Sabado 08 de junio 2024

Se mira y no se toca

Redacción 21/12/2010 - 01.00.hs

Alvear FBC se coronó ayer bicampeón del Torneo Provincial de fútbol, al superar por penales a Matienzo de Ingeniero Luiggi por 4-1, luego de caer 1-0 en el tiempo reglamentario. El Azul, que en la ida había ganado como local también por 1-0, logró así retener el título, y se transformó en el segundo que logra este doblete consecutivo en la historia de los provinciales, luego de lo conseguido por Costa Brava en los años 1999 y 2000.
Ayer, en una cancha colmada de gente en los cuatro costados, y con un correcto arbitraje de Juan José Montero, Matienzo fue un poco más y mereció la victoria en el tiempo reglamentario, pero no supo ni tuvo resto físico como para hacer la diferencia cuando jugó con uno o dos jugadores más.
El inicio fue vibrante, porque a los 2' Martín Cicuela ganó bien la posición en el área visitante al recibir un centro largo, pero trastabilló y su definición fue a las manos de Raúl Alomo. Y en la contra Matías Sepúlveda le ganó la espalda a Maximiliano Oliva, quedó mano a mano con Mariano Farcey y, tras superarlo y encarar hacia el arco, fue derribado con una fuerte falta por el marcador central, que recibió la amarilla.
En ese comienzo quedaron en claro dos cosas. Por un lado, que Matienzo iba a intentar ganar terreno utilizando a Cicuela como referente en el área, tirándole centros y achicando los espacios para tomar los rebotes. Y por otro, que Alvear FBC iba a jugar a las espaldas de los volantes Javier Vidales Sosa y Carlos Santucho, tirando a ambos costados a Sepúlveda y Pablo Rosiere, para abrir a la defensa local, que tenía a sus dos centrales ocupados con el "Palomo" Gómez.
En el medio, en tanto, Germán Scarola y Santiago Valdez trataban de hacerse dueños de la pelota y manejar los tiempos, pero todos metían mucho y era difícil encontrar un dominador del partido. En ese contexto, el que más proponía era Matienzo, y a los 17' estuvo cerca, cuando tras un centro largo Alomo salió mal y cabeceó Cicuela, pero la pelota se fue junto a un palo. Y a los 24' lo tuvo Edgar Gebruers con un buen tiro libre que el arquero desvió con una mano.
Alvear FBC, mientras tanto, aguantaba bien y salía rápido usando a Sepúlveda y a Rosiere. Y a los 25' esa estrategia le dio resultado, porque Gebruers perdió una pelota al demorarse en enviar un centro y arrancó la contra: Julio Gómez cedió para Rosiere y éste para Sepúlveda, que al entrar al área fue derribado por el arquero Matías Boto. Montero no dudó en marcar el claro penal, que parecía iba a darle a la visita la ventaja, pero el remate de Rosiere fue contenido por Boto y todo continuó igualado.
A los 28' se complicó la historia para el local, porque Cicuela tuvo que retirarse por un golpe en la cara posterior del muslo derecho. Pero a los 29' llegó el golazo que igualó todo transitoriamente: Matienzo recuperó en el medio, llevaron la pelota a puro toque hasta la medialuna del área, donde Gebruers la tomó, hizo una pausa y la colocó contra un palo, lejos de Alomo. El primer tiempo terminó de esa manera, luego de que le anularan un gol a Darío Aguilera por una posición adelantada.
En el complemento cambiaron las cosas desde el inicio, porque a los 4' Valdez recibió la segunda amarilla por una falta sobre Santucho y la visita quedó con uno menos. Igualmente, al local le costó llegar, porque no tuvo un conductor y porque las piernas empezaron a pesarle tras el esfuerzo del primer tiempo.
A los 34' también vio la segunda amarilla Emiliano Gómez (falta sobre Denis Ruiz), y parecía que Matienzo, con dos más, tenía todo para ampliar la diferencia. Pero siguió careciendo de ideas y sólo llegó con un centro que cabeceó Adrián Piazza y dio en la espalda de su compañero Santucho. En contrapartida, con el local jugado, el "Palomo" pivoteó en el área tras un centro largo, Sepúlveda entró de arremetida y definió en el borde del área chica, pero se encontró con una espectacular tapada de Boto.
En los minutos finales, un desesperado Matienzo falló en dos salidas (primero con Farcey y luego con Papparone) y fueron expulsados por doble amarilla Scarola y Farcey, en ambos casos por faltas fuertes al intentar cortar dos contras. Así se terminó todo y fueron a los penales, donde Alvear FBC fue infalible, y por eso fue el que festejó.

