Viernes 21 de junio 2024

El CIN rechazó el acuerdo de Milei con la UBA

Redacción 16/05/2024 - 00.06.hs

Desde el Comité Ejecutivo del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), organismo que nuclea a los y las rectoras de todo el país y que actualmente tiene como vicepresidente al pampeano Oscar Alpa, rechazaron el aumento de fondos que otorgó el Gobierno nacional únicamente a la Universidad de Buenos Aires (UBA). "No aceptaremos que existan estudiantes de primera y de segunda", afirmaron.

 

A través de un comunicado, indicaron que "la actualización en un 270 por ciento del presupuesto de gastos de funcionamiento y de un 300 por ciento para hospitales a la Universidad de Buenos Aires implica el reconocimiento por parte del gobierno nacional de uno de los aspectos del problema -y su grave magnitud- que todo el sistema universitario viene planteando desde enero de este año". Sin embargo, consideraron que "resulta inadmisible y provocador que se reconozca solo para una universidad y no para la totalidad del sistema que reúne a un conjunto de 60 universidades a lo largo y a lo ancho de todo el país, que representan a dos millones de estudiantes de las universidades argentinas. No aceptaremos que existan estudiantes de primera y de segunda".

 

"Sesión permanente".

 

Desde el Comité Ejecutivo señalaron que Nación confirmó "con sus actos que los recursos están" y exigieron "inmediatamente una resolución que garantice un incremento igual al otorgado a la Universidad de Buenos Aires para todas las universidades públicas. Con la misma urgencia, seguiremos bregando por paritarias para las y los trabajadores de las universidades que recompongan la pérdida del poder adquisitivo del salario, por el sostenimiento y el fortalecimiento del sistema científico y tecnológico, por la actualización del monto destinado a becas estudiantiles y por la recuperación de las obras de infraestructura hoy paralizadas".

 

Por otro lado, rechazaron "cualquier metodología que promueva la división entre universidades y dentro de las universidades. No convalidaremos ningún intento de división, ni priorizaremos nunca ningún atajo. El Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) no resigna lo que cree. No es solo un problema de recursos, es también de principios".

 

"Reunido en la sede del CIN en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el Comité Ejecutivo resuelve quedar en sesión permanente a la espera de una respuesta urgente a esta solicitud y, si no la hubiera, definir las acciones a seguir en defensa de la Universidad Pública Argentina", concluyeron.

 

Los gastos de funcionamiento es solo un aspecto del presupuesto universitario que genera preocupación en las y los rectores. Por otro lado se encuentra el destinado a ciencia y técnica, la pérdida del poder adquisitivo de docentes y no-docentes, y el valor de las becas Progresar y la inversión en infraestructura.

 

"Hay plata".

 

En diálogo con LA ARENA, el rector de la UNLPam Oscar Alpa cuestionó la intención de Nación "de dividir" y marcó dos aspectos claves de lo que ocurrió este miércoles. "Lo más importante es que se cae esta idea de que no hay plata. La hay para lo que quieran negociar", señaló.

 

A su vez, el segundo punto es que "teníamos razón" en el pedido de un 270 % de aumento. "Nos da la razón con esto de la UBA, porque es el porcentaje que pedíamos. Es importante esto", señaló.

 

Con respecto a la situación actual del resto de las casas de estudio, indicó que continúan con la mitad del presupuesto destinado a gastos de funcionamiento. Esto ha impactado en distintos aspecto, como por ejemplo utilizar recursos que se iban a destinar a otros programas o reducir la cantidad de estudiantes que participan de los planes de intercambio internacional en otros países de la región. "Antes viajaban 10 o 15 estudiantes a México o Colombia, y venían a La Pampa de Brasil... Para no perder esa iniciativa, redujimos a un solo intercambio por programa, por lo que habrá tres o cuatro", precisó.

 

Becas y ahorro de energía.

 

Alpa reconoció que a raíz de esta situación la UNLPam empezó a tener una "deuda social" debido a que se vio obligada a congelar el monto de las becas. "Con ese valor no es una beca que esté ayudando, la única que se actualizó es la del comedor por el incremento del costo variable", continuó.

