Una tradición renovada

Redacción 20/11/2021 - 00.08.hs

El apellido Ciaffoni tiene una larga historia comercial en la ciudad. Desde hace más de 50 años se dedica a todo lo vinculado a la armería y a la pesca y hoy, con un perfil actualizado, Julio y Marta mantienen la estirpe de un negocio que fue pionero.

 

Una foto de cómo era la fachada del local hasta no hace tanto tiempo llama la atención. "No se sabía si era una ferretería, una pinturería o algo así", dice con una sonrisa Marta al señalar la marquesina de aluminio que durante tantos años identificó al negocio. Por eso la necesaria renovación se hizo realidad y cambió por completo la cara hacia la calle pero lo que no se alteró es la tradición y la calidad en el trato con la clientela. Más de medio siglo de historia que tiene en el apellido Ciaffoni un clásico de la ciudad y que hoy sigue vigente gracias a una nueva generación que reivindica su pasado pero que se asienta en el presente y mira hacia el futuro.

 

"Ciaffoni outdoors" es el nombre que, aggiornado a los nuevos tiempos, reemplazó al más clásico Casa Ciaffoni. Y ese inglés "outdoors" (en español significa 'al aire libre') tiene un significado, una búsqueda de abrir el panorama más allá de todo lo necesario para la caza y la pesca que identifica al negocio de la calle Avellaneda 81, en pleno centro santarroseño.

 

"Le fuimos dando un perfil más amplio al negocio con todo lo que tiene que ver con el aire libre: la náutica, el camping, el trekking. El fuerte siempre fue la armería y la pesca, pero hoy existe una demanda muy grande de actividades y deportes vinculados directamente a la naturaleza y nosotros impulsamos esa apertura", asegura Julio Ciaffoni (42) quien junto a su hermana Marta (44) se hicieron cargo del local en 2016 y hoy extienden un legado que lleva más de medio siglo.

 

"El negocio tiene 52 años desde que está en la calle Avellaneda, pero la firma Ciaffoni ya tiene más de 60 porque en principio se había abierto una especie de almacén de ramos generales en la avenida España. Eran 12 hermanos y mi papá (Raúl) en ese entonces era como el cadete, hacía el delivery. En la sociedad eran 8 hermanos los que estaban juntos y llegaron a tener cinco negocios: una bicicletería, una marroquinería, una juguetería, otro local con bicis y productos de caza y pesca y acá en la Avellaneda con armería y rodados de bicicletas. Nosotros nos criamos así, entre toda la mercadería, era una diversión para Navidad y Reyes envolver los regalos. Veníamos acá a jugar", recuerda Marta.

 

"Yo arranqué con la cacería desde muy chico, a mi viejo no le gustaba pero a mis tíos sí y siempre me iba con ellos al campo el fin de semana para cazar. Por eso el negocio es una consecuencia de una forma de vida, de hecho cuando terminamos el colegio yo me fui a estudiar la Licenciatura en Turismo y Marta el Traductorado de Inglés, porque de alguna manera esas carreras se vinculaban a este comercio y el tiempo nos puso en este lugar", completa Julio que, aunque había tomado otro camino profesional y personal, recibió un llamado que le hizo modificar el rumbo.

 

"Mi papá ya había fallecido y mis tíos estaban cada vez más grandes, yo trabajaba en turismo y justo estaba en Estados Unidos cuando Marta me llama y me dice que el negocio estaba complicado, que teníamos que hacer algo medio de urgencia. Me vine y armamos una sociedad, se dio de baja a la anterior y quedamos con mi tío Adolfo como socio. Era 2016 y empezamos a meterle con todo al local que necesitaba una renovación. Ni computadora había, era todo cuaderno y lápiz, muy al estilo almacenero de antes", cuenta Julio.

 

"A nosotros nos encanta este rubro, cada vez que tenemos la chance de viajar visitamos negocios de este tipo en otros países y de ahí vamos sacando ideas. Renovamos todo el frente pero nuestra meta era que no muriera la tradición familiar, por eso nos propusimos levantarlo como sea y nos metimos con todo. Julio sabe mucho de lo que es armería y caza y yo estoy más en atención al público, lo cierto es que armamos un buen equipo y nos fue bastante bien. Y la verdad que la pandemia nos favoreció mucho con las ventas porque la gente no podía viajar y compraba acá productos que son para su tiempo libre", añade Marta.

 

Apellido.

 

La nueva generación de los Ciaffoni renovó la imagen y apuntaló la comunicación con la clientela. El logo con el ciervo que desde hace tanto tiempo los identifica aparece hoy en todos lados y desde el centro santarroseño muchos de los productos viajan hacia otras provincias.

 

"Lo que nosotros buscamos es ofrecer todo para que disfrutes de tu tiempo libre. La armería estaba muy enfocada en la caza y lo que buscamos también fue apuntar a todas las actividades outdoors. Brindamos todo el asesoramiento e incluso organizamos cursos de tiro. Esta semana enviamos cosas al sur, a Tucumán, a La Rioja. En San Luis tenemos muchos clientes, hemos mandado productos a Jujuy, a Ushuaia. Me acuerdo que cuando agarramos el negocio estaba muy complicado así que me fui a una feria en Buenos Aires y hablé con todos los importadores. Y gracias al apellido Ciaffoni todos me dieron beneficios, no hay dudas de que sin la trayectoria de mi viejo nunca lo hubiese logrado porque todos confiaron enseguida y facilitaron las cosas", destaca Julio.

 

Mujeres.

 

Otro de los cambios que notaron los nuevos socios de la firma fue el de la presencia, cada vez mayor, de mujeres entre la clientela. "En los últimos años empezaron a entrar muchas más, es notable, vienen muchísimas porque se sienten cómodas, vienen a comprar regalos, cosas para ellas o para sus parejas. Tenemos mujeres tiradoras también, cuando hacemos cursos de tiro algunos son exclusivos para ellas. Antes este era un rubro muy sexista, muy masculino, y en eso hoy la clientela cambió muchísimo", coinciden los hermanos.

 

Tanto Marta como Julio no ocultan su entusiasmo, su energía por mantener un legado familiar que los identifica. Y que les presenta desafíos cada día. Pero el objetivo es claro. Y hacia allí apuntan. "Más allá de que, por supuesto, buscamos que el negocio funcione, lo que queremos es que el apellido Ciaffoni siga en pie justamente con algo tan lindo que empezaron nuestros familiares. Ellos fueron pioneros en todo esto y está bueno que la historia se siga escribiendo", resaltan los herederos de un nombre y de una tradición que cambió de cara pero no de costumbre.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?