Sabado 25 de mayo 2024

Una buena jugada

Redacción 20/05/2023 - 00.58.hs

Tres amigos se asociaron y pusieron en marcha “Me Pinta”, un complejo deportivo que combina canchas de pádel y de básquet 3x3 con un bar ideal para distenderse y pasar un buen rato. Un proyecto que se potencia con el avance del asfaltado de la calle Felice.

 

Un lugar común o frase hecha suele aparecer cuando se habla de cualquier faceta de la vida corriente. En el caso de un proyecto o emprendimiento por supuesto que también aplica y es el famoso “factor suerte” que siempre es necesario para que todo salga bien o, al menos, se encamine hacia el lugar esperado. Y sin dudas que para Franco y Julián ese componente jugó un rol destacado.

 

“Cuando concretamos la compra del terreno y dimos el primer paso, a los pocos días se confirmó que iban a asfaltar la calle Felice. En el momento en que nos embarcamos con el proyecto lo hicimos imaginando un corredor comercial en la avenida, así que eso sí fue un acierto. Imaginábamos el corredor comercial pero la imagen diaria era la de las luces de la noche cubiertas del polvillo y la tierra levantándose por el movimiento impresionante que hay por acá. Pero bueno, eso sin dudas que va a cambiar así que sí, fue un golazo de media cancha”, reconoce Franco al utilizar una metáfora futbolera justamente en un ambiente donde se respira deporte amateur pero no justamente el del más popular “donde 22 tipos corren atrás de una pelota”.

 

Franco Macharelli tiene 33 años, es santarroseño y es arquitecto. Julián Troncoso tiene exactamente los mismos datos personales y la tercera pata del trío de socios y amigos la completa Julián Tanus Mafud, que tiene 32 años, es abogado y aunque también es oriundo de esta ciudad reside en Capital Federal. Los tres abrieron recientemente “Me Pinta”, un complejo deportivo con dos canchas de pádel (una techada y otra al aire libre) y una cancha de básquet en la modalidad 3x3 (es un solo aro donde juegan tres jugadores contra tres).

 

“Me Pinta” se ubica en la calle Felice 560 y el WhatsApp para pedir los turnos es el 2954 – 217848. Pero además de las canchas, el lugar tiene un amplio y confortable bar dispuesto para “un tercer tiempo ideal” o para quien sólo quiere sentarse a mirar algún partido y tomar algo.

 

“Fuimos juntos al colegio, estudiamos Arquitectura en Córdoba y cuando volvimos a vivir acá abrimos el estudio juntos. Cuando surgió la posibilidad de este terreno, movimos algunas cosas, hicimos unos malabares y lo pudimos concretar. Mi idea inicial era hacer un depósito, un tinglado para alquilar, pero siempre tuvimos la esperanza de que el lugar se transforme en un corredor comercial así que cuando nos pusimos en marcha justo al tiempito salió que iban a hacer el asfalto. Creo que cuando la obra termine, va a ser un verdadero lujo”, resalta Franco.

 

“Cuando empezamos a levantar las canchas y todo el complejo, los vecinos de la zona comenzaron a acercarse y a felicitarnos, pero además se muestran contentos porque el lugar aporta mucha iluminación, mucho movimiento. Hoy me parece que hay un boom del deporte amateur por todos lados y eso genera cosas muy positivas”, aporta Julián.

 

Demanda y necesidad.

 

Una vez que el proyecto se puso en marcha y comenzó a avanzar, fue Julián (el que vive en Buenos Aires) el que insistió para armar el complejo deportivo. “Fue él quien nos propuso hacer las canchas. Yo no quería saber nada al principio porque no estaba en esta movida, no sabía bien cómo venía la mano, pero con ‘Juli’ nos fuimos convenciendo y entonces dijimos: ‘ok, vamos a hacer algo diferente’”, señala Franco.

 

“Con el bar no queríamos que sea una cantina o un ‘kiosquito de la canchita’ sino generar un clima, un ambiente lindo donde la gente pueda venir a pasarla bien. Nos quedó claro desde el principio que había que suplir una necesidad, una demanda y que es que no había canchas de pádel suficientes. Nos llevó un año de obra y hace dos semanas abrimos. Por suerte la gente se copó con la idea, los vecinos también porque desde el primer día fue notorio cómo la gente venía y se sentaba afuera viendo un partido, tomando algo, entonces te das cuenta de que hacía falta algo como esto”, agrega Julián.

 

Las canchas se abren desde las 14 todos los días y el bar desde las 18. Y otro detalle que salta a la vista apenas uno comienza a recorrer el complejo es el enorme mural que se pintó frente al aro de básquet, una obra que estuvo a cargo del muralista Rodrigo Ojeda que llegó especialmente desde la Capital Federal para confeccionar esa obra artística.

 

“La verdad que quedó hermoso, pintó a tres estrellas de distintas épocas de la NBA como Michael Jordan, Kobe Bryant y LeBron James y también a ‘Manu’ Ginóbili con la camiseta de San Antonio Spurs. Y justo en esos días Facundo Campazzo fue dado de baja en Dallas Mavericks así que no tenía equipo, por suerte a Rodrigo se le ocurrió hacerlo con la camiseta de la selección argentina y quedó bárbaro. Lo etiquetamos a Campazzo con la foto del mural y eso se viralizó, él quedó chocho”, contaron los socios.

 

Crecimiento.

 

Detrás de la cancha de pádel que no está techada ya se prepara un terreno porque “Me Pinta” tiene la posibilidad de crecer por más que recién esté dando sus primeros pasos. “La perspectiva es crecer con otra cancha. Hoy se vive un nuevo boom del pádel y la demanda es muy grande. Incluso vino Nahuel Kraemer, que es el presidente de la Federación Pampeana de ese deporte, y nos dijo que las canchas están perfectas. Nosotros tenemos alquiler y venta de paletas pero además en el caso de las pelotas las vendemos porque de esa manera la gente no se queja de que están usadas o en mal estado, y así cada uno tiene su tubo con pelotas nuevas para jugar a gusto”.

 

En “Me Pinta” también se adoptó la modalidad de membresía anual que habilita a quienes se inscriben (mediante el pago de una tarifa ya estipulada) a tener prioridad en los turnos fijos, descuentos en el bar, también en algunas empresas asociadas y otros.

 

“Lo que buscamos es fidelizar al cliente, no es algo que nos rinda desde lo económico sino que buscamos otra cosa, que es la de acercar y ofrecer la comodidad necesaria”, asegura Franco mientras a pocos metros las máquinas y los obreros trabajan sin pausa en esa avenida que, en poco tiempo (el plazo de ejecución de obra es de 18 meses), tendrá el esperado asfalto, será una arteria de doble mano con un boulevard y una bicisenda central y conectará de la mejor manera ese eje central de la ciudad. Y allí se ubica “Me Pinta”, que tuvo esa cuota de suerte necesaria pero que, por sobre todo, se basa en las ganas, la capacidad y la innovación de tres amigos que apostaron por el deporte amateur.

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?