Miércoles 30 de noviembre 2022

El crecimiento de las iglesias evangélicas en La Pampa

Redacción 27/09/2022 - 11.30.hs

Por varios días una inmensa carpa instalada en terrenos del ferrocarril, frente mismo a la Estación de Trenes, no dejó de llamar la atención de quienes pasaran por el lugar. No faltaron los que supusieron que -como sucedía antaño- un circo había llegado a la ciudad.

 

El Pastor Carlos Díaz, referente del Centro Evangélico "Mensaje a las Naciones", explicó que "la carpa es nuestra, pero además tenemos otra más grande, gigante, que mucho tiempo supimos tener armada atrás del Lucio Molas, donde ahora se está construyendo el nuevo hospital. En este tiempo hacemos actividades dentro de la carpa y se juntan unas 450 personas; pero cuando la actividad se puede hacer al aire libre la usamos para consejería y capacitación, y ahí pueden ir miles de personas".

 

Díaz agregó que su congregación tiene su sede central, su iglesia, en Pilcomayo 2485, camino al relleno sanitario, "donde compramos terrenos y edificamos. Ahí tenemos pensado también hacer la escuela".

 

En este punto admitió que "con los diezmos (contribuciones de los fieles) se construye, se paga el alquiler en caso que se alquile, se ayuda a personas, se compra mercadería. En síntesis se sostiene la obra", completó.

 

Preguntado sobre la formación de un pastor, Díaz indicó que en su caso es "recibido en el Instituto Teológico Fiet de Buenos Aires. Tenemos que estudiar, pero además somos reconocidos por la trayectoria y el testimonio dentro de la iglesia a la que pertenecemos. No sólo se trata de estudiar, sino pasar por varios ministerios, como por ejemplo Obrero, Diácono, Anciano....", puntualizó a este diario.

 

Carpa con cuidados.

 

Con respecto a la carpa armada frente a la estación de trenes detalló que ese lugar "lo maneja Espacios Verdes de la Municipalidad. Nosotros cada año pedimos autorización y armamos la carpa. Así nos ceden el espacio por algunos días y nosotros como institución nos encargamos de cuestiones organizativas, poniendo a disposición una ambulancia, seguro, y también contratamos un ingeniero en seguridad e higiene. Es decir nos hacemos cargo de todo lo que se necesita para montar un evento que reúne medio millar de personas".

 

Dijo que lo que hacen "son celebraciones, cultos a Dios decimos nosotros a diferencia de la palabra misa, pero vendría a ser lo mismo. ¿La captación, por qué se acerca tanta gente? Creemos que está dado más que nada por el trabajo que la Iglesia Evangélica hace, porque está muy pegada a la gente, pendiente de sus necesidades, con un mensaje cristocéntrico, donde se habla de Jesús".

 

Trató de ser más claro y sostuvo que "Jesucristo resucitó entre los muertos al tercer día, y se lo reconoce como el Señor... y cuando se hace presente en una vida cambiando, transformando, sanando enfermos, liberando de ataduras de adicciones y vicios que hacen tanto daño a la sociedad invita a creer. Porque todo aquello ocasiona destrucción de familias, matrimonios separados, pero llegan a la Iglesia y encuentran una respuesta de la mano de Dios: sus matrimonios se arreglan, sus hijos se componen y ven un cambio en sus familias que hace que se aferren a Dios. Por eso el crecimiento de nuestra Iglesia", evaluó.

 

¿Un voto evangélico?

 

El pastor Díaz no eludió una pregunta acerca de si existe un "voto evangélico". Y dijo: "Somos diferentes organizaciones en la provincia y en el país", y si bien admitió que hubo referentes evangélicos que han ocupado cargos políticos sostuvo que "se trata de decisiones individuales. En nuestro caso tuvimos en el tiempo de Luis Larrañaga como intendente a Elizabeth Taboada, pastora de nuestro ministerio, que fue concejal. Pero se trató de una decisión personal integrar la lista, pero después se fue a su casa y continúa con las actividades pastorales".

 

Cabe recordar que el pastor Daniel Robledo, de General Pico, también ocupó un cargo público y fue diputado provincial; mientras Roberto Torres era edil en el concejo deliberante de Santa Rosa. Pero como también se conocieron otros casos en distintos puntos del país, fue que se dio en llamar que había un "voto evangélico". Ahora Díaz aclara que se trata de "decisiones personales".

 

El pastor Carlos Díaz expresó en el final que "es verdad que el culto Evangélico está creciendo, y eso es producto de estar cerca de los que necesitan".

 

Los que más van a la Iglesia.

 

Aunque se nota un crecimiento de otros cultos que no son el Católico, lo cierto es que algunas encuestas se encargan de aseverar que sigue siendo el que más adhesiones recibe de los feligreses. Los guarismos de Latinobarómetro estimaron que el 48,9% de la población argentina se declara católica, el 40,6% no practica ninguna religión, el 6,6% es evangélica, 2,1% otros cristianos, y 1,8% es creyente en otras religiones.

 

Por otra parte, otra encuesta de investigadores del Conicet, el número de personas católicas cayó del 76,5% al 62,9% entre 2008 y 2019. Entre ellas, el 74,3% dijo que no asiste nunca al culto, o va sólo en ocasiones especiales. A su vez, las personas que manifiestan no tener ningún tipo de religión aumentaron del 11,3% al 18,9%, y los evangélicos del 9% al 15,3%.

 

Sólo la mitad de quienes dijeron no tener religión son ateos o agnósticos: el resto afirmó que se relaciona con Dios por su cuenta o sostiene otro tipo de creencias, como la energía, la suerte o la astrología.

 

Asimismo se apunta que la religión evangélica creció en mayor medida entre las personas con menores estudios mientras que el porcentaje de personas sin religión aumentó mayormente entre las personas con mayores niveles de estudio.

 

Asistencia a templos.

 

Lo que se puede observar también es que no es alto el nivel de asistencia a los templos o iglesias: sólo el 27% participa de un culto religioso al menos una vez al mes; y sólo el 6,2% dijo ir todos los días o varias veces por semana. En contrapartida, el 43,3% de los encuestados va sólo en ocasiones especiales y el 29,6% no va nunca.

 

La asistencia es más fuerte en los evangélicos: el 29,4% dijo ir todos los días o varias veces a la semana y el 23,7% una vez a la semana. En el caso de los católicos se indica que el 25,6% va al menos una vez al mes, y el 53,9% admite que sólo concurre a la iglesia en ocasiones especiales, mientras que el 20,4% no va nunca.

 

Con el transcurrir del tiempo las cosas cambiaron de tal manera que en 1947, según el censo, los católicos era el 93,6% de la población. La encuesta que hizo el Conicet en 2008, arrojó que el número de católicos era del 76,5%, cifra que descendió al 62,9% en 2019. En contraposición, la cantidad de personas sin religión ascendió del 11,3% en 2008 al 18,9% en 2019, mientras que los evangélicos crecieron del 9% al 15,3%.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?