ese país suramericano, donde la víspera el Congreso aprobó la vacancia al anterior mandatario.

 

En un breve intercambio con los medios, Boluarte expresó que asumió el mandato presidencial para componer los asuntos más urgentes de la nación.

 

Descartó la posibilidad de adelantar elecciones y señaló que más adelante, en diálogo con las organizaciones, se examinará qué pasos dar para reorientar el país. Reconoció que Perú atraviesa un periodo de inestabilidad política, marcado por el paso de seis mandatarios en los últimos seis años. (Télam/TelesurTV)

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?