 

El servicio de transporte también se tuvo que reorganizar para garantizar su funcionamiento y esta semana se decidió minimizar el uso de los ascensores. "Planteamos que si no tienen problemas de movilidad, usen las escaleras. No es solo por la energía eléctrica, sino también por el costo del mantenimiento y de una posible reparación", añadió. De esta manera, solo quedó habilitado el ascensor que se encuentra ubicado en el ingreso de la avenida San Martín y el resto quedará disponible en casos particulares.

 

A nivel estudiantil.

 

El contexto nacional también repercute en la cantidad de estudiantes que transitan por la universidad. Si bien se deberá esperar a que termine el cuatrimestre para tener un panorama claro, Alpa indicó que ya empiezan a verse indicios del impacto. "En algunas facultades, como Exactas y Naturales, el 95 % de los inscriptos son de Santa Rosa, por eso el tema del boleto estudiantil gratuito que nos permite asegurar algo tan importante como el transporte. Pero también está el tema de las viviendas y los alquileres...", sostuvo.

 

Esto conlleva "repensar hacia adentro, qué cosas podemos trabajar en distancia y evitar viajes, y otras con respecto a no poder cursar... Buscar herramientas que después de la pandemia son importantes, pero la presencialidad también".

 

Sin embargo, en las universidades comienza a verse con preocupación la posibilidad de que el año que viene se asigne el presupuesto de acuerdo a la cantidad de estudiantes, algo que "quedó muy plasmado con el caso de la UBA". Esto claramente afectará a las universidades más pequeñas, particularmente las patagónicas, algo que debería evitarse si "queremos un país federal".

 

Finalmente, Alpa indicó que aguardarán durante los próximos días por una respuesta del Gobierno nacional al planteo del CIN. En caso de que no ocurra, analizarán "qué medida política, de acción o judicial se pueden tomar ante esta discriminación".

 

Suspenden emergencia presupuestaria.

 

El Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires (UBA) anunció ayer la suspensión de la emergencia presupuestaria declarada el pasado 10 de abril tras llegar a un acuerdo con el Gobierno nacional que garantiza el funcionamiento operativo de la institución. No obstante, sigue la preocupación por los salarios y fondos para investigación e infraestructura.

 

Desde el organismo explicaron que la suspensión "surge a partir del refuerzo que el Gobierno Nacional aprobó tras las negociaciones con las autoridades de la Universidad", y que "este presupuesto está destinado exclusivamente al funcionamiento operativo de esta institución", en un comunicado de prensa difundido por la agencia NA.

 

"Con el refuerzo asignado, se ha incrementado el presupuesto para gastos de funcionamiento que oportunamente había sido prorrogado", explicaron, "Las resoluciones mencionadas implican una actualización de los gastos, sin incluir salarios y otras partidas, del 270% interanual respecto del presupuesto sancionado para la universidad en 2023 y de 300% para los hospitales universitarios y aquellas funciones de la universidad vinculadas al área asistencial". No obstante, remarcaron que “las sumas indicadas, si bien se encuentran por debajo del presupuesto óptimo para el funcionamiento pleno de la Universidad, posibilitan una programación presupuestaria, imposible hasta el momento”.

 

Como parte de la misma resolución, también se declaró “el estado de alerta y profunda preocupación en materia de recomposición salarial, manifestando la urgente necesidad de arribar a un pronto acuerdo entre el Ejecutivo Nacional, el CIN y los representantes sindicales, tendiente a recomponer el ingreso de los trabajadores docentes y nodocentes a un salario justo; así como también respecto a las partidas restantes aún no actualizadas y/o discontinuadas, particularmente aquellas vinculadas a las áreas de Ciencia y Tecnología, Extensión Universitaria y a los Programas de infraestructura universitaria”.

 

Sin ascensores en la UNLPam.

 

El ahogo presupuestario al que están siendo sometidas las distintas universidades nacionales afecta al normal desarrollo de sus actividades. Esto se ha visto en algunas casas de estudio como la Facultad de Medicina de la UBA, que apagó las luces de espacios comunes para ahorrar en energía. Algo similar ocurre en la UNLPam, según informaron trabajadores que se desempeñan en el edificio central. Allí, los dos ascensores que dan a la calle Gil se encuentran "desactivados" y el argumento de las autoridades es el mismo: ahorrar ante el impacto del aumento de las tarifas.

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?