Domingo 26 de mayo 2024

Advierten por intoxicaciones

Redacción 22/04/2024 - 00.15.hs

El coordinador de Emergencias y Desastres Sanitarios (Codes), Juan Barbero, enfatizó en la importancia de mantener la ventilación adecuada en espacios cerrados, así como también de realizar inspecciones regulares, por un gasista matriculado, en los sistemas de calefacción y gas con el objetivo de evitar intoxicaciones por monóxido de carbono. "El monóxido de carbono es un enemigo silencioso, invisible, pero mortal. Por este motivo trabajar en la prevención de posibles eventualidades es nuestra mejor defensa", advirtió el profesional

 

“El monóxido de carbono es un gas que se genera como producto de la mala combustión de estufas, calefones, calefactores, cocinas, termotanques, salamandras, en un ambiente con baja presencia de oxígeno”. Afirmó que “es un gas que no tiene olor, color, sabor, no se comporta de una forma irritativa y las personas suelen demorarse en percibir a este agente como el causante de la intoxicación”, dijo.

 

Desde el ministerio indicaron la importancia de controlar la correcta instalación y el buen funcionamiento de los artefactos; examinar las salidas al exterior de hornos, calefones, estufas y calderas para asegurarse que están permeables y en buen estado; hacer una verificación de las instalaciones con personal matriculado que pueda identificar y corregir los desperfectos de la fuente generadora de monóxido de carbono.

 

Para dar cuenta que un artefacto no está funcionando bien se debe “comprobar que la llama de estufas y hornallas sea siempre de color azul. Si es anaranjada es señal de mal funcionamiento; lo más notorio en un conducto de gas que no esté bien puesto o mal tapado, es el rastro de una mancha negra en el techo y en la pared (en el recorrido que hace el caño)”.

 

“Si se encienden brasas o llamas de cualquier tipo, no dormir con éstas encendidas y apagarlas fuera de la casa; no usar el horno u hornallas de la cocina para calefaccionar el ambiente; no encender motores a combustión (grupos electrógenos, motosierra, etc.) en cuartos cerrados, en sótanos o garajes; no mantener el motor del auto en funcionamiento cuando el garaje está cerrado. Si su garaje está conectado al resto de su hogar, cierre las puertas”, agregaron.

 

Rapidez.

 

Frente a una eventualidad de estas características, se debe actuar con precisión. Barbero explicó que los síntomas de una posible intoxicación son “dolor de cabeza, náuseas, vómitos, mareos, alteraciones visuales, descoordinación, confusión, cuadros de desmayo, pérdida de conocimiento o convulsiones”.

 

“Se recomienda a quien asista a esas víctimas abrir ventanas y puertas de la casa de forma inmediata para ventilar los ambientes; retirar a la persona para tomar aire fresco rápidamente; si es posible y seguro, apagar los artefactos de gas; comunicarse con el 107 o número telefónico del Centro de Salud de referencia para recibir inmediata asistencia del equipo de salud”, señaló.

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?