Lunes 03 de junio 2024

River se fue a la B

Redacción 28/06/2011 - 04.00.hs

River Plate sufrió ayer el golpe más fuerte de su vida, el primer descenso de su historia, al empatar en el estadio Monumental con Belgrano de Córdoba 1-1, en el partido revancha por la promoción, que le permitió a los cordobeses subir a la Primera División luego de 5 años. El empate, en cambio, condenó al equipo de Núñez a la Primera B Nacional, por la caída sufrida en la ida, 2-0 en el Gigante del Barrio Alberdi, Córdoba.
Mariano Pavone puso en ventaja a River a los 5' de la etapa inicial; mientras que Guillermo Farré empató a los 16' del complemento. El propio Pavone tuvo la chance de darle a su equipo el triunfo parcial a los 24' del segundo tiempo, con un tiro penal que le atajó el arquero del equipo cordobés, Juan Carlos Olave. El encuentro fue dado por terminado a los 44' del complemento por el árbitro Sergio Pezzotta, a raíz de varios incidentes protagonizados por algunos hinchas de River en las tribunas, y que luego continuaron fuera del estadio (ver página 31).
Así, después de 110 años de historia, y como consecuencia de una serie de desaciertos institucionales y deportivos de los últimos años, River vive así su página más triste y oscura, y deja solamente a Boca Juniors e Independiente como los únicos grandes argentinos que nunca cayeron de categoría en el fútbol nacional.
En los 90 minutos previos al desenlace, hubo un partido que debió atravesar River: con vaivenes emocionales, de la ilusión a la angustia, de la desesperación de la tristeza del final, resumida en las lágrimas de sus hinchas, que ayer colmaron, otra vez, el Monumental. Y resumida en las lágrimas de sus propios jugadores y del técnico Juan José López, que se fueron de la cancha rodeados por guardias de la seguridad privada contratada por el club, insultados por la gente, protagonistas de este triste y solitario final.
El corazón de River, que se encendió apenas iniciados estos 90 minutos, se paralizó a los 4', por un gol de César Pereyra bien anulado por una posición adelantada; y recibió una inyección de adrenalina 60 segundos después: Pavone recibió en el borde del área, giró ante la marca de dos rivales y sacó un derechazo seco, bajo, a la izquierda de Olave.
El 1-0, aún escaso, le restó algo de tensión al equipo de López, y Belgrano aprovechó para sacarle la pelota, pero sin generar demasiado riesgo frente al arco de Carrizo. Cuando la insuficiencia volvió a pesarle en el reloj, River se hizo dueño otra vez del partido, y creó situaciones que pudieron darle la ventaja necesaria: un mano a mano de Pavone que despejó Olave, un cabezazo posterior de Juan Manuel Díaz que se fue por arriba del travesaño, un zurdazo defectuoso de Caruso, y un penal clarísimo de Turús al propio Caruso que Pezzotta ignoró por completo.
Igual que en el primer tiempo, River estuvo a un centímetro del abismo apenas iniciado el complemento, cuando el "Picante" Pereyra desperdició una chance clarísima para el empate. Y finalmente dio el paso hacia el vacío, a los 16', cuando un error compartido entre Díaz y Ferrero permitió el tanto de Guillermo Farré.
La superioridad exhibida por River, más allá de su falta de eficacia para llegar con claridad hasta el arco de Olave, quedó entonces despedazada. Y fue peor a los 24, cuando el arquero de Belgrano se quedó con el último aliento de la ilusión local. El penal desperdiciado por Pavone terminó de destruir el estado anímico de River, golpeado desde hace varios partidos.
Después, ya no hubo reacción. Ni de los de adentro, ni los de afuera. Apenas gestos desesperados de sus jugadores, algunos llorando. A esa altura, el partido que debió atravesar River, que debió sufrir River, que debió padecer River, era apenas un punto de una línea larga y oscura. Eso sí: un punto histórico. (Télam)

 


'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?