Martes 16 de abril 2024

Otro espacio para el disfrute

Redaccion Avances 06/01/2024 - 13.16.hs

La gran expansión del emprendimiento inicial sobre la calle Moreno le permitió a Bruno Rovito Escuer la apertura de un nuevo lugar en pleno centro santarroseño. En “Francisca” ofrecen las mejores opciones a la hora de un buen café.

La casona familiar es del año 1922 y en algún momento de su rico pasado funcionó como el salón de baile “La querencia”, que se había transformado en un reconocido punto de reunión social del centro de Santa Rosa. Hace unos años fue restaurada y se respetó la antigua construcción aunque se agregó un diseño más moderno porque en plena pandemia abrió un restaurante de vanguardia, “Lesseps”. Ese emprendimiento no siguió en pie y la casa quedó otra vez vacía, con sus distintos espacios como secretos bien guardados para ser redescubiertos.

Y allí apareció “Francisca Coffee”, el primer lugar de la ciudad dedicado ciento por ciento a la cafetería y que del pequeño local de la calle Moreno 656 (frente al club Estudiantes) tuvo un enorme crecimiento hasta llegar a este presente, con una nueva sucursal en Pellegrini 544, un espacio encantador donde convive lo mejor de la arquitectura con todos los sabores y opciones del café junto a una carta gastronómica para los distintos momentos del día a día.

 

“La verdad que con Francisca nos fue muy bien, al ser el primer lugar en basarnos el ciento por ciento en café tuvimos muy buena recepción de la gente y luego fuimos haciendo capacitaciones, montamos stands en eventos, toda una movida que nos permitió tener hoy la segunda sucursal. En realidad se unieron dos marcas, que es Francisca por un lado y una marca de vinos que con un socio hacemos en San Rafael. Es un emprendimiento que comenzó Ezequiel hace unos dos años y yo me uní hace poco así que en breve sumaremos una propuesta innovadora en lo que es el local de la Pellegrini”, adelanta Bruno Rovito Escuer (23), el creador de ese lugar experto en el mejor café de especialidad.

“En el local de la Moreno pudimos abrir un patio, agrandar el espacio, y en el caso de la Pellegrini también tenemos la opción del almuerzo con ensaladas y sándwiches, más allá de nuestra propuesta primordial que es el café de especialidad, porque hoy ya no es solo un cortado o un capucchino sino que hay una enorme variedad y cada cafetería busca diferenciarse y ofrecer algo nuevo”, asegura Bruno sobre el ‘boom’ del café en los últimos años.

 

Opciones.

Los dos locales de “Francisca” abren de lunes a sábado en horario de mañana y de la tarde y además de la gran variedad de la carta de café hay muchas opciones diferentes con productos dulces y almuerzos de ensaladas y distintos sandwiches además de licuados y otras posibilidades
refrescantes para el verano.

 

“Hace unos años venía pensando en abrir algo relacionado a la gastronomía pero no me animaba a un bar, un restaurante o algo tan grande, me parecía mucho de golpe porque no tenía conocimiento, entonces leí y miré mucho sobre inversiones para emprendedores y una de las recomendaciones era empezar con la cafetería. Vendí cosas que tenía y un día le dije a mi mamá que iba a abrir un local, ella no lo podía creer, me decía que estaba loco, pero alquilé el lugar en agosto de 2021 y de a poco lo fui armando. Me quedaba con un amigo investigando todas las noches y viendo todo lo que podíamos hacer, cada detalle, cada cosa que había que salir a buscar.

 

El 17 de diciembre de ese año finalmente abrimos”, recordó Bruno sobre el origen de Francisca.

 

El boom de las cafeterías de especialidad generó que una de las especialidades más buscadas hoy en el mercado laboral gastronómico sea la de barista, que son los expertos en el preparado del café. Un agregado a ese conocimiento es el Latte Art, es decir hacer dibujos en el café, algo que
ofrece infinitas posibilidades.

 

“Siempre buscamos generar nuevos gustos, tenemos el capuchino con Baileys, un café con crema bon o bon. Vamos probando, inventando y viendo porque siempre tratamos de innovar. Por suerte la gente nos respondió muy bien desde el principio y eso es fundamental para ir creciendo con este proyecto, que ahora se ve reflejado con la casona en la que hasta hace un tiempo funcionó Lesseps”.

 

Para llevar.

 

Cuando Bruno investigó las distintas posibilidades respecto a la cafetería, supo que en grandes ciudades como Buenos Aires funciona el concepto de “un café al paso” o llevarse el pedido al lugar de trabajo o a la casa.

“Esa modalidad de llevarse el café ya se instaló, pero acá a la gente le gusta sentarse, disfrutar de un lindo lugar y sentirse cómoda, por eso cuando abrimos el patio en la Moreno lo hicimos con sillones, mesas y todo el servicio de cafetería. Y eso en la Pellegrini está ampliado porque además cuenta con distintos espacios, todos muy lindos”, señala Bruno.

La moda cafetera presenta distintas particularidades. Al tratarse de un producto natural que proviene de la tierra, el café refleja tendencias que atraviesan a toda la industria alimenticia, como la búsqueda de lo saludable y el interés en la historia de los productores, entre otras. Hoy son notables los cambios en los hábitos de consumo en general, en los que se privilegian los productos más sanos, menos intervenidos, y por eso hay una demanda mucho mayor de calidad y autenticidad.

Y otra particularidad es que implica una salida pero a menor costo de una comida en un restaurante. “Si lo comparás con salir a comer u otras cosas es mucho más económico, podés tomar un buen café con medialunas o un postre, podés venir sola o solo, en pareja, en familia, en grupos, con compañeros de trabajo. Es una alternativa que se presenta atractiva por todos lados”, destaca Bruno desde Francisca, un café que suma muchos otros atractivos, ideales para el disfrute.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?