Sabado 02 de julio 2022

Cipolletti: acusado seguirá detenido

Redacción 29/05/2022 - 10.12.hs

La Justicia rionegrina extendió por cuatro meses la detención preventiva de Luis Omar Giménez, el peón rural acusado de asesinar al pampeano Carlos Curruqueo en octubre pasado. En los últimos días, la defensa del sospechado había planteado una "domiciliaria", pero una jueza se inclinó por el pedido de la Fiscalía y la querella, quienes reclamaron la extensión de la preventiva.

 

Según publicó ayer el medio La Mañana de Cipolletti, atento a los plazos procesales, la jueza de Garantías de la jurisdicción judicial de Cipolletti, Agustina Bagniole, debía tomar una decisión el jueves. Sin embargo, tras un breve cuarto intermedio, el viernes prorrogó la prisión preventiva de Giménez. Así, el acusado de matar a Carlos Curruqueo y enterrar su cuerpo en el interior de su automóvil en una chacra de Colonia María Elvira, cercana a Cipolletti, seguirá preso.

 

El caso.

 

Curruqueo era un pampeano de 46 años que hacía algunos años había emigrado a General Roca, donde se dedicaba a la venta de automóviles. El 14 de octubre del 2021, fue visto por última vez por su pareja, cuando partió de su hogar con el fin de cobrar a Giménez una deuda de unos 1,8 millones de pesos de la venta de una camioneta. Nunca regresó, por lo que la mujer hizo la denuncia en sede policial.

 

A partir de allí, la policía y la Justicia iniciaron una investigación que tuvo en vilo a la familia que reside en Santa Rosa. Hasta que, tres meses después, en forma casual, un trabajador rural denunció a la policía haber hallado enterrado en un médano un vehículo de color gris. Cuando pudieron extraerlo, hallaron en la parte trasera, el cuerpo sin vida de Curruqueo.

 

Esto hizo que la investigación diera un salto. El lugar del tétrico hallazgo fue una chacra ubicada la zona denominada "María Elvira", al sur de la ruta nacional 22, entre las jurisdicciones de Cipolletti y Fernández Oro.

 

Luego las pericias demostrarían que Curruqueo había sido ultimado de varios disparos en su cabeza con un arma de calibre 22. Y que todo apuntaba a Giménez, quien vivía en un predio rural ubicado a solo 800 metros de donde hallaron enterrados la Kangoo y el cuerpo.

 

Evidencias.

 

Al dictar esta medida, la jueza, consideró que "todos los indicios de sospecha, evaluados en su conjunto, apuntan al imputado como autor del hecho de 'homicidio calificado'. Y que las nuevas pruebas aportadas no desvirtúan la teoría de la fiscalía".

 

Además está el relato de la principal testigo, la pareja de la víctima, quien mantuvo contacto telefónico con él antes de que fuese asesinado. Se suma la existencia de un tractor con una pala excavadora presuntamente utilizado para enterrar la Renault Kangoo de Curruqueo con él adentro. Otra fuerte presunción es que la corta distancia entre la vivienda de Giménez y el lugar del hallazgo.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?