Jueves 23 de mayo 2024

La Pampa usó 4.486 sembradoras en 2022

Redaccion Avances 11/03/2023 - 11.55.hs

El parque oficial de sembradoras en La Pampa (4.486) creció 168% en la última década. Las máquinas tienen una vida útil promedio de 12 a 18 años y un ritmo de reposición anual ideal cercano a las 400 sembradoras.

 

JUAN JOSE REYES

 

Según los últimos datos del INDEC nuestra provincia tiene 2.672 Establecimientos Agropecuarios (Eaps), Unidades Productiva (UP) o simplemente estancias, en las que un total de 4.486 sembradoras fueron utilizada para ambas siembras anuales. Esto significa el 6% del total nacional que el año pasado llegó a 75.692 unidades. En un área con aptitud agrícola de 2,65 millones de hectáreas, en la última campaña se sembró en 2.658.096 hectáreas y se cosechó en 1.958.356 hectáreas.

 

En actividad, solo de propiedad de productores pampeanos, hay un total de 47 máquinas forrajeras; 1.962 para granos finos (trigo, avena, cebada y centeno) y 710 para granos gruesos (soja, maíz, sorgo, girasol y maní).

 

La fuerte gravitación que tiene el sector agropecuario en las inversiones en bienes de capital (maquinaria agrícola, cosechadoras, implementos, pickups y equipos de alta tecnología) es clave para generar mejor productividad en el campo. La incentivación a invertir en la ruralidad en este tipo de bienes de capital viene atada de los márgenes de rentabilidad cubriendo las necesidades del sector rural.

 

Puede definirse a la sembradora o plantadora como una máquina que le permite al productor una siembra regular, bien sobre toda la superficie o bien en líneas equidistantes y a una profundidad uniforme, de todos los granos utilizados en cultivos de las dos campañas.

 

Como no todos los granos sembrados sobreviven, la cantidad de semilla usada debe ser superior al número de plantas deseadas. Los factores que afectan a la selección de la cantidad de semilla son la especie e incluso la variedad a sembrar, el potencial germinativo de la semilla, el suelo y su fertilidad, la forma de cultivo y el método de recolección.

 

Sucede que la siembra es una de las faenas de cultivo que se hace mejor mecánicamente que manualmente, es por lo que el desarrollo de las sembradoras de gran cultivo ha dado lugar a que aparezcan en el mercado máquinas cada vez potentes.

 

Parque pampeano.

 

Las sembradoras son una de las máquinas agrícolas más útiles que existen en la zona ya que ayudan a agilizar todas las labores de las áreas a implantar. Su objetivo es realizar una siembra precisa para una óptima distribución de todas las plantas sobre la superficie de la parcela.

 

La competitividad del campo pampeano está estrechamente relacionada con el valor de la tierra y la posibilidad de incorporar más tecnología a partir de la brecha tecnológica que existe en relación a otras provincias productoras y competidoras de nuestra región.

 

Otra particularidad del mercado de sembradoras en La Pampa, está dada en que la adquisición de ellas en el norte pampeano depende exclusivamente de las mejores cosechas obtenidas y en la zona centro-sur fundamentalmente de si el valor de la hacienda está en sus cotizaciones reales, a menores pasturas menor utilización de sembradoras. Esta dicotomía no es muy generalizable al resto del país, donde la mayor o menor proporción de máquina elaborada por ha. depende de un mismo vector: la cosecha.

 

Asimismo, según un reciente informe de la consultora PwC, el parque local oficial en La Pampa es de 4.486 sembradoras (creció 168% en la década) con una vida útil promedio de 12 a 18 años y un ritmo de reposición anual ideal cercano a las 400 sembradoras.

 

En la mayoría de los países agrícolas de alto desarrollo tecnológico, la maquinaria agrícola y en especial las sembradoras alcanza a los 150 kilos por hectárea; en Argentina hace una década era de 35 kilos por hectárea. La Pampa no supera los 28 kilos de maquinaria por hectárea, teniendo ésta una antigüedad de 15 años o más. En siembra directa la provincia tiene tres unidades forrajeras; 740 para granos finos y 847 para granos gruesos. Además aquí se cuenta con 1.454 máquinas acondicionadas de forraje.

 

Componentes y empresas.

 

En las máquinas se distingue el bastidor, la tolva además de los órganos de distribución, de enterrado y complementarios. También los mecanismos de regulación ya que a la hora de elegir una sembradora, las características que le deben ser exigidas son la variabilidad de distancias entre líneas; la solidez; el enganche cómodo y rápido del tractor.

 

La cantidad de grano sembrado en cada línea de cultivo debe ser idéntica para obtener la densidad de siembra deseada y un amplio margen de regulación de la densidad de siembra. También es clave la polivalencia en cuanto a las diferentes especies y variedades de semillas junto a la integridad del grano, llevándolo al surco sin roturas ni deterioros que afecten a su poder de cosecha.

 

En la Argentina se estima que unas 65 empresas producen más de 3.000 sembradoras por año, pero solo las primeras 10 aplican un 84% de un atomizado mercado. Aquí, tierra de la siembra directa, la industria doméstica es rey.

 

Los fabricantes son en su inmensa mayoría, empresas de familia radicadas en distintas localidades de la provincia de Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires, y dos reconocidas marcas compiten cabeza a cabeza por el liderazgo del mercado local.

 

Argentina representa un mercado anual de sembradoras superior a las 2.500 unidades tomando el promedio de los últimos cinco años, con exportaciones que explican a lo sumo 10 puntos adicionales al volumen comercializado fronteras adentro y las sembradoras explicaron el 21% de la totalidad de la maquinaria que se adquiere en nuestra tierras.

 

En esta industria que emplea a más de 2.000 trabajadores de forma directa, las que dominan el mercado en La Pampa son Tanzi de Arequito; Fabimag de las familias Alonso y Morales de Rosario; Giorgi, Bertini, Apache, ERCA, Crucianelli, Búfalo y el gigante John Deere todas santafesinas. También Agrometal de Córdoba.

 

Lo concreto es que el mercado de sembradoras en toda La Pampa seguirá creciendo por varios factores convergentes: Existencia de una mala relación entre el área de siembra cada año mayor, el número de sembradoras y su capacidad operativa. Anualmente esto sucede tanto en soja, trigo, maíz, girasol, sorgo, verdeos, alfalfa y maní, que se siembran en una superficie cercana a los 1,94 millones de hectáreas.

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?