Domingo 14 de abril 2024

Del barrio Río Atuel al lujo de Dubai

Redacción 26/02/2024 - 08.28.hs

El edificio Burj Khalif tiene 828 metros, y pronto -aunque parezca increíble- pasará a ser el segundo de Dubai (Emiratos Árabes). Porque en la misma ciudad se está construyendo otro aún más alto. ¿Alguien se imagina una torre que tiene lo que serían casi 10 cuadras de altura?

 

Axel, el pibe que vivió toda su vida en el Barrio Río Atuel de Santa Rosa, el que se prendía en todos los picados de los baldíos de por allí hasta que se puso la del Deportivo Mac Allister para llegar a debutar en primera división, seguro ha tenido sueños.

 

Su niñez fue como la de tantos que corren detrás de una pelota pensando en llegar a ser un día un deportista consagrado. Los Morales -cabe decirlo- es una familia eminentemente futbolera. Porque la saga se inicia con Marcelo y Fabio -los hermanos que en otro momento jugaron a buen nivel en el torneo de la Liga Cultural-, y siguió con hijos y primos que también le dan a la redonda. Y ahora mismo el hermano de Axel, Leonel, está en el plantel de All Boys esperando -por qué no- una posibilidad mayor en el fútbol argentino… Y ya que de sueños hablamos -dicen que son gratis- por qué no ilusionarse por estar alguna vez jugando fuera de nuestro país. Que en estos tiempos no resulta nada descabellado.

 

Familia futbolera.

 

Aquí de lo que se trata es de contar la hermosa experiencia que le tocó al mayor de los hermanos Morales. Alex (24) es hijo de Marcelo y de Marcela González. Son tres hermanos, dado que le siguen Leonel y Loana. “Sí, es una hermosa familia y futbolera; y tan es así que los domingos no hay uno que no vaya a la cancha”, y eso comprende también a las damas del grupo.

 

Es que no sólo que los pibes juegan, o han jugado, sino que además Marcelo (papá de Axel) es hoy relator de fútbol -en un equipo que completan el profesor “Madera” Kalinger y “Cachete Miranda”- y transmite encuentros de la Liga. Y su esposa sabe colaborar de alguna manera.

 

Marcelo, el padre, hace “Peligro de gol” los domingos, y todos los días conduce “El mañanero”, en FM Vibra (101.1), y en Estudio 21 (100.5).

 

Axel, aunque ahora está al frente de un emprendimiento de ropa en Rivadavia 412, casi avenida San Martín (“De moda indumentaria”), tiene y ha tenido una fuerte vinculación con el deporte. Y ya veremos por qué.

 

A estudiar a Pico.

 

Como quedó dicho vivió en el Barrio Río Atuel en la infancia, hizo la primaria en la Escuela 1; y el secundario en el Ciudad de Santa Rosa. Mientras jugaba en el Deportivo Mac Allister -también colaboraba en los campus que realiza con habitualidad el club-, ya tenía claro que quería estudiar Educación Física en General Pico. Le quedan algunos finales para recibir su título -porque como a todos la pandemia le trastocó sus planes-, pero ese cursado hizo que conociera y se hiciera muy amigo de gente que iba a tener influencia importante en su devenir.

 

Amigos son los amigos.

 

“Sí, allí estuve un año en Ferro de Pico, pero tuve rotura de cruzados por segunda vez y no pude seguir jugando”, precisa Axel. Los Palacios son toda una referencia futbolera en la Liga Pampeana, y el chico de Santa Rosa empezó a tener contacto con ellos. “Sí, Braulio ‘El Chino’ es el papá y entrenador de Estudiantil; y sus hijos Julián (hoy está en Grecia) y Matías estuvieron en San Lorenzo y son muy buenos… yo soy amigo de Matías…”, indicó. Se trata del joven que integró selecciones juveniles con el mismísimo Leonel Scaloni (torneo de la Alcudia que ganó Argentina), tuvo un paso por el Basilea de Suiza para pasar luego al Al Ain F.C., que disputa la liga de Emiratos Árabes.

 

Axel Morales menciona que estando en General Pico, dado que los Palacios querían armar su escuelita de fútbol, empezó a colaborar con ellos. “Surgió porque gracias al profesor Sergio Aguilera yo había empezado con preparación física… y bueno, hicimos una amistad grande”.

 

Un nuevo mundo.

 

Lo cierto es que Matías Palacios, estando en Emiratos Árabes, quiso profundizar en su preparación e invitó a su amigo Axel “a estar con él para que lo ayude en el día a día”.

 

Así el pibe que nunca había viajado en avión empezó a experimentar vivencias desconocidas. “Imaginate… Era mi primera vez de un viaje así, y desde Ezeiza fueron 17 horas sin escalas. Cuando llegué encontré un mundo nuevo… un aeropuerto inmenso, sin saber hablar inglés, y no tener idea para dónde agarrar y ni siquiera de cómo hacerme de mis valijas”, sonríe como si estuviera volviendo a ese momento.