 

"Lo logramos con garra y sufrimiento"
El volante Darío Aguilera quedó ayer inmortalizado como el héroe del título conseguido por Alvear FBC en el Torneo Provincial de fútbol, porque fue el encargado de convertir el último penal de la serie, que terminó 4-1 a favor del Azul luego del triunfo de Matienzo por 1-0 en el tiempo reglamentario (ver página 27). El mediocampista nacido en Realicó se paró frente a la pelota, con todo el estadio en silencio, no vaciló en ningún momento y su remate franco y preciso hizo estallar a la parcialidad alvearense y a todos sus compañeros.
En medio de los festejos por este bicampeonato, Aguilera se mostró muy emocionado y aseguró que, en este caso, la mayor virtud de su equipo no fue el juego vistoso, sino la entrega para sortear los momentos complicados que le tocó vivir en la tarde de ayer. "Esta vez lo logramos con garra y mucho sufrimiento, y quizá con poco fútbol", dijo el jugador nacido en Realicó, que tras haber actuado en torneos argentinos y en el exterior llegó a la entidad alvearense hace un par de años de la mano de Mariano Scrimaglia.
En el mismo sentido, destacó que las expulsiones de Santiago Valdez y Emiliano Gómez les complicaron el partido al Azul, pero destacó la capacidad para reponerse. "Cuando nos quedamos con nueve hombres, pensé que se nos escapaba el título, pero gracias al esfuerzo físico, más que al juego, llegamos a los penales", indicó.
Además, Aguilera reconoció a Matienzo como "un digno y gran rival", y señaló que cualquiera de los dos pudo haberse quedado con el título. "Fue justa la definición por penales, porque los dos equipos tuvieron situaciones para ganar. Se vivió un clima tenso durante todo el partido, pero se dio un lindo espectáculo, en paz, y eso también es importante", explicó Aguilera. Y agregó: "Este título es uno de los más importantes del club, que a pesar de haber ganado muchas cosas en estos años (dos títulos locales y dos provinciales), sigue cosechando alegrías y se mantiene en lo más alto".
Por otra parte, recordó la conflictiva final del año pasado, en la que All Boys se retiró de la cancha antes del cierre, y por lo tanto los festejos no fueron los mismos por la incertidumbre que provocó la situación. "Esta es distinta por cómo terminó. Nos pone felices porque se terminó en la cancha y no en los papeles. Además, la alegría es mayor porque sufrimos mucho y soportamos la tensión de lo que significa cerrar por penales", explicó.

 

"Merecimos un poco más"
El volante de Matienzo Marcelo Barrera fue uno de los que falló en la definición por penales, y en ese sentido se mostró "muy dolido por no poder darle una alegría a la gente", pero al mismo tiempo rescató la gran campaña de su equipo y valoró el hecho de haber superado en el partido de ayer al campeón provincial.
"Estoy un poco dolido porque no se pudo cumplir el objetivo, aunque estamos tranquilos porque dejamos todo en la cancha, hicimos un gran partido ante un equipo muy duro como Alvear FBC y merecimos un poco más", manifestó el volante de creación del equipo de Ingeniero Luiggi.
Y en el mismo sentido fue más lejos al expresar el Tripero se consolidó como un verdadero equipo en los últimos tiempos. "Nos hemos consolidado como grupo, y demostramos que estamos para más, porque le ganamos al mejor equipo de la provincia", expresó, en medio de las muestras de dolor y los llantos de los jugadores locales, por no poder darle al club el primer campeonato provincial de su historia.

 


'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?