Martes 23 de abril 2024

Con el mejor calce

Redacción 08/07/2023 - 00.14.hs

María Elena Romero y Daniela Belastín se asociaron para llevar adelante “Saona lencería”, un negocio de venta minorista y mayorista que llega a toda la provincia y a distritos vecinos. Ofrecen marcas nacionales con los mejores precios y atención.

 

Una madre y su hija se toman todo el tiempo para mirar, evaluar y elegir. Una mujer también mira por los distintos estantes y pregunta mientras una joven se estaciona en un rincón y observa los distintos modelos de su talle. Un hombre mayor pregunta por medias y en un lapso de unos pocos minutos tres distribuidores o proveedores entran raudamente, dejan los encargos y siguen su camino. Es la hora de la siesta santarroseña de un día de mitad de semana pero en “Saona lencería” la actividad está al máximo, con Daniela y ‘Mery’ al mando de un negocio que tiene soluciones para todas las demandas.

 

“Este negocio ya funcionaba antes pero con otros dueños y Mery tenía su parte. Cuando nos conocimos fuimos hablando sobre la posibilidad de trabajar juntas y finalmente nos asociamos. Yo le compré la parte a los anteriores propietarios y en abril de 2021 quedamos las dos a cargo de Saona”, resume Daniela Belastín, una santarroseña de 33 años que hasta convertirse en emprendedora se dedicaba a trabajar como docente de grado en el nivel primario.

 

“Soy de Merlo, San Luis, y viví mucho tiempo en Córdoba. Me vine a Santa Rosa y acá conocí a mi exsocio que cuando se fue entró Dani pero el negocio ya estaba desde antes. Primero estuvimos en la avenida San Martín, después en Yrigoyen y cuando nosotras nos asociamos nos vinimos a este local que es mucho más grande y cómodo”, destaca María Elena Romero (39) sobre el local ubicado en pleno centro de Santa Rosa, en la calle Coronel Gil 586 (el número de WhatsApp es 2954 – 312902).

 

“Saona” tiene venta minorista, al público, pero sobre todo un gran circuito de venta mayorista. “En la provincia llegamos a lugares como Puelches, Cuchillo Có, Gobernador Duval, y también estamos en Macachín, en Rancul, en Victorica, en General Pico, en Intendente Alvear. Y salimos a Neuquén, Río Negro, Mendoza y hasta Santa Cruz. Estamos en un lugar central del país, somos la puerta de la Patagonia y sobre eso fuimos trabajando mucho con los proveedores de Buenos Aires que nos fueron conociendo y a partir de ahí se estableció un vínculo muy positivo”, señala ‘Mery’.

 

El emprendimiento tienen una metodología para quienes se interesan en trabajar en la red mayorista. “La gente puede hacer una inversión inicial de 25 mil pesos y así se suma a las revendedoras con el acceso a todo el catálogo y al WhatsApp de todos los clientes, es una forma de darle seriedad y responsabilidad al trabajo porque eso es una prioridad para nosotras”, explica Daniela acerca de la manera en la cual articulan su negocio puertas hacia afuera.

 

Nacionales.

 

En “Saona” se consiguen marcas nacionales de lencería femenina como Natubel, Andressa, Alice, Marcela Koury y Avril Kaury. Trabajan con toda la línea de medias de marca Floyd, distintas marcas de slips y boxer masculinos además de piyamas y productos de blanquería como cortinas. También venden productos para niños y niñas.

 

“Trabajamos todas las líneas nacionales como las primeras marcas, no tenemos importadas. Los precios son muy buenos, al nivel de los de Buenos Aires, y eso nos distingue. Además hay para todas las edades y todos los talles, por eso la gente que entra es muy variada”, indican las socias mientras reciben a clientas que buscan una venta minorista y que tienen la chance de pagar con las promociones de las tarjetas de crédito del Banco de La Pampa.

 

El local de la calle Coronel Gil abre de lunes a sábado. En la semana hacen horario corrido, hasta las 16, una modalidad que según las socias “es muy bien recibida por la clientela”.

 

“El horario está genial porque muchas chicas que tienen show room vienen tranquilas a comprar, se toman el tiempo y pueden elegir sin apuro. Además en el horario de la siesta es más fácil estacionar en el centro entonces todo se hace más cómodo y conveniente”, apunta ‘Mery’.

 

“Por suerte tenemos muchísima demanda y por eso necesitamos un stock bien grande de mercadería, los proveedores siempre nos bancaron. Cuando arrancamos, que todavía se estaba saliendo de la pandemia, se portaron re bien con nosotras y varios de ellos vinieron a conocer nuestro local así que eso es clave para poder hacer nuestro trabajo de la mejor manera”, celebra Daniela.

 

- ¿Y cuáles son los planes del emprendimiento hacia el futuro?

 

- Por supuesto que nuestro objetivo es seguir creciendo, nos gusta mucho lo que hacemos y lo hacemos con la mejor energía. Nos gustaría abrir una sucursal pero eso es un proyecto, una idea que todavía no tiene nada en concreto. Siempre es bueno tener una base bien sólida y después sí pensar en ampliar.

 

“Yo no tenía experiencia casi en lo que es venta al público, había vendido algo en una etapa junto a mi mamá pero esto fue descubrir un mundo nuevo y realmente me gusta mucho. Mi etapa de maestra quedó atrás porque estoy dedicada cien por ciento al negocio y no podría conciliar las dos cosas por horarios y demás. Acá la demanda es mucha y la presencia muy necesaria, así que mi tiempo y energía está totalmente enfocado en Saona”, indica Daniela.

 

“Lo bueno es que la clientela se va renovando todo el tiempo, mucha gente llega recomendada por otra pero nosotras queremos que nos conozcan más, por ahí hay gente que no sabe que estamos y aunque hoy en las redes todo se difunde, no todo el mundo sabe lo que hacemos y cómo trabajamos”, añade ‘Mery’ mientras posa para las fotos junto a clientas que muestran la mejor predisposición. Porque si algo se consigue en ese local céntrico es el ambiente ideal para mirar, elegir y comprar. Las mejores opciones para un calce de comodidad, calidad, precio y buen gusto. Un resumen de todo lo que Soana tiene para ofrecer.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?