El INTA impulsa un nuevo concepto

Redaccion 24/10/2021 - 21.31.hs

Desde el INTA se está impulsando UN concepto superador que tiene como objetivo el manejo sostenible de los recursos naturales, el uso óptimo de los subproductos y la minimización de los desperdicios.
Con la premisa como foco de reciclar, reutilizar y reducir, el INTA impulsa el concepto de lechería circular a fin de lograr un manejo sostenible de los recursos naturales, un uso óptimo de los subproductos y una minimización de los desperdicios.
Miguel Taverna, coordinador nacional en Lechería del INTA Rafaela (Santa Fe), señaló que «la economía circular en la producción de leche es un concepto superador e integral que tiene como objetivo el uso eficiente de todos los elementos que son parte del sistema productivo».
Detalló que así se logra una producción con el foco en un manejo sostenible de los recursos naturales, el uso óptimo de los subproductos y la minimización de los desperdicios. Según Taverna, «la lechería circular tiene una visión integral que busca la reutilización de todos los elementos que son parte del sistema productivo».
De todos modos, reconoció que «si bien el concepto de economía circular es relativamente nuevo, sus estrategias se vienen aplicando hace mucho tiempo en los tambos». En este sentido, se refirió a las técnicas como la rotación de cultivos, el uso de efluentes como fertilizantes, la eficiencia en el uso del agua y la generación de la energía como ejemplos.
«Ahora se busca englobar todos estos elementos con una lógica mucho más operativa. Desde el INTA creemos que son y serán de mucha importancia para los sistemas productivos del futuro y, en este sentido, en la formación de quienes trabajarán profesionalmente en la cadena», señaló el especialista.
En materia de manejo y reutilización de los efluentes en los tambos, Taverna dijo que «su relevancia está marcada por un uso racional, para transformarlos en biofertilizante, lo que implica una disminución del impacto ambiental», y añadió que «este aporte permite una sustitución de fertilizantes químicos de entre un 30 y un 50 %, según el sistema».

 

Reciclado del agua.
«El tambo es un gran consumidor de agua, especialmente en lo que respecta a la limpieza de las instalaciones». Allí, es donde el reciclado y reutilización del agua cumple un rol trascendental explicó Taverna, y añadió: «Lo mismo sucede con el agua que se utiliza para el refrescado de la leche, esa agua de calidad también se puede reutilizar».
En relación a la energía, Taverna se refirió al uso alternativo de los efluentes como generadores de gas. «Se puede generar energía dentro del sistema mediante paneles fotovoltaicos y abastecer así parte de la demanda del tambo y depender menos de los combustibles fósiles», explicó.
De manera complementaria, el INTA trabaja en temas vinculados a la reutilización de residuos tales como sueros y permeado para producir alimentos, productos y energía.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?