Miércoles 29 de mayo 2024

Cosechan 8 mil kilos en media hectárea

Redacción 18/03/2023 - 08.57.hs

Se aumenta la producción a partir de la reutilización del polietileno, como acolchado del suelo, y evitando que se convierta en un desecho. A partir de una planificación previa, en preparación de suelo, nivelación, barbecho, corte y agujereo de silobolsa, los resultados son muy positivos.

 

LUIS BARBASCHI *

 

Una familia winifredense destina 5.000 metros cuadrados de su chacra ubicada en el Lote XIII de la localidad a la siembra de zapallo anco, reutilizando los silobolsas como "acolchado del suelo". Esta experiencia les ha dado muy buenos rindes.

 

Durante 2022, Ricardo Barbera, junto su hijo Luciano y su esposa María Angélica González, cosecharon 8.000 kilos de anco, y toda la producción fue vendida en comercios de Santa Rosa. Para esta temporada, tienen proyectado duplicar la superficie llevándola a 10.000 metros cuadrados.

 

Hace algunos días, técnicos de la cátedra de Horticultura de la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de La Pampa realizaron tareas de extensión universitaria en ese predio rural conocido como "La chacra de Cata y Víctor", en homenaje a Víctor González y Catalina Sereno, familiares directos de María Angélica, docente rural jubilada, granjera y horticultora.

 

Acompañados por el ingeniero agrónomo Luciano Barbera, sus colegas Oscar Siliquini y Pablo Ponce realizaron un seguimiento de esta producción de zapallo anco con la tecnología aplicada.

 

Se trata de un polietileno bicolor porque presenta una superficie negra por un costado y blanca por el otro. Los profesionales compararon crecimiento, desarrollo y rendimiento de las plantas con la cara blanca y la cara negra del plástico agrícola puesta hacia arriba y volcaron las conclusiones al Boletín Hortícola Pampeano. También, analizarán los resultados de una siembra de zapallo anco tradicional o convencional. Asimismo, tomaron muestras de suelo para hacer una evaluación de la humedad durante el ciclo del cultivo.

 

Valor social y económico.

 

Los ingenieros le dijeron al sitio InfoWini que el zapallo "es una hortaliza de alto valor social y económico para la región, y apetecida por todos los estratos sociales y todas las edades". Sostuvieron que la reutilización del silobolsa como acolchado del suelo, "es una tecnología ampliamente utilizada en todas las áreas importantes de producción de hortalizas del mundo. Produce un efecto beneficioso al aumentar la temperatura y conservar la humedad, reduce el lavado de nutrientes y eleva su disponibilidad, evita el contacto de los frutos con el suelo, minimizando los riesgos de ataque de patógenos, además de controlar las malezas".

 

La utilización del silobolsa de polietileno, es una tecnología presente en el agro argentino, utilizada principalmente para la conservación de forrajes y granos. Luego son descartados. En cambio, son reutilizados para la producción de zapallo anco.

 

Los ingenieros manifestaron que esta reutilización del plástico agrícola "fomenta una menor contaminación ambiental y visual, genera un ambiente propicio para el crecimiento y desarrollo de las plantas, reduce costos de producción durante el ciclo del cultivo, es de fácil utilización para la horticultura extensiva, se adapta muy bien a lotes comprometidos con malezas y con resultados alentadores en la producción de zapallo anco".

 

Experiencias local.

 

Los técnicos aseguraron que en la granja winifredense "se viene utilizando el silobolsa como una tecnología fundamental para la producción de zapallo. Se observaron valores muy superiores con respecto a experiencias a campo, con un excelente crecimiento y desarrollo de plantas, con un largo de guía promedio de cinco a siete metros y número de hojas promedio de 90".

 

Según explicaron, "la estrategia de la utilización de la cara blanca del silobolsa hacia arriba presentó una ventaja adicional: el color blanco hace que refleje toda la luz incidente sobre la superficie, permitiendo una mayor iluminación para el cultivo, suponiendo cambios positivos en la sexualidad de la planta haciéndola más femenina, es decir mayor cantidad de flores. Cuando el cultivo se prolonga hacia el otoño, dispone de más luz, tendrá mayor fotosíntesis y contenido de carbohidratos disponibles para una mayor producción".

 

Otra estrategia fue la utilización del plástico pero con la cara negra hacia arriba. De esta manera, se obtuvo una mayor temperatura en los primeros centímetros del suelo, asegurando así temperaturas óptimas de germinación (18-20 °C) anticipadamente (fin de septiembre), y una mayor temperatura a nivel de planta y frutos. Esto fue beneficioso para la obtención de zapallo primicia.

 

Sin riesgos.

 

Aclararon que en ninguna de las dos situaciones, "hubo riegos complementarios, solo se generó un barbecho previo, sumado a las lluvias durante el cultivo, ingresando esa agua al suelo por rajaduras que existen sobre el mismo polietileno, fundamentales para la recarga del perfil".

 

"Los rindes de la temporada 2022 fueron muy alentadores, con valores que llegaron a los 8.000 kilos", revelaron. "Concluimos que se trata de una tecnología reutilizable, re-circulable, económica y duradera. Adaptable al cultivo de zapallo, asegurando cero malezas y agua útil durante todo el ciclo. Requiere de una planificación previa, en preparación suelo, nivelación, barbecho, corte y agujereo del silobolsa", finalizaron.

 

* Colaborador

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?