Sabado 25 de junio 2022

«Es el modelo a seguir»

Redaccion 21/09/2021 - 07.44.hs

(General Pico) – El Movimiento Popular La Dignidad de esta ciudad trabaja en la conformación de dos cooperativas que estarán apuntadas a la elaboración de panificados y la confección de productos textiles. Durante la pandemia, el movimiento duplicó la cantidad de integrantes, muchos de los cuales se acercaron en busca de alimentos y trabajo.
María Del Mar Miskoff, integrante de La Dignidad, explicó que en la actualidad se encuentran «en la búsqueda de la conformación de dos cooperativas de trabajo», una de las cuales «tiene que ver con la elaboración de panificados y la otra es una textilera». Además, el objetivo a futuro es ampliar e incursionar en otros rubros.
En cuanto a la gestión de las cooperativas de trabajo y a la tramitación de los diferentes expedientes, Miskoff destacó que tienen el acompañamiento y apoyo de la Cooperativa de Electricidad (Corpico) local.
«La Corpico nos dio una mano muy significativa para la conformación de las cooperativas, ayudándonos en los trámites burocráticos. Vamos en ese camino y la idea es poder capacitarnos continuamente», señaló la entrevistada.
«El de la cooperativa es el modelo económico que a nosotros como organización nos cierra con los valores que fomentamos, como la responsabilidad social, la igualdad y la equidad. El cooperativismo para nosotros es el camino a seguir», agregó.

 

Pandemia.
Entre otros proyectos, el movimiento proyecta un centro para la atención de niños y niñas, aunque todavía resta encontrar un lugar donde instalarlo. «Tenemos un proyecto de centro de desarrollo infantil que está muy bien encaminado y esperamos próximamente poder llevarlo a cabo. La cuestión es que muchas veces nos falta un espacio físico para poder desarrollarlo. Hoy los alquileres y las exigencias son altísimas, y nos han llegado a pedir hasta sueldos estatales. Es muy difícil conseguir las garantías para poder encontrar un lugar donde desarrollar el centro», dijo.
Por último, Miskoff habló sobre la masiva incorporación de vecinos y vecinas faltos de trabajo, que se acercaron a «La Dignidad» durante la pandemia de Covid-19.
«Venimos trabajando desde 2018 y empezaron siendo unas 40 personas. Hoy ya son más de 100. ‘La Dignidad’ viene desarrollando distintas actividades como panificación, una textilera, la entrega de viandas solidarias y de mercaderías, y desayunadores y merenderos en distintos barrios», señaló.
«Durante el 2020 algunas actividades como los merenderos se vieron afectadas, pero se buscó la forma de seguir estando para esas familias que más lo necesitaban más en tiempos de pandemia. Creció mucho la concurrencia, más del doble. Hoy somos más de 100 personas y la mayoría se acercó en épocas de pandemia, porque la necesidad de trabajo es imperiosa», finalizó.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?