Viernes 07 de junio 2024

Matienzo escribe su mejor historia

Redacción 07/12/2010 - 06.13.hs

Matienzo de Ingeniero Luiggi se clasificó ayer por primera vez a la final de un Torneo Provincial de fútbol, al empatar 2-2 como local con Independiente de Doblas, en la revancha de una de las semifinales. El Tripero, que en la ida había logrado un importante 0-0 en Doblas, pasó a la instancia siguiente gracias a la ventaja deportiva que tenía por haber clasificado mejor en la etapa de grupos. Ahora, en la gran final, se verá las caras con el actual campeón, Alvear FBC, que eliminó a Vértiz (ver página 29).
La revancha de ayer fue un verdadero partidazo, porque contó con un muy buen marco de público, una cancha con un piso en buen estado, y dos equipos que se brindaron para el espectáculo. Desde el inicio quedó en claro que Independiente era el que necesitaba el triunfo, porque dejó a sólo tres hombres en defensa y pobló el mediocampo, con la intención de ganarle en la presión a su rival y no dejar jugar cómodamente a Germán Scarola, el que maneja los tiempos del Tripero.
Y por momentos lo logró el Rojo, porque Eduardo Barcar se movió bien a la espalda del volante central del local, lo obligó a retroceder, y Ricardo Corcuera quedó muchas veces de frente y con espacios para manejar la pelota. Sin embargo, la mayoría de las veces que Independiente llegó cerca del área rival con la pelota dominada, se chocó con la bien parada defensa local, comandada por el buen trabajo de Mariano Farcey y Adrián Piazza. En ese comienzo, la única vez que Independiente estuvo cara a cara con Matías Boto fue a los 17' a través de Fernando Muñoz, quien entró por derecha tras una gran habilitación de Corcuera y definió de primera muy cerca de un palo.
En la otra vereda, Independiente logró meter en un embudo al ataque de Matienzo en los minutos iniciales, en los que el local llegó solamente a través de un remate desde fuera del área de Scarola. Sin embargo, pasado el primer cuarto de hora el Tripero se dio cuenta de que debía aprovechar las puntas y lo hizo: abrió a la poco numerosa defensa rival y empezó a llegar con peligro. A los 25' desbordó por izquierda Walter Papparone, envió un centro bárbaro a la cabeza de Sebastián Balbi, pero el envío del piquense dio en el travesaño. Y a los 27' llegó el gol: Boto sacó largo, Martín Cicuela "amontonó" a tres marcadores y le dejó espacio por izquierda a Balbi, quien controló y cedió al medio para Javier Vidales Sosa, quien definió cruzado entrando al área.
El tanto, lejos de empezar a sellar la historia (Doblas quedaba a dos goles de la clasificación), hizo que el partido crezca en emociones, porque el Rojo se fue decidido a buscar el empate, Matienzo se paró para golpear de contra, y los dos tuvieron chances clarísimas. A los 28' Néstor Pacheco aprovechó una siesta de Papparone, entró en diagonal por izquierda y se encontró con una enorme respuesta de Boto. A los 31' respondió el local con un pique al vacío de Marcelo Barrera, que fue cortado por una rápida salida de Coria fuera del área. A los 35' volvió a llegar Independiente por izquierda, pero el centro del "Nani" Muñoz fue enviado al corner por Oliva; mientras que a los 40' Barcar remató de frente tras un rebote y la pelota dio en el palo.
Sin dudas era un partidazo, aunque ese "tome y traiga" no le convenía a Matienzo, porque ponía en riesgo lo que hasta ese momento tenía asegurado. Y el Rojo, que decidió jugarse a todo o nada, acertó en su apuesta y dio vuelta la historia en los minutos finales. A los 41' Barcar entró al área en velocidad, Barrera llegó tarde al cruce y le cometió un claro penal, que Corcuera transformó en el 1-1. Y a los 44', tras una falta de Muñoz a Farcey que el árbitro Martín Lobo no vio, Barcar envió un centro pasado, Gehl bajó la pelota y Burgos, entrando de frente, puso el 2-1 parcial.

 

Más emociones.
El complemento tuvo el mismo ida y vuelta que el primer tiempo, aunque el que en ese caso salió más necesitado fue Matienzo. Sin embargo, a los 7' encontró el empate tras un claro penal a Cicuela, quien ingresó al área entre los centrales, bien habilitado por Barrera, y fue derribado por Coria. Edgar Gebruers lo transformó en el 2-2 para el local, que a partir de ese momento se tranquilizó, empezó a manejar los tiempos como mejor sabe hacerlo, se ordenó nuevamente y dominó a su rival hasta el final.
De todas maneras, en los últimos minutos volvieron las emociones. Con Independiente jugado, a los 39' Vidales Sosa corrió más de 30 metros solo con la pelota en una contra, pero Coria le ganó en el mano a mano. Y en una de las últimas jugadas, la defensa local achicó mal, "Nani" Muñoz entró solo por izquierda y definió muy bien, pero se encontró con una respuesta extraordinaria de Boto, que tapó abajo y aseguró la clasificación de Matienzo, sin dudas merecida.

 


'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?