«Roberto no confesó haberla matado»

Redaccion 16/10/2021 - 06.35.hs

La cuarta jornada de juicio contra Roberto Fabián Lescano, por el homicidio doblemente calificado, por haber sido cometido criminis causa y femicidio, de María Guadalupe Puebla, contó con los testimonios de dos hermanos y una hermana del acusado y del padrastro de Puebla.

 

Lescano, un hombre sordo, de 45 años y que cuenta con Raúl Hansen como intérprete, está acusado de haber matado a Puebla entre la noche del viernes 15 de agosto y la madrugada del lunes 18 de 2014, en un descampado de la calle Niñas de Ayohuma, en el noroeste de Santa Rosa. El hecho habría ocurrido después que el imputado abusara sexualmente de ella. Por ese delito está cumpliendo una condena a 12 años de prisión.

 

El homicidio criminis causa se aplica al que «matare a otro para preparar, facilitar, consumar u ocultar otro delito, o para asegurar sus resultados o la impunidad para sí o para sus cooperadores, o por no haber obtenido el resultado que se propuso al intentar el otro hecho punible».

 

El Tribunal de Juicio está compuesto por jueces de control subrogantes María Florencia Maza, Néstor Daniel Ralli y Carlos Ordas. Por el MPF intervienen el fiscal general Máximo Paulucci y la fiscala Cecilia Molinari; y por el Ministerio Público de la Defensa, el defensor oficial Pablo De Biasi.

 

A su vez, el padre de María, José Alberto Puebla -quien viaja diariamente desde Eduardo Castex para estar presente-, participa en el proceso como querellante particular y es representado por el defensor oficial Juan José Hermúa.

 

«Siempre fui a verlo».

 

Rubén Lescano es hermano del imputado. Él concurrió, junto a su otro hermano Ramón, a visitarlo a la Seccional Tercera días después del hecho. Pero, a diferencia de Ramón, negó que Roberto haya confesado el femicidio. «Siempre le pregunté si había cometido el delito y siempre me dijo que no; incluso hasta el día de hoy porque siempre fui a verlo», apuntó.
Ramón, en cambio, había afirmado lo contrario durante la tercera jornada, realizada el pasado jueves. «Mi hermano me dijo que la mató. Me hizo señas de que le había pegado con un ladrillo y que la había trasladado en la moto», aseguró.

 

Durante la declaración de Rubén Lescano, De Biasi consultó: «Disculpe que insista, ¿pero su hermano confesó el crimen frente a ustedes dos?», a lo que el testigo indicó: «No, que yo sepa no. Y no recuerdo si Ramón le preguntó», y aseguró que el hermano no le reprodujo el hecho con señas.

 

Asimismo, señaló no recordar que su hermano Ramón le haya preguntado a Roberto si la mató. «Sino me lo hubiera dicho», señaló.
Enfatizó en que «jamás hubo un pacto de silencio», entre los familiares del acusado, y añadió: «Yo también tengo hijos e hijas… Si lo hizo, que cumpla; sino, no». Por último negó que el acusado hubiera tenido inconvenientes en el núcleo familiar por acosos e insinuaciones a sus hermanas o a las esposas de sus hermanos. «Que yo sepa, nunca hubo problemas», contestó.

 

Otro de los hermano, Rafael, y una hermana, Marisa, ratificaron las palabras de Rubén Lescano acerca de que no existió un pacto de silencio. «Nunca fuimos todos juntos a visitarlo. Yo fui a la alcaidía, pero no a la Tercera», indicó Rafael, y acotó que «nunca» vio que Roberto haya agredido a alguna mujer de la familia.

 

Marisa Lescano negó que la familia haya hecho un pacto de silencio para cubrir al acusado. «Nunca nos juntamos para una cosa así», señaló. Consultada respecto a si Ramón le informó que Roberto había confesado el homicidio, la mujer dijo que «nunca» y que «él siempre me hizo señas de que no fue». También contó que fue a verlo a la alcaidía y no a la Seccional Tercera.

 

Roque Arturo Martínez, el padrastro de Puebla, solo dijo que la vio irse con su hermana Diana el viernes y que ésta regresó a la tarde del sábado y le avisó que María se había quedado con su novio, Walter Baigorria.
El juicio concluirá el lunes a las 8.30, con los últimos tres testigos y los alegatos finales de las partes.

 


' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?