Martes 11 de junio 2024

Ascenso, "descenso" y disturbios

Redacción 16/11/2010 - 01.06.hs

Deportivo Che Guevara empató ayer 0-0 como visitante frente a Deportivo Uriburu en el partido revancha de semifinales de la Zona Norte, y como había ganado el de ida por 2-1, consiguió el pasaje a la final de la Copa Presidentes y el ascenso a la Primera "A" de la Liga Cultural de Fútbol.
El encuentro se disputó en la cancha del Canario ante un buen marco de público, local y visitante. Cuando el árbitro Alejandro Juan, de buen desempeño, señaló el final del cotejo fue el conjunto santarroseño el que festejó el arribo a la máxima división culturalista, por ser el mejor de los de "B", debido a que en la otra semifinal Sarmiento no pudo con Belgrano.
El próximo domingo comenzarán a disputarse las dos finales entre el Tricolor (equipo de "A") y Guevara para definir el ganador de la Zona Norte, y que se medirá con Villa Mengelle, primero en el sur, para determinar al campeón de la Copa Presidentes 2010.
El cotejo jugado ayer tuvo de todo -mucho viento, roces, simulaciones, varias chances para convertir de Uriburu, y expulsiones- menos buen juego y goles. El predominio en la tenencia del balón y de las oportunidades de gol las tuvo el local pero los desaciertos de sus definidores y las buenas intervenciones de los rivales, principalmente del arquero Oscar Grandón, no posibilitaron el triunfo del Canario y sí el de la visita, quien planteó el partido bien ordenado y con la intención de meter alguna contra, cosa que no ocurrió.
Al minuto de juego tuvo la primera el local. Tras una habilitación larga, Marcelo Cisneros le ganó con la punta del botín al arquero Grandón y la pelota se escapó afuera. En esa jugada, el portero se lesionó en la rodilla, aunque con dolor aguantó hasta el final.
Uriburu muchas veces se equivocó en las formas de llegar al arco rival, con muchos pelotazos frontales, y no aprovechó la zona izquierda, donde Martín Castro Patiño hizo la diferencia en la primera parte y asistió a los puntas (Cisneros y Gastón Alzamora) que estuvieron siempre inquietos y complicaron a la defensa.
Además contó con chances de convertir en la pelota parada. Una de ellas a los 16', cuando Viñas cabeceó por arriba y otra a los 20' cuando Marcelo Miranda sacó un fuerte remate desde lejos que sacó el arquero al córner.
Luego llegaron las expulsiones. A los 27' se fue el entrenador Raúl Camerlinckx por protestarle a Juan, y tres minutos después Gustavo Grandón por doble amonestación (vio las dos amarillas en menos de dos minutos), que complicó a un Guevara que ya era dominado once contra once.
Y antes del cierre del primer tiempo, el local desperdició una buena situación. Tras un buen amago de Cisneros para eludir a un defensor, su disparo terminó pegando en el palo.

 

Desesperación y ascenso.
El segundo tiempo, fue similar al primero en cuanto a que Uriburu siguió manejando el partido y contó con chances que no pudo cambiar por gol. Encima a la visita se le complicó aún más el panorama, porque a los 8' quedó con nueve hombres. Sebastián Grandón tocó la pelota con la mano, cerca de su área, y Juan le mostró la segunda amarilla.
En ese contexto, el local fue con todo en busca de la ventaja. Pero nuevamente, los desaciertos de los definidores y las buenas intervenciones del arquero, sumado al desdoblamiento de esfuerzo de la visita, no permitieron que Uriburu torciera la historia.
A los 9' Grandón le sacó un tiro libre a Miranda; cinco minutos después, Viñas de cabeza la tiró por encima del arco, y a los 20' el arquero se encontró con un cabezazo de Cisneros.
La desesperación comenzó a aflorar en el equipo local, que al ver que los minutos se consumían y la presión confundida con el aliento de su gente, siguió tirando pelotazos al área para tratar de convertir. Y estuvo cerca, porque a los 25' Miranda la tiró por arriba del arco, y a los 39', quizás en la más clara de la tarde, Cisneros le ganó una pelota a Grandón y su remate recorrió en forma paralela al arco hasta que se fue.
Uriburu lo buscó durante los 90 minutos y no lo logró. Guevara, lo aguantó con mucho esfuerzo y coraje, y gracias a la victoria como local, terminó festejando.

 

Graves incidentes
Unas cinco personas resultaron con heridas leves, producto de perdigones de los, al menos, tres disparos de escopetas con postas de goma que efectuaron los efectivos del grupo especial de la Policía provincial, en incidentes ocurridos entre las parcialidades una vez finalizado el encuentro de Uriburu y Guevara.
El subjefe de la Regional 1, Diego Martínez, confirmó anoche que dos mujeres -una adolescente y la mamá del jugador de Uriburu, César Viñas- realizaron denuncias en la subcomisaría local. Pero según pudo averiguar La Chueca, a través de dirigentes del club local, también resultaron con heridas por los perdigones el propio Viñas, además de un ex futbolista de la institución y un hincha mayor de edad.
Todos ellos tendrían certificados del hospital donde constan las lesiones, y que fueron llevados a la subcomisaría, aunque hasta anoche no habrían radicado denuncias.
Los incidentes se originaron al finalizar el cotejo, cuando los hinchas de Guevara ingresaron al campo de juego a festejar el ascenso de su equipo, tras abrirles un portón la policía. Durante la vuelta olímpica y tras el paso por la parcialidad local, hubo cargadas unas tres personas que provocó la reacción de un grupo de uribunenses, que arrojaron piedras.
En afán de persuadir a los violentos, los uniformados realizaron al menos tres disparos. Uno de ellos, que provocó la lesión de la madre de Viñas, llevó a que el jugador responda pegándole a un efectivo. Por ello, fue informado por el árbitro Juan, aunque no fue detenido.
Según Martínez los disparos fueron realizados al aire, y uno habría dado en una columna que provocó que los perdigones dieran en las personas.

 


'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?