Héctor Lara: «Hicimos una buena gestión»

Redaccion 25/09/2021 - 21.01.hs

«Yo me voy tranquilo de la buena gestión, porque los índices delictivos están muy por debajo de años atrás». Esa fue la definición que dejó el ahora ex jefe de Policía, Héctor Lara, luego de que el gobernador Sergio Ziliotto aceptara su renuncia. La dimisión se da tras 15 meses en el cargo y una carrera de 36 años en la fuerza policial. El Ministerio de Seguridad ya definió su reemplazo: Daniel Guinchinau.
Lara había asumido como Jefe de Policía el 26 de junio de 2020 tras la renuncia de Roberto Ayala, quien se fue de la Jefatura con fuertes críticas a la gestión del Ministerio de Seguridad. Este sábado fue notificado de que el gobernador Sergio Ziliotto había aceptado su renuncia, que presentó esgrimiendo «motivos personales».
En lugar de Lara asumirá el comisario general retirado Daniel Guinchinau, quien se desempeñaba como subsecretario de Lucha contra el Narcotráfico en la cartera que conduce Horacio di Nápoli. De larga trayectoria en la fuerza policial, Guinchinau fue jefe de la Brigada de Investigaciones de la UR-II, cargo que ocupó hasta 2018 cuando fue designado como jefe de la Unidad Regional II, con asiento en General Pico.
«En tanto, se confirma la continuidad del comisario general retirado, René Ángel Bossio, como subjefe tal lo dispuesto por el mandatario provincial», informaron desde el Ejecutivo.

 

Por desgaste.

 

Lara decidió alejarse del cargo luego de seis años en la gestión, primero como subjefe y luego como jefe de la Policía. «Este año y medio de pandemia ha sido muy duro, creemos haber hecho una buena gestión así que dejamos lugar a otros, a gente más nueva», afirmó en diálogo con LA ARENA.
El desgaste provocado por esta etapa se suma a su amplia actividad social. «Soy el presidente del Círculo de Oficiales, estoy en la Federación de Pelota a Paleta de tesorero, presidente de la Subcomisión de Pelota a Paleta del Prado Español. Tengo mucha actividad social y no podés con todo», resumió y reconoció su rol en la Policía insumía las 24 horas del día.
Por otro lado, aclaró que no había diferencias con el ministro Di Nápoli sino que mantenían «una relación armoniosa» con él y «con todos los funcionarios del gobierno. Conozco a la gran mayoría y tengo muy buen trato con todos, ningún problema».
Sobre su reemplazo, afirmó que es «una decisión del Ministerio» y destacó que Guinchinau hizo toda su carrera dentro de la fuerza. «Estuvo muchos años en la zona norte. Fue jefe de la Regional y trabajó satisfactoriamente, estaba retirado y vino al Ministerio. Me extraña que de ese lugar pase a jefe, pero bueno, son decisiones de gobierno», señaló.

 

«Me voy tranquilo».

 

La renuncia de Lara se da en un momento en el que se registraron varios hechos graves, como la agresión de un adulto mayor y los ataques entre bandas en Santa Rosa, y la fuga de una persona condenada de la comisaría de Realicó. Consultado sobre si esto influyó, el ex jefe de Policía explicó que el episodio del barrio Néstor Kichner se pudo esclarecer y hubo detenidos. «Se trabajó muy bien, se hicieron varios allanamientos, le dije al jefe de la Regional que hablara con el fiscal general para tratar de sacar las armas de circulación, que es lo que se hizo, y se secuestró un vehículo».
«Lo del hombre mayor se está trabajando. Hubo muchos casos de hechos violentos, como homicidios, y están esclarecidos. Yo me voy tranquilo de la buena gestión porque los índices delictivos están muy por debajo de años atrás», destacó.
Por otro lado, en relación a la fuga, recordó que al iniciar su gestión con Ayala se fugaron tres personas de la Alcaidía. «También tiene que ver con que hay 408 detenidos, las alcaidías no dan abasto, por eso hay muchos detenidos en las comisarías», señaló y remarcó que «en la comisarías el personal está para patrullar y dar cobertura de seguridad al pueblo, tendría que tener los presos un día o dos y después llevarlos a la alcaidía».
En esa línea, sostuvo que «hay un 70 % de los 408 que son condenados y deberían estar en el Servicio Penitenciario, que va dando pocas vacantes. Hay muchos condenados por violencia de género o abuso que deberían ir a una cárcel que está en Senillosa. Las comisarías no están preparadas para tener condenados, están para tener detenidos uno o dos días».

