Viernes 09 de diciembre 2022

“La Cantina”: Una opción tentadora

Redacción 19/11/2022 - 01.02.hs

Leandro González estudió gastronomía en Córdoba y cuando regresó a Miguel Cané transformó un salón vacío en “La Cantina”, un restaurante ideal para una pausa y un disfrute de los mejores platos.

 

La mañana tiene un cielo con nubes amenazantes de lluvia. Hay viento y aunque el sol esté oculto la humedad se hace sentir. En las calles el tránsito es escaso pero en el interior de esa esquina ya hay movimiento. Se viene un fin de semana largo y el desfile de comensales se va a hacer notar. Miguel Cané cambiará su fisonomía nocturna y será La Cantina el sitio que promueva esa modificación del mapa de una localidad pequeña pero abierta a recibir a quienes llegan para una buena cena elaborada con las recetas de Leandro, o el “Toto”.

 

“Nací y me crié en Cané. Cuando terminé el colegio me fui a Córdoba a estudiar gastronomía y estuve seis años allá. Trabajé en diversos lugares y fui acumulando experiencia. Unos chicos habían abierto un pub en Quemú Quemú así que me fui a trabajar con ellos, pero después cerró ese local así que ahí empecé a pensar en la idea de abrir en este lugar”, cuenta Leandro González, de 31 años, sobre el origen de La Cantina Restó & Parrilla, que funciona en la sede del Club Juventud Regional de Miguel Cané.

 

“Empezamos hace unos cinco años, tomamos la concesión y hubo que hacer todo porque este era un salón vacío, nunca había funcionado como lugar de comidas. Había algunas mesas de pool y de billar y se juntaban a jugar a las cartas, como sucede en muchos clubes de los pueblos. Cuando uno estudia, siempre tiene en la cabeza la idea de armar algo propio, así que lo fuimos analizando hasta que lo pudimos concretar: ahí empezó el trabajo de ir transformando todo. Muchas cosas se hicieron desde cero, hubo que armar la cocina también”, detalla ‘Toto’ junto a su compañera Roxana Altamirano (29), que es oriunda de Quemú y que hasta antes de la pandemia tenía su trabajo diario en una heladería santarroseña.

 

“Trabajaba en la Robert’s así que no estaba mucho acá, pero después de que la heladería cerró ya me vine para Cané y me metí más a ayudar y acompañar a Leandro porque él elabora todo pero cuando el restaurante se llena, hay mucho trabajo”, resalta Roxana.

 

La Cantina abre en horario nocturno de viernes a domingo principalmente, que son los días en que llegan muchos visitantes, varios en grupos que van a cenar y luego retornan a los lugares donde residen.

 

Opciones.

 

“Tenemos capacidad para 80 personas y hacemos todo tipo de eventos. Los viernes ofrecemos el menú y lo vamos rotando con carne de pollo, de cerdo y de vaca además de alguna pasta y minutas. Los sábados tenemos parrilla y los domingos solo minutas. Hace casi tres años que arrancamos con la parrilla y funciona muy bien, mi viejo Rubén es el parrillero así que es un emprendimiento bien familiar. Yo vengo a cocinar todos los días, elaboro sobre todo los lunes y martes, incluso los postres, y vamos dejando todo listo para el fin de semana”, detalla Leandro.

 

Miguel Cané tiene unos 800 habitantes, por lo tanto la cantidad de gente que sale a cenar no representa un número muy grande. Sin embargo, desde que abrió sus puertas, La Cantina fue cambiando algunas costumbres lugareñas.

 

“La gente de Cané no estaba acostumbrada a salir a comer, por una cuestión económica o porque no había muchas opciones quizás, pero nosotros fuimos trabajando para cambiar un poco esa idea y hoy tenemos mucho público de acá que viene y eso es muy satisfactorio. Además, de Quemú viene muchísima gente y eso es un punto fuerte también. Hay gente de Colonia Barón, de Catriló, de Santa Rosa que vienen en grupo y lo hacen seguido por suerte, por lo tanto quiere decir que la pasan bien”.

 

Para todo público.

 

Otra característica que distingue al restaurante de la calle Libertad 603 (el teléfono es 2302-483603) es que allí se reúne todo tipo de público, con edades muy diferentes pero con la coincidencia de ir a la búsqueda de algo con el mejor sabor.

 

“Nuestra idea siempre fue tratar de atraer a la mayor cantidad de gente posible, por supuesto, por eso acá se juntan chicos de 12, 13 años que hacen sus primeras salidas en grupo, hasta gente muy grande, familias, parejas, amigos, de todo. Y hemos hecho bautismos, cumples de 15, reuniones, sea al mediodía o a la noche. Le decimos que sí a todo lo que podemos porque esa es la opción para que la cosa funcione. Cané es como un barrio de una ciudad, entonces tenés que generar movimiento y atracción y los eventos son siempre una buena alternativa”.

 

En ese sentido Roxana se encarga de las redes, de subir imágenes y generar contenidos como para que La Cantina se convierta siempre en una gran posibilidad a la hora de elegir.

 

“La gente sabe que todo lo elaboro yo, y eso generó una costumbre, sería como un sello, pero no porque yo sea bueno, malo o lo que sea sino porque me conoce, entonces le gusta de esa manera. Ahora estoy haciendo un curso de panadería en Quemú, que es algo que siempre me gustó, y la idea es ir agregando cosas. En Cané no hay panaderías con elaboración propia, se trae todo desde Quemú, así que sería lindo generar algo desde nuestro restaurante”, apunta ‘Toto’.

 

Verano.

 

Si mira hacia delante, el mentor de La Cantina también imagina una rotisería en el pueblo, abrir un lugar que dé la opción de comprar comida rica y casera.

 

“La idea siempre es crecer, expandirse, generar cosas nuevas. Ya estamos hace cinco años en este emprendimiento, atravesamos la pandemia y la gente sigue confiando así que eso es un incentivo. Ahora viene el verano que es nuestra época más fuerte porque sacamos las mesas afuera y la gente está mucho más predispuesta a salir y se trabaja fuerte. Siempre es una opción linda salir a cenar y puede ser en cualquier circunstancia, entonces tenemos que estar siempre listos para recibirlos de la mejor manera”.

 

En el final de la charla, cuando llega la hora de las fotos, dos jóvenes de la sucursal del Banco Pampa de Quemú Quemú ingresan al restaurante. Quieren charlar con Leandro y ofrecerle las distintas alternativas que ofrece la entidad respecto a financiamientos y otras opciones. “La Cantina” es conocida en la zona y por eso atrae a clientes y a distintas posibilidades desde distintos puntos de la provincia. Porque ahí, en el corazón de Cané, una parrilla humeante y un horno encendido casi nunca descansan. Tiene la firma de ‘Toto’ y por eso vale la pena darse una vuelta, sentarse cómodamente y disfrutar del plato preferido. Porque la calidad, la calidez y el sabor está garantizado.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?