 

“Por eso ahora estoy estudiando inglés, porque te das cuenta que no se puede andar por el mundo sin conocer idiomas. Mi amigo Matías si habla, inglés, italiano, y me ayudó mucho con eso”, reconoce.

 

Exigente preparación.

 

Sobre el trabajo que le tocó hacer en Dubai cuenta que “era una rutina muy exigente, porque Matías está dedicado plenamente al fútbol… Estábamos en Alain, que está a una hora de Dubai, pero los días libres íbamos a pasear. Casi toda la rutina que hacíamos era en el hotel que tiene todo: gimnasio, pileta, masajes, yacuzzi. El club le dio una Hilux con la que nos movíamos, pero él tiene una Maserati”, precisa. “Hacíamos todo juntos, desde desayunar, entrenar, comer lo que está indicado en la dieta… Y creo que le ha dado muy buenos resultados. Está muy bien”, completa.

 

La fastuosidad de Dubai.

 

“Mati ya está acostumbrado, pero yo quería hacerle fotos a todo. Estuve unos tres meses, que era el tiempo del contrato que tenía y por el que te autorizan a estar. Pero fue una experiencia increíble… Los autos que se ven son impresionantes: Maserati, Ferrari, Rolls Royce, BMW, Lamborghini… Cuando me tocó ir a ver el edificio más alto del mundo (328 metros de altura) estuve al borde de las lágrimas porque no podía entender que existiera algo así. ¿Y si ahí me acordaba de dónde venía? Claro, eso no lo perdés de vista nunca. Y si llegué ahí fue porque Dios quiso que así fuera”, expresa.

 

Predomina el machismo.

 

“De verdad todo fue una experiencia alucinante. Había cosas que me llamaban la atención, como que paraban todo y oraban seis veces al día… la frente al piso y a orar (son en su mayoría musulmanes). Otra cosa es que a la mujer que está vestida de negro (de los pies a la cabeza) no se la puede mirar a los ojos. En cambio el hombre puede tener cuatro mujeres si quiere, y obviamente el machismo es muy notorio. Son culturas muy diferentes a las nuestras”, diferencia.

 

Otro tema es las altísimas temperaturas. “En invierno andan por los 30 grados, y en verano puede llegar a 50, así que hay aires acondicionado por todas partes”, relata.

 

De vuelta al pago.

 

Hoy está de vuelta por aquí, con sus amigos de siempre, con Lautaro Meller, Nicolás Baronio, Javier Videla, Bautista Peralta… todos futbolistas. “Y siempre juntos con mi hermano Leo (en este momento defensor de All Boys), tratando de aconsejarlo pero sin invadirlo para que cumpla su sueño de llegar a primera división en el fútbol argentino. ¿Mi viejo? Sí, siempre está presente, y todos los domingos después de la fecha se mira el partido y analizan cómo jugó Leo, cómo anduvo y qué errores pudo haber tenido. Mi padre y mi familia son nuestro sostén y los que me van indicando cuál es la buena senda”, dice sin dudar.

 

Tiene nada más que 24 años, y vivió una experiencia que no olvidará nunca. ¿Cómo seguirá la historia? No se sabe porque la vida nos va llevando… pero, por si acaso, Axel se sigue preparando. “Porque siempre hay que estarlo para aprovechar las oportunidades”, cierra.

 

Idolatría por Messi en Dubai.

 

“Es que fueron días muy intensos para entender dónde estaba”, reflexiona ahora ya en Santa Rosa, Axel. Se sabe que Dubai es una ciudad emirato de los Emiratos Árabes Unidos a la que se la conoce por su fastuosidad, por su lujoso comercio, la arquitectura ultramoderna y su vida nocturna animada. Recordamos que allí vivió durante 7 años nada más ni nada menos que “el Diego”.

 

Entre tanta opulencia Burj Khalifa es la torre dominante de un paisaje lleno de edificios enormes. A sus pies está un gran atractivo como es la Fuente de Dubai, con coreografías de chorros y luces al ritmo de la música. En las islas artificiales justo frente a la costa están Atlantis, la Palma, un centro turístico con agua y parques de animales marinos. “Nunca hubiera soñado con estar ahí… pero fue una experiencia alucinante, y siempre trato de estar preparado para eso”, sostiene.

 

Axel Morales, en su estadía en esas tierras, no pudo dejar de sorprenderse por la popularidad de Lionel Messi. “Es que vos nombrás a Messi y la gente se vuelve loca. Decís que sos de Argentina y pareciera que lo están viendo a él, se acercan te saludan, te tocan… una locura”, completa.

 

Y sí… una experiencia inolvidable del muchacho santarroseño que, inesperadamente, conoció un mundo nuevo. Casi de fantasía.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?