 

Un balance.

 

Tras cumplir 36 años en la fuerza policial, Lara trazó un balance de su accionar en la Jefatura. «La puedo dividir en dos, una gestión como subjefe acompañando a Ayala y la propia de jefe. En esta de jefe me tocó justo en plena pandemia, yo ya venía como subjefe trabajando con la gente de salud en la etapa más crítica y después asumí».
«Creo que le pusimos todo el esfuerzo. Para mí el balance de jefe es muy positivo, porque bajaron muchísimo los índices delictivos, la gente estaba tranquila. En la cuestión del trabajo y el cumplimiento de las restricciones se trabajó muchísimo, el personal estuvo continuamente. Se hicieron los relevos en las comisarías cuando tuvimos personal afectado con Covid, no falleció ningún efectivo en actividad. Por suerte no nos tocó tener que lamentar policías en actividad fallecidos por Covid», continuó.
Para Lara, se logró superar la situación de pandemia de la mejor manera. «Más allá de algunos roces, creo que hubo un buen trabajo de policía, sobre todo en los puestos camineros cuando había que hacer un control estricto y también en los pueblos donde se tuvo que redoblar esfuerzos».
«Me voy tranquilo de haber hecho una buena gestión en ese sentido», subrayó y enfatizó: «Bajaron notablemente los hechos delictivos y aún hoy se mantiene. vamos a ver qué pasa con esta flexibilización».
En el caso de su rol como subjefe, resaltó la incorporación del nuevo uniforme para el personal, las bicicletas y los vehículos. «Ahora ya están compradas ocho camionetas y cinco autos más que se van a entregar pronto», anunció.
También se reforzaron las unidades especiales, como las Brigadas de Investigaciones y el área de Toxicomanía. «Este último año, desde que yo asumí, traté de acercar la capacitación a los lugares de trabajo, la actualización del personal en cuanto al uso de arma. Se han hecho muchas cosas, por eso creo que hemos hecho una buena gestión».

 

– ¿Qué tipo de policía le deja a Guinchinau?

 

– Lo mejor que tiene la institución es el recurso humano, recientemente se ha entregado uniforme adecuado al personal femenino, se compró equipamiento para los grupos especiales. Se ha ido adelantando, modernizando la institución, trabajando en cuanto a la informatización. Se han incorporado muchos profesionales, se trabaja en las temáticas de género y abuso, nuestro personal ha estado continuamente capacitándose. Creo que queda una policía bastante actualizada, aunque siempre falta, y modernizada. Una policía honesta sobre todo, hemos visto que han intentado sobornar al personal policial, incluso dándole un millón de pesos en un puesto caminero… Eso creo que es un valor, el recurso humano es lo mejor que tiene nuestra institución, más allá de que siempre hay errores y algún que otro que pueda tener inconvenientes.

 

– Le quedó algo pendiente?

 

– Mi idea fue tratar de darle la mayor cantidad de recursos al personal, el tema vehículos se demoró mucho porque perdimos todo el año pasado que no pudimos comprar. Recién ahora sobre fin de año nos entregaron algunos y se van a entregar más. Yo hubiera querido poder sumar más personal, que se pudiera abordar más de cerca en algunos casos el crecimiento de Santa Rosa, sobre todo en los barrios nuevos.

 

– Con la Comisaría Octava que quedó pendiente…

 

– Eso no depende de mí, pero son anhelos que uno tiene, que por ahí pudiera haberse llevado a cabo y poderlo ver en la gestión. Pero bueno, seguramente quienes estén seguirán con esa iniciativa.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?