Sabado 13 de agosto 2022

Una verdadera ruta del vino

Redaccion Avances 24/12/2021 - 12.22.hs

El área bajo riego que el Ente Provincial del Río Colorado tiene en Casa de Piedra es un verdadero diamante para la producción vitivinícola. Viñedos que generan una uva de primera calidad bajo un sistema de riego ejemplar que brinda a La Pampa un potencial enorme en esa industria.

 

“Sí, sin dudas esto es una escuela para los que quieren aprender y hacer todo lo necesario con la producción de vino”, responde Roberto cuando se le pregunta si todo ese desarrollo y potencial recibe, enseña y orienta a quienes apuntan a su propio emprendimiento en una industria tan incipiente y en crecimiento como sucede con la industria vitivinícola pampeana.

 

Roberto Bigorito tiene 56 años y desde hace dos se instaló en Casa de Piedra con el cargo de  vicepresidente del Ente Provincial del Río Colorado (EPRC), dependiente del Ministerio de la Producción. Es veterinario de profesión pero su trabajo en el ámbito privado siempre estuvo mucho más vinculado a la actividad agroindustrial. “A esta altura creo que soy más ingeniero agrónomo que veterinario”, bromea y recuerda que el gobernador Sergio Ziliotto, cuando asumió en el Centro Cívico, le encomendó la tarea de revitalizar el área bajo riego que la Provincia tiene en Casa de Piedra y 25 de Mayo y que apunta al desarrollo productivo con un aprovechamiento sustentable del Río Colorado.

 

“Toda esta área no es que estaba abandonada pero sí necesitaba una revitalización, disponer de una estructura más activa porque el potencial que tenemos es enorme pero se conoce muy poco, incluso dentro de la provincia. Acá hay una amplitud térmica ideal, no hay heladas fuera de término y hay muchos días de sol que son excelentes porque es lo que mejor se adapta a esta producción específica. Si a eso le sumás que la entrega y la calidad del agua es inmejorable no hay dudas de que es un combo de excelencia, por eso nosotros queremos mostrar y vender la zona como se merece”, resalta Bigorito mientras recorre los viñedos en los que el Ente produce distintos varietales que están listos para entregar a un futuro inversor o a quienes quieran desarrollar su propio polo productivo.

 

La producción que se espera para este año es de 98 mil kilos y las variedades son malbec, bonarda, chardonnay, pinot, petit, cabernet sauvignon y cabernet franc, merlot. Este año se agregaron el torrontés riojano, tempranillo, pinot gris, carmenere, monte pulciano, marcelan, “que son variedades nuevas que ya están instaladas en Europa y ahora las sumamos a Casa de Piedra”.

 

Además de la uva, las 10 hectáreas de la Chacra Experimental que desde hace 17 años funciona en Casa de Piedra cuentan con producción de pistacho, de avellanos, nogales y olivos. “Hubo una gran aceptación con los pistachos y gracias a ellos se instaló una firma privada, ‘Pampa Pist’, que ya plantó cuatro hectáreas y el año próximo ampliará su producción”, indica Bigorito.

 

Locales y privados.

 

Al cruzar la ruta nacional 152 desde los viñedos del Ente se puede apreciar toda la producción de la bodega Catena Zapata, una de las más grandes del país que se asentó en Casa de Piedra “tras comprobar la excelente calidad de nuestra uva y del sistema de riego”, según destaca Bigorito. Cassone también tiene sus hectáreas productivas y se espera por Rutini, Peñaflor y Arizu (Luigi Bosca), que están en pleno avance de instalación.

 

“A las bodegas que se acercan interesadas con instalarse les entregamos nuestra uva para que la estudien y determinen si es potable o no, y quienes ya la estudiaron están maravillados. Acá conseguís calidad y cantidad, hay todo lo necesario para producir uva”, resalta Bigorito. Hoy Catena tiene 65 hectáreas en producción y proyecta llegar a 100 este año mientras que Cassone cuenta con 42 hectáreas implantadas y ya adquirió 50 más.

 

“A las bodegas pampeanas se les cobra una tarifa mínima que se utiliza como fomento turístico, es un precio módico porque nosotros lo que buscamos es apoyarlos y potenciarlos. La bodega Estilo 152 (de General Acha) tiene su viñedo. Telén lo mismo y acá les enseñamos desde cómo cavar el pozo hasta la poda, todo el proceso que implica. Realmente funciona como una escuela pampeana para la producción de vino. El potencial que tiene esto es inmenso, nos faltaba una bodega como Catena para confirmar todo lo que promocionamos, y esto nos da una fuerza a nivel turístico que también es muy importante. Desde los viñedos se ve toda la Villa de Casa de Piedra y quien pase por acá puede hacer una verdadera ruta del vino”, puntualiza el funcionario del Ente.

 

Información.

 

Leandro Meier es el encargado general de la Chacra. Tiene 37 años, es oriundo de Mauricio Mayer y está en Casa de Piedra desde 2012. Explica los distintos pasos del proceso hasta llegar a lo que se sirve en una copa y no duda en elogiar el trabajo que se lleva adelante.

 

“De manera permanente se estudia el agua, la tierra, el clima, la humedad, la temperatura, porque el fin es entregarle al futuro inversor o al interesado en desarrollar su producción un abanico muy completo de información. En ese sentido el detalle es muy pormenorizado”, sostiene Meier. Vale destacar que cada dato se obtiene a partir de las dos estaciones meteorológicas instaladas en la Chacra.

 

En el caso de las marcas locales, las variedades que salen de la cosecha están destinadas a las bodegas Lejanía de Gobernador Duval, Estilo 152 de General Acha, Quietud de Santa Rosa, La Rebelde de Abramo y a la familia Cassou de Caleufú. También se sumaron últimamente producciones de Pichi Huinca y de Winifreda.

 

Otra característica de la tarea que se hace en el EPRC es la utilización del guano o estiércol de chiva como abono orgánico de la tierra. “Tiene una característica excelente para la tierra así que nosotros recorremos los distintos puestos y lo vamos recolectando. Eso nos sirve de mucho y a la vez le sirve a los puesteros porque se lo sacamos de encima”, afirma Bigorito.

 

El sol en la mañana de diciembre se hace sentir pero cuando el recorrido llega al espejo azul del lago el refresco para la vista es el oasis ideal. Las uvas se aglutinan en los racimos y quienes trabajan allí a diario tienen claro el objetivo. “La función del Ente –afirma Bigorito- es demostrar que se puede producir con excelente calidad de uva y rindes, muy ecológico gracias a la calidad de agua y de tierra. Lo importante es que se conozca y promocione porque esto es un tesoro y quien lo vaya descubriendo va a poder comprobar que es así”. Un tesoro que es bien pampeano.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?